HIMYAR, UN REINO SINGULAR EN LA MÍTICA ARABIA FELIZ

La legendaria tierra de la reina de Saba, del incienso y de la mirra; sinónimo de riqueza desde tiempos inmemoriales. Conocemos que se trataba de una región muy codiciada, gracias a las fuentes egipcias, griegas y romanas; tierra lejana y casi inalcanzable escondida por el desierto, a menudo los relatos se encontraban entre la realidad y la leyenda. Lo cierto es que en la antigüedad tardía, una multitud de reinos rivales prosperaban gracias a su posición estratégica. Tras muchos periodos de confrontación, Himyar se alzará como la potencia dominante hasta el siglo VI.

Representación de rey himyarita del siglo II

PRINCIPALES REINOS DE LA ARABIA FELIX

El sur de Arabia ( llamada Arabia Felix desde el mundo grecoromano) era un conglomerado de reinos tribales. Hadramaut (al este y al interior) tenía como capital la ciudad de Shabwa y era un importante enclave comercial. Qataban se encontraba más al sur. Este reino se enriqueció gracias al comercio del incienso y la mirra. Su monarca era conocido como Malik; Su legado artístico es importante (ver imagen);

Estatuilla del reino de Qataban

Al norte se ubicaba el legendario reino de Saba, y al oeste, en las tierras bajas y las costas del mar Rojo, Himyar. Compartían cultos paganos y se enriquecían de la sal, la mirra y el incienso. Al norte de Saba y Himyar se encontraba la región de Najran. Este territorio estaba bajo influencia del imperio de Aksum o Axum, que tenía su epicentro en el norte de Etiopía. La influencia etíope en la región perdurará más de cinco siglos.

El reino Sabeo o de Saba, con capital en Mari’b, famoso por su reina Makeda (crónicas de Salomón ) fue la entidad más fuerte de la región, viviendo una edad dorada entre los siglos VIII- V aC. De sociedad matrilineal, el reino floreció gracias al paso de caravanas y las especias, plantas aromáticas, el incienso y la practica de la agricultura, viable gracias a una importante obra de irrigación. El reino de Saba entrará en los siguientes siglos en un lento declive. Augusto envió una expedición militar en el 26 aC que destruyó parte de su capital y planeará ejercer el control sobre la región, pero se retirará por falta de provisiones y las enfermedades (24 aC).

Salomón y la reina de Saba

ORIGEN, SOCIEDAD Y CULTURA

Entonces Himyar empezará a ganar peso. En el Periplo del Mar Eritreo (IdC) de Flavio Arriano, autor del Periplus Pontus Euxinii, se describe la posición clave del reino himyarita/homerita y se cita al rey Charibael. convirtiéndose, en el principal proveedor de Marfil y otros bienes de valor originarias  del cuerno de África.

Periplo del Mar Eritreo (siglo I dC)

El reino Himyarita tenía su origen en una tribu de las montañas del sur de Arabia que había formado parte del reino sabeo que se fue asentado más al sur. Con la debilidad del reino de Saba, que ya no puede ejercer el control, se formará una confederación tribal conocida como Dhu Raydan (115 aC). Nace el reino de Himyar. Es un reino basado en la agricultura, con avanzadas técnicas de irrigación; y el comercio gracias a su posición clave en la ruta Egipto-India. Muchas naves paraban en sus puertos. Es el país de la mirra y el incienso. Se construirán fortalezas y castillos ante la amenaza beduina.

Cuevas y estructuras preislámicas en Zafar

Se trata de una sociedad pagana con un destacado culto a Shams (segunda foto), diosa solar. También del importante Rahman, (muy presente en la Arabia preislámica) señor de los cielos y la tierra. Es tierra de magia y brujería, de los maliciosos genios djinn, un elemento muy característico de la región y que tenía unos orígenes mesopotámicos muy antiguos.; También se adoraba a animales como el oryx y el toro y otros animales fantásticos de la mitología tal y como se ve reflejado en numerosos relieves y piezas artísticas.

Diosa Shams

EXPANSIÓN

Las dimensiones de este primer estado son reducidos. El reino iniciará una expansión en los siglos siguientes, conviertiéndose en el más poderoso de Arabia. En el 25 aC Saba pasa a ser vasalla. Dos siglos más tarde, caerán Raydan y Qataban. En el 300 dC se anexa definitivamente Saba y conquista Hadramaut. En los tiempos del monarca Sammar Yahri’sh, el reino alcanza su máxima expansión. Es más este monarca es conocido por sus contactos diplomáticos con Roma, Persia o los árabes tanúkidas. Entre los siglos III y V, Himyar es una potencia regional ocupa la totalidad del actual Yemen, el sur de Arabia Saudí (Hijaz), y el oeste de Omán. Su influencia pudo llegar a las costas de Eritrea y Somalia. La capital es Zafar (Raydan).

NACE LA HIMYAR JUDÍA

Aksum, el gran imperio etíope, se había convertido al cristianismo en tiempos del monarca Ezana (300 dC) bajo influencia romana. Constancio II quería hacer lo mismo con el rico reino de Himyar. Envía una delegación comercial y diplomática en el año 340. Encontrará el rechazo. Curiosamente será otra religión monoteísta la que adoptarán los monarcas de Himyar en los tiempos del rey Abu Karib (380 dC). Se dice que tras volver herido de una guerra en Yathrib (actual Medina, donde paganos y judíos lucharon codo con codo), fue acompañado por sabios judíos. El rey se convenció de adoptar el judaísmo. Encontró resistencias incluso entre sus hijos. Pero finalmente la religión se implantó entre la élite, y también en tribus enteras. Se establece una relación de peregrinaje entre Arabia y la región de Judea. La Zafar pagana desaparece.

Se trata de un caso muy singular. En el intervalo entre el Antiguo reino de Israel y la formación del estado moderno de Israel (1948), Himyar, y a influencia suya algunas tribus etíopes (Semién, Beta Israel) y el khanato de Khazaria del Cáucaso serán los únicos estados judíos.

Situación geográfica de los reinos judíos durante la antigüedad.

UN EPISODIO SOMBRÍO

Antes de centrarnos en la lucha Aksum-Himyar, cabe destacar el oscuro reinado del rey pagano Dhu Shanatir (478-490) que tras asesinar al anterior rey Mortadila y no perteneciente al linaje real, ascendió al poder. Se cuenta que engañaba jóvenes de sangre real prometiendo regalos y riquezas, los invitaba a palacio, donde los sodomizaba y los asesinaba. Los mataba tirándolos por la ventana desde gran altura. No se sabe cuántos hombres jóvenes pudo matar, pero es reconocido como uno de los primeros asesinos en serie de la historia. Todo acabó cuando un joven príncipe, camino a ser la siguiente víctima, lo apuñaló por el ano. La cabeza de Dhu Shanatir apareció desde lo alto de la ventana del palacio. El autor, Dhu Nuwas, asumió el gobierno Himyarita. Será el último gran rey del Himyar independiente.

Edificación palacial yemení

GUERRA CON AKSUM Y PERÍODO FINAL

En aquel entonces la situación había cambiado mucho. La capital había pasado a ser Saná y había crecido una gran rivalidad con el Imperio de Aksum. Los invasores etíopes habían conseguido controlar amplias zonas de Arabia, habían erigido iglesias y el cristianismo se había propagado. De hecho hacia el 500 Himyar era un estado casi títere controlado por Aksum, que les cobraba tributo. El rey Dhu Nuwas se rebeló ante el poder.

Si Aksum se había alineado con Bizancio, Himyar se posicionaba en favor de Persia. Dhu Nuwas (517-525) también llamado Joseph, reunió todas las tribus de Yemen con una gran fuerza de más de 12.000 hombres y derrotó a los etíopes en Zafar, Mokha y Najran. Se cometieron grandes atrocidades contra los cristianos. Tras quemar la iglesia etíope de Zafar junto con la guarnición cristiana, perseguir a los cristianos de Hadramaut, el ejército se dirigió hacia el norte, donde se encontraba la ciudad de Najran (Arabia Saudí), punto central de la comunidad cristiana y de la influencia aksumita. Tras solo rendirse 300 hombres, los himyaritas realizaron una masacre de cristianos que resonó hasta Bizancio. Los quemaron junto a sus iglesias. Murieron unos 2000 cristianos. Ante tal ofensa el rey Kaleb de Aksum realizó una segunda invasión con una gran fuerza. En la batalla final cerca de Saná (525 dC) aplastaron a los himyaritas y Dhu Nuwas decidió suicidarse ahogándose en el mar Rojo.

Rey Kaleb de Aksum

PERIODO FINAL

Se afianzó el cristianismo bajo dominio de Aksum, que pusieron al poder a un gobernante títere llamado Abraha. A pesar de las guerras, el comercio regional siguió prosperando. Cincuenta años después, hubo una importante rebelión de un noble himyarita que reclamaba el trono. Llamó a la ayuda del imperio persa, que en aquel entonces se encontraba en su apogeo y en una titánica lucha contra su rival el imperio bizantino. Los persas derrotaron a Aksum en Hadramaut y Saná (570-578).

Restituyeron a Sayf Ibn Dhin Yazan como rey legítimo de Himyar. Los etíopes intentaron recuperarse del golpe, contraatacando pero fueron de nuevo derrotados por el general Varezh. La región pasaba a ser vasalla de Persia.

Guerra etíope-persa en Yemen

El control será sasánida hasta la llegada del Islam (siglo VII). Las importantes comunidades judías se mantendrán hasta mediados del siglo XX (1948-1949), cuando se produce un gran traslado de estas poblaciones al nuevo estado de Israel. Las pocas comunidades que permanecerán en Yemen hasta hoy son muy reducidas.

Familia judía en Yemen a inicios del siglo XX

UN LEGADO EN PELIGRO

El legado artístico y cultural de la Arabia preislámica es fascinante. Monedas, que imitan las romanas, esculturas, cerámicas y máscaras son habituales. A lo largo del siglo XX se llevaron a cabo varias expediciones arqueológicas que pusieron luz a la desconocida historia de los reinos de la Arabia Feliz.

Museo Nacional de Yemen

En 2014 una expedición franco-saudí encontró inscripciones árabes muy antiguas en Najran y Bir Hima, pudiendo ser el primer registro del idioma árabe (578 dC). El enigmático lenguaje de Himyar, de origen semítico y emparentado con el sabeo, se cree que se habló en la región hasta el siglo X.

Inscripciones en Bir-Hima

Queda mucho por descubrir sobre los enigmáticos reinos del sur de Arabia. La rica historia y patrimonio de Yemen, como el de su bella capital Saná, corre un grave peligro de desaparecer. Es un país devastado por guerras civiles, conflictos intertribales, hambrunas y epidemias.

Casco antiguo de Saná, patrimonio de la humanidad

BIBLIOGRAFIA Y WEBGRAFIA

Korotayev, AndreyAncient Yemen. Oxford (RU): Oxford University Press, 1995; ISBN 0-19-922237-1

Maigret, Alessandro deArabia felix (traducido por Rebecca Thompson). Londres: Stacey International, 2002; ISBN 1-900988-07-0.

Paul YuleHimyar Late Antique Yemen/Die Spätantike im Jemen, Aichwald, 2007, ISBN 978-3-929290-35-6

https://www.britannica.com/topic/Himyar. Michael Ray, Enciclopedia Británica.

https://www.haaretz.com/archaeology/.premium-before-islam-when-saudi-arabia-was-a-jewish-kingdom-1.5626227

https://www.ias.edu/ideas/2011/bowersock-jewish-arabia. Artículo de Glen. W. Bowersock, 2011.

Publicado por Iskande

Historiador y divulgador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: