CORAL ROJO. COMERCIO Y EXPLOTACIÓN DEL TESORO DEL MEDITERRÁNEO

Una introducción al comercio y explotación del coral a lo largo del tiempo, desde los pescadores de coral de las civilizaciones de la antigüedad, pasando por el monopolio medieval catalán hasta el “boom” de mediados del siglo XIX con las nuevas técnicas modernas. Una empresa arriesgada en la que muchos hombres perdieron la vida y en la que se arrasaron ecosistemas enteros poniendo en grave peligro a la especie.

INTRODUCCIÓN:

Considerado durante muchos siglos como una planta petrificada (hasta inicios del siglo XIX), el coral es un pequeño animal del grupo de los Antozoos (animales en forma de planta), de la misma familia que las esponjas, los cuales forman colonias coralíferas que crecen muy lentamente. La parte roja no es más que el esqueleto calcáreo del animal, llamado polípero; los pólipos son las partes blancas que se encuentran en las ramas, dotados de ocho tentáculos retráctiles, son los responsables de realizar las funciones de alimentación y reproducción. Las ramas pueden crecer más de 50 cm. El hábitat del coral se encuentra en ecosistemas litorales de entre 20 y 200 metros de profundidad, tanto en aguas someras como en aguas profundas. El coral necesita adherirse a rocas duras que tengan corrientes marinas. Necesitan una luz tenue, pudiendo desarrollarse en zonas de cueva o con luz inexistente. El coral rojo es casi exclusivo del área mediterránea.

TIEMPOS ANTIGUOS

La explotación del coral rojo del Mediterráneo (Corallium Rubrum) se remonta al periodo Paleolítico y Neolítico, si bien la extracción regular se empezó a practicar con fenicios, griegos y romanos. Estas civilizaciones consideraron el coral un bien muy valioso y de lujo ornamental, con propiedades medicinales, mágicas y protectoras. El coral era un elemento de buena fortuna, protector de la navegación y contra los ataques de los piratas. Se ha encontrado coral en tumbas egipcias a modo de amuleto para proteger el viaje al más allá. El coral tenia un origen mítico al ser considerado la sangre de la cabeza de la Gorgona cortada por Perseo. Esta, al ser puesta sobre un lecho de algas en el mar, se petrificó dando origen al bello coral.

Perseo con la cabeza de Medusa. Benvenuto Cellini, 1554. Florencia

Había distintas formas de recolectar el coral. La más sencilla era recoger en el lugar idóneo los corales muertos, arrancados y arrastrados por las tormentas. También habitual era el método de la extracción manual. Tras acercarse la embarcación, un especialista buceador (urinatores) se sumergía en apnea y cortaba los corales con herramientas afiladas. A veces no era necesaria la inmersión; se han hallado cubículos y estructuras de madera con redes que se sumergían en el agua y podían arrancar el coral (anganeta). Los piscatores vendían el coral recogido a los negotiatores, mercaderes intermediarios que los ponían en el mercado y eran quiénes obtenían realmente todos los beneficios. Uno de los principales centro de extracción en el mediterráneo fue Tabarka, en Túnez, siendo tempranamente explotado por los fenicios. Se ha mencionado también la bahía de Nápoles. En la Península Ibérica se mencionan como centros de pesca el estrecho de Gibraltar y el litoral de Emporion. Plinio El Viejo habla de una extensa y lucrativa red de comercio del coral entre el Mediterráneo y la India.

Mosaico a la casa de Menandro, Pompeia, con nedadores y pescadores
Fuente: http://www.ocean4future.org/savetheocean/archives/20122

MEDIOEVO

En tiempos medievales, todas las regiones de explotación del coral estaban bajo el dominio de la Corona de Aragón. El comercio del coral tuvo gran importancia para la economía del reino. Aunque se extraían diferentes tipos de corales, el coral rojo era el más valorado. Destacaban especialmente como zonas productoras el litoral norte catalán (De Portvendres al Cabo de San Sebastián), Alguer, en Cerdeña, donde el coral será conocido por su abundancia y calidad, Sicilia y Mallorca. Botet i Sisó afirma que la actividad extractiva ya se realizaba en el siglo XI. A estas regiones debía añadirse la costa de Túnez, al convertirse en tributaria de los catalanes en 1301. En 1446 el mercader catalán Rafael Vives crea un puesto comercial exclusivo en la isla de Tabarka. Normalmente la pesca del coral no la realizaban pescadores con pocos recursos económicos. Estaba a cargo de mercaderes propietarios de esclavos, los cuales eran entrenados en el buceo y arriesgaban su vida para extraer el coral.

Pescadores de coral con redes. Cromos. Historia del transporte marítimo.

El coral se utilizaba en joyería, ornamentación, rosarios y piedra fina. Durante su auge, un quilo de coral equivalía al quilo de oro. Los mercaderes italianos llevaron el coral rojo hasta Oriente. La mítica del Coral se verá reflejado en el arte, como lo ilustran muchas pinturas religiosas italianas, donde es mostrado como un amuleto de protección.

 Allegretto Nuzi, 1360. Avignon.

El comercio del coral para la Corona tuvo su punto álgido entre los siglos XV y XVI, cuando fue un monopolio exclusivo de los catalanoaragoneses. En 1418 una orden real dictó la prohibición de recolección en Túnez y Cerdeña de todo aquel que no fuera vasallo del rey de Aragón. El coral rojo era vendido como bien de lujo en los mercados de Barcelona, donde había un gremio de artesanos, mayoritariamente judíos, dedicados a los trabajos en coral, (tallar, pulir, grabar..) Mallorca o Cadaqués eran otros centros de trabajo y comercialización. A continuación era exportado hasta el norte de Europa, especialmente en Alemania. Desde 1389 hay constancia de comercio de coral, entre otras mercaderías, en la ruta comercial marítima que iba de Cataluña a Flandes.

Vistas de Cadaqués, en Cataluña

Este esplendor caerá a causa de las actividades de piratería practicadas por los berberiscos a lo largo del Mediterráneo Occidental y también por la pérdida de los territorios italianos, uno de los principales centro de recolección. Los napolitanos, ya desligados de la influencia catalanoaragonesa continuarán con el comercio y los trabajos del coral, destacando la orfebrería y ornamentos de gran detallismo, religioso y decorativo de los siglos XVII Y XVIII.

Los pescadores de coral .Jacopo Zucchi.1585. Galeria Borghese, Roma.

UN NUEVO AUGE EN EL SIGLO XIX

Hacia el siglo XVIII y especialmente el siglo XIX la explotación del coral estará de nuevo en auge gracias al encuentro de nuevas fuentes de extracción en la costa africana (Algeria, Marruecos, Cabo Verde) y en el litoral catalán y del Rossellón (Portvendres, Cotllliure, Cadaqués, L’Escala, Begur). La actividad de los coraleros o corallers catalanes superará en algunos periodos a la competencia francesa, que tenían en Marsella un gran centro de comercio, situándose solo por debajo de los italianos (en 1790 surge la Reale Compagnia del Corallo en Torre del Greco Nápoles), auténticos puntas de lanza en la indústria del Corallo Rosso.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es unnamed-3.jpg

Los artefactos y cruces con redes para la extracción y arranque del coral, como la famosa Corallera o la Cruz de San Andrés, llegaban a poca profundidad, malmetían gravemente el ecosistema, destruyendo los arrecifes y tan solo recolectaban el 20% del coral presente.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es figura-6-corallera-amb-representacio-dels-diversos-detalls-segons-sanez-reguart-copia.png
Corallera con sus detalles. La pesca a Catalunya el 1722. Manuscrito de Joan Salvador i Riera.
Sáñez Reguart (1988)

Seran sustituidas progresivamente por el uso de buzos (década de 1860) permitiendo una explotación más segura e intensiva. El buzo iba con un casco en forma de campana del cual se suministraba aire accionando una bomba desde la superficie. El aire sobrante salía por la parte inferior del casco. Los riesgos continuaban existiendo, pues era vital que el buzo mantuviera una posición vertical. En 1837 el inventor August Sieve, realiza mejoras al traje de buzo, entre las cuales una palanca en el propio casco para la evacuación del aire. Los zapatos contenían plomo. De esta forma el equipo completo de buzo podía llegar a pesar unos 70 kilos. Las poblaciones coralíferas someras (de 20 a 40 metros) se extinguieron de forma meteórica, obligando a los buzos a sumergirse a más profundidad, a 100, e incluso 150 metros. Había todo un código de señales, golpes y vibraciones que el buzo tenía que aprender para una correcta comunicación con los tripulantes de la embarcación. El Ictinio, el célebre submarino obra del inventor Narcís Monturiol (1819-1885) fue creado originalmente con la idea de aligerar los sufrimientos y dificultades de los pescadores del coral. El mismo Monturiol había creado una sociedad de pescadores de coral en Figueres.

Museo de la niñez. 1900. Fuente: Todo Colección

PUEBLOS MARCADOS POR EL CORAL: DE LA COSTA BRAVA A LA BAHÍA DE NÁPOLES

Si hay algun pueblo del litoral catalán donde solo con pasear por sus calles se aprecia la importancia del comercio del coral este es Begur. Se trata de una población de larga tradición marítima. Indianos, piratas, pescadores y coraleros. Los propios Jacint Verdaguer y Josep Pla hacen referencia a la estrecha relación de la localidad con el preciado coral. Las calles Vera y Sant Antoni son nombradas a raíz de que sus casas fueron hechas con las ganancias de la campaña de pesca del coral en Vera (Almería) y Sant Antoni (Alicante). La iglesia de Sant Pere contiene la Virgen del Coral, acompañada de la figura de un niño que tiene una rama auténtica de coral en su mano. Los intrépidos pescadores de Begur pasaban largas temporadas ausentes en sus periplos por el Mediterráneo y el Atlántico (llegando incluso a aguas de Cabo Verde!). A su regreso se hacía la venta del coral en la misma playa, con multitud de mercaderes y hombres de negocios y se realizaba una gran fiesta popular. La tradición coralera en Begur se mantuvo hasta mediados del siglo XX.

Verge del Corall. Begur

En Cadaqués y el Cap de Creus, la explotación del coral tiene un largo bagaje desde el medievo manteniendo suma importancia durante el nuevo auge del periodo contemporáneo. En 1844 la Duana de Cadaqués exportaba unas 1339 libras de coral a las Américas. Llamados por este auge, algunos buzos especialistas griegos, considerados los mayores expertos en el arte del buceo, se establecieron en la Costa Brava (por ejemplo la importante saga de los Kontos de la isla de Simy) para dedicarse a la extracción de coral y esponjas. Fueron maestros y instructores de otros practicantes locales durante la primera mitad del siglo XX.

Buzo griego saliendo de Cadaqués (1932)

L’Escala i L’Estartit son pueblos de pescadores que prosperaron gracias a los beneficios del coral. Hoy el parque natural de les Illes Medes siguen siendo un de los últimos refugios del coral rojo.

En la década de 1940 se introdujo la técnica del escafandro autónomo moderno, permitiendo una mayor movilidad y capacidad de recolección a los buzos. En la década de los cincuenta muchos ampurdaneses probaron suerte en el arte de la pesca del coral. Aunque las condiciones habían mejorado, no eran raros los accidentes.

Córcega es uno de los grandes refugios de preservación del coral rojo y es que desde los años 80 hay una estricta regulación para su pesca. Desde el siglo XVIII la isla fue un importante centro de extracción y comercio del coral; los corsos se aventuraron también a explotar colonias coralíferas en Túnez y Algeria. Ajaccio fue un importante centro de pesca del coral. Hoy, junto a Bonifacio, en el extremo sur de la isla, albergan importante talleres y joyerías especializadas en su trabajo.

La Corse, terre d'Histoire - GEO
Monumento a los Corailleurs en Ajaccio, Córcega

Alguer es la capital de la llamada Costa del Coral de Cerdeña. Aquí el coral, conocido como Oro Rosso, goza de una gran importancia, es considerado uno de los corales más bellos, con un precioso color rubí. Es un símbolo para la ciudad. El auge del comercio del coral abarcó un extenso periodo que va desde el barroco (1600) hasta mediados del siglo XIX cuando se produjo una auténtica fiebre (y dura competencia) para la extracción de coral en las costas de Cerdeña, cuando había alrededor de doscientas embarcaciones en su búsqueda. Son famosos los trabajos en joyería y orfebrería, de gran detallismo y belleza. El Museo del Coral del Alguer recoge esta historia y tradición.

File:Corallo rosso - lavorazione artistica - Alghero Sardinia.jpg -  Wikimedia Commons
Trabajos Artístico con coral. Museo del Coral. Alguer.

El coral ha marcado también la historia de Nápoles, donde se encuentra el Museo del Coral, que abrió sus puertas en 2001, y especialmente la del municipio costanero de Torre del Greco, donde hubo una gran actividad de los coraleros gracias a la labor de la familia Liverino, creadores de un gran emporio que realizará exportaciones por todo el mundo. El museo recoge esta historia, los trabajos, herramientas, piezas de coral y camafeos de un periodo que abarca desde 1800 a 1950. De Nápoles son también famosas las piedras de coral, que funcionan como amuleto.

Adorno de Coral de la reina Farida de Egipto (1938). Museo del Coral, Nápoles, Italia.

EL CORAL, EN PELIGRO. LIMITACIONES Y CONSERVACIÓN

Recientemente en Cataluña aún quedaban unas 10 licencias de pescadores profesionales del coral. En 2017 la Generalitat establecía una moratoria de 10 años a la pesca del coral rojo. I es que las poblaciones de la costa gerundense, del Cap de Begur hasta el Cap de Creus, se encuentran en grave peligro a causa de la sobrexplotación y la caza furtiva. En Cerdeña, el uso de la devastadora técnica del arranque de las ramas de coral con una pesa barra metálica con redes (barra italiana) fue totalmente prohibida en 1994. Hoy la pesca de coral se limita a 30 pescadores con licencia profesional y en profundidades de más de 80 metros. Las colonias de coral pueden tardar decenas de años en recuperarse. La drámatica explotación ha provocado que las ramas del coral sean de un tamaño menor que antaño, puesto que no han tenido tiempo para crecer, Destruida su presencia en aguas superficiales, hoy su refugio se encuentra en aguas profundas y oscuras, cuevas, grietas y paredes verticales.

Parque natural del Cap de Creus, Cataluña

Actualmente, el coral rojo mantiene un gran valor en joyería y artesanía. Muchas culturas del mundo creen en sus propiedades benefactoras; es empleado en medicina, dentro del campo de la homeopatía.

Hoy, las principales reservas marinas para la conservación del coral rojo en el Mediterráneo se encuentran en la costa roja francesa (Banyuls), Córcega (Reserva Marina de Scandola), o la Riviera del Corallo en el litoral del Alguer de Cerdeña. En España destacan les Illes Medes (Cataluña), El Cap de Creus (Cataluña), La Isla del Alborán (Almería), Les Columbretes (Comunidad Valenciana) y distintas zonas protegidas del litoral de Mallorca y norte de Menorca.

Distribución actual del coral rojo en el Mediterráneo. Muchas de estas poblaciones han sido drásticamente reducidas y se encuentran en peligro crítico. Fuente: http://freeweb.dnet.it/dell/ars15/corallo1.htm

Los últimos indicadores y estudios científicos publicados indican una leve recuperación de las poblaciones coralíferas. Una pequeña esperanza para la conservación del frágil coral rojo, que durante tantos siglos se ha explotado de forma descontrolada en el Mare Nostrum. El tiempo dirá si es que no es demasiado tarde.

Reserva Marina di Portofino. Liguria, Italia.

BIBLIOGRAFIA Y WEBGRAFIA

Josep M. T. Grau i Roser Puig El corall a la costa de l’Empordà (Begur, ss. XVIII-XIX) Episodis de la història núm. 298. Editorial Rafael Dalmau Editor. Barcelona. 1993

Segre Naldini, Eugenia. Corallium rubrum. Il corallo mediterraneo dal neolitico ad oggi. Ediz. ETS. 2019.

https://www.academia.edu/26212448/LActivitat_dels_corallers_catalans_en_el_litoral_afric%C3%A0_al_segle_XIX_Alg%C3%A8ria_Marroc_i_Cap_Verd

https://www.femturisme.cat/ca/rutes/el-corall-vermell-una-historia-millenaria-de-catalunya

https://web.archive.org/web/20080513071520/http://www.raffaelebrancaccio.com/pesca.htm

Museu Marítim de Barcelona https://www.mmb.cat/

Museo del Coral de Nápoles https://www.ascione.it/museo/

Museo del Coral de Alguer https://www.algheroturismo.eu/inserimenti/museodelcorallo/

LA ARQUEOLOGÍA DEL CORAL EN LA ANTIGÜEDAD. UNA PRIMERA APROXIMACIÓN

https://ehne.fr/en/encyclopedia/themes/material-civilization/transnational-consumption-and-circulations/mediterranean-red-coral-a-european-merchandise-first-globalization

http://marenostrum.org/vidamarina/animalia/invertebrados/cnidarios/corales/catalunya/index.htm

Publicado por Iskande

Historiador y divulgador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: