REBELDES, HEROÍNAS, LIBERTADORAS. DOCE GRANDES MUJERES GUERRERAS DEL SIGLO XIX

En el contexto de las revoluciones liberales y el viejo imperialismo, hubo destacadas mujeres que entregaron su vida a la lucha contra el opresor y a la liberación de su pueblo. Patriotas, libertadoras y revolucionarias, hoy son símbolos nacionales.

JUANA AZURDUY DE PADILLA (1780-1862): Heroína boliviana y de la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Hija de una familia acomodada, sus padres fallecieron prematuramente y Juana fue enviada en un convento por parte de sus tios. Fue expulsada a los 17 años. Contrajo matrimonio con Manuel Ascencio Padilla en 1805; ambos compartían ideales revolucionarias Tuvieron 5 hijos. Su primera acción fue la revolución de Chuquisaca (Sucre, 1809), pero fueron vencidos por los realistas. Padilla fue encarcelado pero consiguió fugarse. El hecho provocó que desde aquel momento él y su familia tenían que vivir como guerrilleros.

A continuación Padilla se involucró en la revolución de Cochabamba y en la expedición al Alto Perú, a la que también se unió Juana, dejando al cargo de personas de confianza sus hijos. Juana se había entrenado en el manejo de armas y era una hábil jinete. En la segunda expedición al Alto Perú se pusieron a disposición del general rioplatense Manuel Belgrano. A pesar de haber reunido 10.000 milicianos y disponer de una mejor preparación fueron derrotados. Entonces Azurduy y Padilla canviaron a una estrategia de guerrillas; Juana se destacó en valor en varias acciones, como la carga en Villar o el ataque al cerro de Potosí (1816). Fue ascendida a teniente coronel, rango único para una mujer. La estrategia desde el Rio de la Plata cambió, el general San Martín decidió centrar sus esfuerzos en conquistar Chile para liberar Perú. Esto dejó muy debilitadas las posibilidades en el Alto Perú (Bolívia). En La Laguna, la estrategia rebelde no salió como esperaban. Sus fuerzas fueron derrotadas severamente. Padilla fue decapitado y su cabeza expuesta; Juana recibió dos balazos quedando seriamente herida, logrando escapar a duras penas.

Al final logró reunirse y reorganizar las fuerzas rebeldes. La situación era crítica. Había perdido a su esposo y a 4 hijos debido a la pobreza y la malaria. Embarazada, se unió a la guerrilla de Güemes pero esta se disolvió al poco. Juana malvivía en Salta cuando se proclamó la independencia de Bolivia (1825), pero tampoco pudo recuperar su antiguas propiedades. Murió en la más absoluta miseria. Una luchadora incansable, una de las libertadoras de América, a la que se debe un gran reconocimiento.

Imagen

MARIE-THÉRÈSE FIGUEUR (1774-1861): Heroína francesa. Sirvió al ejército durante 22 años sin tener que esconder su condición de mujer. Hija de clase media, inicialmente se opuso a la revolución participando en la reacción federalista de 1793. Cambió de idea, alistándose. Participó en el sitio de Toulon (1794), y como dragón en las guerras revolucionarias en el Rosellón y en Suiza (1794- 1799, quedando heridas por cuatro golpes de sable en la batalla de Savigliano. Recibe una pensión como soldado.

En 1802 vuelve a alistarse voluntariamente. Con La Grande Armée, lucha en Alemania y en España, siendo capturada en Burgos. Vuelve a unirse a Napoleón durante su retorno en 1815, encontrándose implicada en varias escaramuzas cerca de la capital parisina. Al terminar la guerra, abre un restaurante.

AGUSTINA DE ARAGÓN (1786-1857): Heroína de la guerra de independencia española. Nacida en Barcelona o Reus, fue bautizada en la Basílica de Santa María del Mar. En 1803 se casó con el cabo de artillería Juan Roca Vilaseca. Este fue llamado para participar en la guerra. Su marido luchó en la batalla del Bruch (1808). El desarrollo de la guerra los llevó a Zaragoza. La ciudad estaba asediada por los franceses. Agustina colaboraba activamente en la retaguardia. Cuando llevaba comida a su esposo, una granada explotó entre los defensores. La explosión mató y dejó heridos muchos artilleros que defendían la Puerta de la ciudad llamada “El Portillo”. Era una oportunidad para el enemigo, y los franceses se apresuraron para entrar por asalto. Fue entonces cuando Agustina, tomó la mecha de un cañón y empezó a disparar. El ataque contra los asaltantes provocó que estos se batiesen en retirada. Esto permitió que los defensores pudieran reaccionar y tapar el boquete. Dice la leyenda que el mismo general Palafox la llamó para reconocer su hazaña y otorgarle el grado de subteniente.

Agustina tomó parte en la defensa de la ciudad ante nuevos asedios franceses. La ciudad cayó finalmente en 1809 ante las tropas napoleónicas. Fue tomada prisionera pero liberada en un intercambio. Cayó enferma y su primer hijo murió durante este periodo. Tiempo después, recorrió toda la península animando a los tropas mientras contaba su hazaña. Continuó participando en batallas como el asedio de Tortosa (con detención y fuga incluida), el asedio de Tarragona o la batalla de Vitoria, donde se derrotó decisivamente a los franceses. Su marido murió en 1823, y se casó de segundas nupcias, trasladándose a Ceuta. La defensora de Zaragoza murió a los 71 años. Ascendida a capitana, sus restos fueron trasladados a Zaragoza.

Imagen

MARIA QUITÉRIA (1792-1853): Heroína de la independencia de Brasil. Nacida en Feira Santana en un entorno rural de Bahía, era hija de un pequeño terrateniente. No recibió estudios de ninguna clase, pero en la hacienda de su padre aprendió a montar, cazar y usar armas de fuego. Cuando estaba apunto de casarse, Bahía se postuló en favor del príncipe Pedro de Bragança para la independencia del país frente a Portugal. Cuando el reclutamiento llegó a Feira Santana, su padre quedó exento al ser viudo con hijos menores. María se unió a filas en secreto. Huyó a casa de una media hermana, cortándose el pelo y vistiendo como un hombre. Se alistó en el regimiento de artillería local como “Soldado Medeiros”.

Pronto fue descubierta por su padre, pero dada su valía y destreza con las armas permaneció en las tropas de voluntarios. Incorporó una falda escocesa en su vestimenta militar. Entre 1822 y 1823 luchó en diferentes batallas y incursiones, y poco a poco la resistencia portuguesa fue disminuyendo. Dicen que tenía una gran habilidad con el fusil además de una gran coraje. Fue ascendida a cabo. Recibida con honores por el emperador del Brasil Pedro I, este la ascendió a alférez. Con la lucha concluida, se retiró a su Bahía natal donde fue perdonada por su padre y contrajo matrimonio. Viuda y afectada por la ceguera, pasó sus últimos años reclamando la herencia familiar.

Imagen

LOZEN (1840-1889): La gran guerrera y chamán de los apaches chiricahua. Era la hermana de Victorio, un poderoso jefe indio. Lozen era conocida por sus predicciones y poderes, capaz de anticiparse a los movimientos de la batalla, una verdadera profeta. La montaña negra (Nuevo México) era la patria originaria de la tribu, y había sido ocupada por las fuerzas estadounidenses. En la década de 1870, Lozen, Vitorio y su banda fueron trasladados en una reserva de Arizona en condiciones deplorables.

En 1877 se dieron a la fuga. Empezaron a hacer incursiones y saqueos. Lozen encabezó un grupo de niños y mujeres en el cruce a nado del río Grande, huyendo del ejército americano. Una vez a salvo, regresó con sus compañeros.«podía montar, disparar y luchar como un hombre, y era más estratégica que Victorio» Escoltó a una madre y su bebé en una peligrosa ruta por el desierto hasta la reserva de Mescalero, esquivando los enemigos. En la reserva recibió la noticia de que Victorio había caído antes las fuerzas mexicanas. Decidió continuar con la guerrilla, y en 1885 se unió a Jerónimo. Hostigaban hábilmente a estadounidenses y mexicanos. Acorralados, los guerreros pactaron la rendición para poder reunirse con sus familias, trasladadas a Florida. Lozen, viajó como prisionera de guerra muriendo de tuberculosis en Mount Vernon (Alabama).

Imagen

MARTHA CHRISTINA TIAHAHU (1800-1818): Heroína indonesia. Nacida en Molucas y de carácter testarudo, su madre falleció de pequeña y se crió con su padre, capitán, del que aprendió y obtuvo interés militar. En 1817, le siguió en la resistencia contra el régimen colonial holandés. Ambos se unieron al destacado general Pattimura, luchando en varias batallas contra los holandeses. Utilizaban los ataques sorpresa y atacaban fuertes y enclaves estratégicos con bastante éxito. Es el caso de la conquista del fuerte Duurstede de Saparua. Se decía que Martha llevaba una lanza, y que cuando faltaba munición, lanzaba rocas contra los enemigos. En octubre del 1817, su padre, Pattimura y ella misma fueron capturados. Dada su prematura edad no fue torturada y fue liberada. Su padre y Pattimura fueron ejecutados. La testaruda Martha continuó la lucha contra el ocupante. En diciembre reunió una guerrilla, pero fueron capturados y destinados a trabajar en las plantaciones de café de Java. La joven enfermó en el mismo barco, y rechazó toda medicina que le ofrecían, muriendo de fiebres (1818).

Imagen

LASKARINA BUBULINA (1771-1825): Heroína de la independencia de Grecia. Hija de un capitán de la isla de Hydra, este fue apresado por una rebelión fallida contra el dominio turco. Su madre dio a luz a Laskarina en una prisión de Estambul, mientras pedía la liberación de su esposo. Su padre falleció al poco tiempo. Volvieron a las islas. Laskarina se casó dos veces; su segundo marido, era un importante capitán que había servido en la marina rusa. Fue muerto en un combate contra los piratas en 1811. Bubulina adquirió toda su fortuna y flota. Gracias al apoyo ruso impidió la confiscación de sus propiedades. Se unió a la Filiki Etaireia (siendo la única mujer) y empezó a comprar armas, reclutar hombres y construir el barco de guerra más grande la flota griega, el Agamemnon, llevando la bandera de la dinastía Comneno.

En 1821 empezó la rebelión, y desde la isla de Spetses y con una flota de 8 barcos, bloqueó Nauplia, y participó de forma brillante en la captura de Pilos y otras ciudades costeras. Luchó por tierra y mar. Liberó a muchas mujeres griegas de los harenes turcos. En 1824, se vio envuelta en la guerra civil griega, muriendo asesinada en 1825 a causa de una venganza familiar.

Imagen

ANITA GARIBALDI (1821-1849): Heroína y revolucionaria brasileña. Hija de inmigrantes de las Azores dedicados a la ganadería, Anita nació en el sur del Brasil, y desde pequeña destacó por su inteligencia y cultura. Perdió su madre y tres de sus hermanos en poco tiempo. Fue maltratada durante su primer matrimonio, que acabaría en separación. En la guerra de los Farrapos (1835-1845), Garibaldi lideró la revolución liberal y republicana ante el imperio de Brasil, naciendo la República de Riogrande y con la captura de Laguna, la República Juliana.

Allí conoció a Anita, entusiasmada con los ideales del revolucionario italiano. Se enamoraron. Este le enseñó a luchar, y Anita le demostró sus dotes como jinete (cultura de los Gáuchos). Anita demostró gran habilidad como soldado. Los dos amantes combatieron juntos. Combatieron juntos en las batallas de Itumba, Laguna o Curitibanos. En esta última, Anita fue capturada. Los captores le dijeron que Garibaldi había sido asesinado. No lo podía creer. De forma épica consiguió escaparse y contactar con los rebeldes, y su amado, que seguía vivo. En 1847 participaron juntos en la defensa de Montevideo ante el ataque del dictador argentino Juan Manuel de Rosas. En 1848 Anita y Garibaldi viajan a Europa y con los camisas rojas proclaman la República Romana. Empieza la guerra por la independencia italiana. Atacados por napolitanos, austríacos y franceses, Roma cae en breve, y Anita, embarazada de su quinto hijo y enferma con fiebres, muere en la huida al norte. Hoy es un símbolo en Brasil y Italia.

Imagen

RANI LAKSHMI BAI (1828-1858): Manikarnika, La Rani de Jhansi, heroína india. De familia humilde, su padre era asesor de políticos y su madre murió de joven. Recibió una alta educación y entrenamiento como jinete y espadachina. Rani contrajo matrimonio con el marajá Gangadhar Rao. Pasó a ser reina del estado de Jhansi, en el centro de la India, antiguo imperio maratha. Su recién nacido murió, por lo que adoptaron un niño. Cuando el marajá murió, Rani se convirtió en regente. Según la ley británica debía entregar su reino al no tener heredero de sangre. Lakshmi Bai rechazó a la pensión y la oferta ofrecida. “No renunciaré a mi Jhansi”. Los británicos irrumpieron con fuerza en 1857-1858, desolando el país. La reina escapó con su hijo a caballo y se unió a los rebeldes en Gwalior. Vestida como un hombre entabló batalla. Tras una dura resistencia, Rani murió combatiendo. Era considerada la más peligrosa de los líderes indios. Ayudó a los pobres, entrenó a mujeres y plantó cara a los británicos. Figura excepcional convertida en leyenda.

Imagen

CALAMITY JANE (1852-1903): Aventurera del salvaje Oeste, una de las figuras más controvertidas de las praderas americanas. Nacida en Misuri, quedó huérfana tempranamente, y tuvo que cuidar de sus hermanos. Hacia 1870 parece que se alistó al ejército (conoció a Custer?). Participó en varias contiendas contra los indios, demostrando ya un fuerte carácter (apodada calamidad). Entre las varias historias que se le otorgan se dice que en 1872 rescató a un capitán durante una emboscada, y en 1875 cruzó un río y 90 millas para entregar un mensaje. En 1876 la vemos en la zona de Deadwood, trabajando como prostituta, cocinera, bailarina, entre otros. Fue allí donde se enamoró del pistolero Bill Hickok, posible padre de su hijo. Hickok fue asesinado. En Deadwood, Jane realizó varias acciones remarcables. Rescató una diligencia atacada por los indios; ayudó a los enfermos durante una epidemia de viruela. Pasó sus últimos años trabajando en la gira de Buffalo Bill (1896). Calamity Jane, la impredecible, realidad y leyenda.

Imagen

TERESA MAGBANUA (1868-1947): La Juana de Arco de Visaya. Luchó por su país en tres guerras. Esta mujer filipina nació en una familia acomodada y estudió en la universidad. Cuando estalló la guerra de Filipinas contra el dominio español (1896), Teresa era miembro de los revolucionarios del Katipunan. Insistió en poder alistarse al ejército revolucionario. Luego de varios rechazos por su condición de mujer, fue aceptada para comandar un batallón de tropas con bolo (machetes). Salió victoriosa en batallas clave, como la liberación de la ciudad de Iloilo. Ganó mucho prestigio. Poco después participó junto con sus hermanos, que eran oficiales, en la guerra filipino-americana. En 1899 recapturaron de forma épica la ciudad de Jaro, entrando Teresa en la ciudad con su caballo blanco. Pero pronto los americanos remontaron posiciones. Murieron dos de sus hermanos. Fue un golpe terrible, pero Teresa continuó adelante; pasó a utilizar tácticas de guerrillas, hasta que se rindió en 1900. Durante la segunda guerra mundial, Teresa, ya anciana, vendió una propiedad y muchas de sus pertinencias para financiar las guerrillas que luchaban contra los japoneses.

Imagen

LIN HEI’ER (1871-1900): La madre sagrada del loto amarillo. Líder de la Rebelión Bóxer. Nacida en los canales de Tianjin, desde pequeña aprendió a realizar acrobacias y a entretener al público con sus habilidades y dotes de actriz. Siendo aún muy joven se casó con Li Youchuan. Este fue detenido por las tropas británicas durante una intervención para requisar el tráfico de opio en la ciudad. Su marido murió en prisión. Entonces Lin pasó a ejercer como prostituta. Furiosa por lo ocurrido con su marido, se unió en secreto a los rebeldes del Yihutuan. Desde hacía tiempo, China estaba repleta de grupos y sectas opuestas al dominio y presencia extranjera, que no eran del todo mal vistas por el gobierno imperial de la emperatriz Cixi. De hecho podían serle de utilidad.

Lin Hei’er entrenó duramente en artes marciales. Convertida en una maestra de las artes marciales, Lin disponía de un barco en los canales, donde empezó a entrenar a otras mujeres, para finalmente crear la Linterna Roja, una unidad militar de jóvenes luchadoras. Rojo era el color de sus ropas y con el que se identificaban. No solo se entrenaban para el combate, también realizaban tareas de espionaje y predicciones astrales. Se les atribuyen habilidades extraordinarias e incluso poderes de curación. Más adelante creo otro grupo, la Linterna Azul, formado por las viudas de los rebeldes fallecidos. Finalmente organizó la Linterna Negra, con las mujeres mayores. Para completar creó una pan- sección de cocina para alimentar las rebeldes. Reclutó prostitutas, campesinas, mendigas. Cualquiera que quisiera unirse, siempre rechazando las mujeres acomodadas, las “pies de loto”. Las mujeres llevaban sus características linternas.

En una tensa situación, una coalición aliada formada por Rusia, Estados Unidos, Austria, Italia, Japón, Reino Unido, Alemania y Francia ( alianza 8 naciones) interviene en Pekín y Tianjin con fiereza. Las tropas imperiales chinas abandonan a los bóxers a suerte. El grupo de Lin y muchos otros se defienden de forma feroz, pero finalmente sucumben ante el poderío occidental. No se sabe exactamente que pasó con Lin. Muchos piensan que fue capturada y ejecutada (1900), mientras que la visión romántica habla de que sobrevivió, apareciendo en canciones populares como una heroína. Fue la primera revolucionaria de la China moderna.

Imagen

CONTENIDO EXTRA:

Para descubrir mujeres guerreras del mundo antiguo, medieval y moderno

Para un recorrido genérico sobre las mujeres en la guerra antigua y medieval y mujeres soldado del mundo moderno

Para descubrir grandes guerreras africanas, mujeres samuráis del Japón feudal y mujeres combatientes en la primera guerra mundial

Publicado por Iskande

Historiador y divulgador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: