GRAN ZIMBABWE, LA CIUDAD PERDIDA DE LOS SHONA

El rico Reino de Zimbabwe, que prosperó entre los siglos XIII-XV, toma su nombre de su capital, el mayor complejo urbano del África subsahariana medieval, y que es hoy el yacimiento arqueológico más importante de África del Sur.

La monumental ciudad fue abandonada misteriosamente alrededor de 1450. Cuando los portugueses llegaron a la región quedaron impresionados con sus ruinas y altos muros. Para aquel entonces más al norte había surgido un poderoso estado shona llamada Monomotapa, que perduraría durante dos siglos más, hasta caer en decadencia ante la llegada de tribus invasoras y colonizadores europeos. En tiempos contemporáneos, los enigmas sobre la construcción de la ciudad irían de la mano con los prejuicios raciales y la legitimización colonial.

La Ciudad Perdida del Oro se levanta sobre El Gran Zimbabwe
Puertas de acceso a la ciudad

ANTECEDENTES

El principal precedente del reino fue el reino de Mapungubwe, un estado de origen bantú situado en el extremo norte del actual Sudáfrica, cerca de la frontera con Botswana y Zimbabwe. Floreció entre los siglos IV y XIII, creando un conjunto urbano rodeado de murallas de piedra.

Imagen
La colina de Mapungubwe es un sitio arqueológico de gran relevancia, epicentro de un reino comercial que prosperó durante la Edad del Hierro (XI-XIII)

El complejo de Mapungubwe contenía palacios y edificios monumentales, conocía la tecnología del hierro, practicaba la agricultura y hay indicios de un lucrativo comercio con los árabes y la India. Se han encontrado objetos y artefactos de oro pertenecientes a este periodo. Hacia el siglo XIII este reino entra en decadencia y se produce una migración hacia el norte.

The Mapungubwe period | New History | British museum, South african art,  African art
Rinoceronte de oro. Reino de Mapunguwbe (1075-1220). Mupungubwe Collection. Universidad de Pretoria, Sudáfrica.

Son estos pobladores los que alzarán como potencia regional al reino shona de Zimbabwe (1220). Aunque los orígenes del reino se sitúan en el siglo XI, es en los siglos XIII-XIV cuando alcanzará un importante desarrollo urbano y comercial, en una tierra muy fértil, entre los ríos Limpopo y Zambeze.

LA CIUDAD DE GRAN ZIMBABWE

El núcleo del reino era la monumental ciudad de Gran Zimbabwe que llegó a albergar entre 18.000 y 20.000 habitantes. Esta urbe cubría más de 7 kilómetros de tierra y era el lugar donde habitaban los dirigentes y las clases sociales altas. Se distinguen tres zonas en la ciudad de Gran Zimbabwe. Las Ruinas de la colina o el Acrópolis, son un santuario religioso con una ubicación elevada, en la zona de la colina. Aquí vivían sacerdotes, médicos y jefes reales. Era un lugar de culto a los antepasados. El Acrópolis es rodeado por altos muros de cinco metros de altura.

Imagen
El Acrópolis cumplía la función de santuario

Los gobernantes del reino estaban legitimados de forma divina. El principal dios shona era Mwari, dios supremo creador, responsable de la lluvias, la fertilidad y la buena salud. Magos y médiums eran los encargados de conectar con el mundo de los espíritus (como Nehanda). En el Acrópolis fueron encontradas las estatuas de los llamados ochos pájaros de Zimbabwe, esculpidos en piedra sobre los monolitos. Los pájaros tiene características humanas y de ave (el Águila Volatinera, Terathopius Ecaudatus) y representa el tótem protector y mensajero de los dioses).

Imagen
Esculturas de los pájaros de la Colina. Hoy es el símbolo nacional del País.

Se han encontrado otras valiosas piezas y artefactos que datan de este periodo, tales como cerámica, brazaletes, pendientes, lanzas, gongs y otros elementos de hierro y cobre, así como bellas estatuillas artísticas de piedra y de oro. El Conjunto de la Colina es la zona con registro de ocupación más antigua. Se cree que la gran sala ceremonial estaba recubierta de oro.

Imagen
Muros de Gran Zimbabwe

En segundo lugar encontramos el Gran Recinto (siglos XIII-XV), ubicado en la llanura, una zona palaciega, protegida por una muralla de 253 metros de largo. Se han hallado unas 300 estructuras de vivienda, casa circulares de piedra, un conjunto rodeado por dos anillos de muralla. Alejado del centro y de mucho mayor tamaño destaca la Torre Cónica, de 9 metros y cinco y medio de diámetro, que podría tener una función defensiva o real. Se cree que en el Gran Recinto vivían las esposas del rey. Las construcciones de piedra de la ciudad destacan por su perfeccionismo y pulcritud, sin utilizar argamasa, colocándose piedra a piedra.

Imagen
La torre Cónica

La tercera de las zonas de la ciudad es el llamado Complejo del Valle. Su funcionalidad pudo ser la de residencia de ciudadanos y nobles, pues aquí se encuentran viviendas menores. El registro de ocupación es más tardío, desde el siglo XIV hasta algunos edificios del siglo XIX. La ciudad tenía tres puertas de acceso.

Vistas del Valle desde el complejo de la Colina

GANADO, MINAS Y COMERCIO

Se trataba de una sociedad muy estratificada. Los habitantes pobres vivían fuera de los muros. Estos se dedicaban al pastoralismo y ganadería estacional. El buey era un manjar exclusivo de los nobles de dentro de la ciudad ( se han encontrado miles de huesos vacunos dentro del complejo). La agricultura tenía una función complementaria. La gran riqueza del reino provenía de las minas de oro, que se extraía en gran cantidad (se estima una extracción de 20 millones de onzas), y en menor medida de los esclavos, el marfil y las pieles. También había minas de cobre y hierro.

Imagen
Trabajos de metalurgia. Las minas tuvieron especial importancia en la región.

El oro era intercambiado en los puertos suahilis de Kilwa o Sofala. A cambio se obtenían monedas árabes, vidrio, telas, porcelana, seda china. I es que se han hallado cerámicas de origen chino en los complejos del Gran Zimbabwe. El reino formaba parte de una vasta red comercial índica que llegaba hasta Arabia, Persia, India y China.

Imagen

DECLIVE

Algunos de los problemas más graves que debía afrontar el reino eran la malaria y la enfermedad del sueño, provocada por la mosca tse-tsé. La ubicación elevada y estratégica de los edificios reales responden a la de idea de prevenir estas enfermedades. Sin embargo, estas epidemias pudieron ser alguna de las razones de la crisis y abandono de la ciudad. Y es que la ciudad y sus alrededores no fueron de nuevo habitados a causa de las enfermedades hasta el siglo XX.

Hacia 1450 la ciudad fue abandonada y reemplaza por Khami como núcleo de poder. El rey Nyatsimba Mutota que había sido enviado al norte en busca de sal, fue el fundador del Reino de Monomotapa o Mutapa, digno sucesor de Zimbabwe y auténtico centro comercial hasta el siglo XVII. Es un misterio porque desapareció el esplendor de Gran Zimbabwe. Probablemente fue un conjunto de causas. Aparte de las ya mencionadas enfermedades, hay indicios de superpoblación, extinción de recursos y quema de bosques, un conjunto de sequías, y especialmente la llegada de guerreros del expansionista Imperio Rozwi. Al sur se establece el reino menor de Butua.

Imagen

Los Mutapa o Monomotapa si prosperarían gracias al comercio de oro y marfil con los árabes. Ellos serían lo que se encontrarían los colonizadores portugueses. En ese momento Zimbabwe era una ciudad en ruinas, sin embargo sus estructuras de piedra y sus muros impresionaron a los portugueses.

Imagen
Mapa portugués de África del Sur en tiempos del Reino Mutapa

En 1531 fueron descritas así por Vicente Pegado, capitán de la guarnición portuguesa en Sofala: encontró las ruinas y anotó que las tribus shonas las llamaban Zimbabwe (“casa de piedra”, “casa de veneración” o “gran casa”, según distintas traducciones). 

Entre las minas de oro de las planícies del interior entre los ríos Limpopo y Zambeze hay una fortaleza construida a base de piedras de un enorme tamaño, y parece no haber argamasa uniéndolas… Este edificio está casi rodeado por colinas, sobre las que hay otros parecidos, con el mismo tipo de piedra y sin argamasa, y uno de ellos es una torre más alta de 12 brazas. Los nativos del país llaman a estos edificios Symbaoe, lo que de acuerdo con su idioma significa “palacio”.

DESCUBRIMIENTO Y FALSAS HIPÓTESIS

En el siglo XIX los europeos que encontraron las ruinas propusieron dudosas hipótesis (con trasfondo racista) sobre sus orígenes. El primer encuentro fue en 1867 cuando el cazador alemán Adam Render encontró de forma casual las ruinas. Este informó a el famoso explorador Karl Mauch, que promovió alguna ideas y leyendas sobre su origen. Así se las relacionó con el mítico reino de Makeda, la reina de Saba, las minas del rey Salomón o el País de Ofir.

Imagen
El explorador y geógrafo alemán Karl Mauch (1837-1875)

Tiempo después el político y empresario británico Cecil Rhodes envió literalmente saqueadores para expoliar todo lo que se encontrara en la ciudad. Se sugirieron nuevas hipótesis, como la de constructores de origen árabe o fenicio (James Theodore Bent). Ya en el siglo XX, arqueológos como David Randall Maclver y años más tarde Gertrude Caton-Thompson que habían realizado excavaciones en la zona, concluyeron que la construcción era de origen bantú. Estas afirmaciones no fueron aceptadas inmediatamente.

Imagen

En los años 60 y 70, el gobierno blanco racista de Rhodesia (estado precursor del actual Zimbabwe) censuraba cualquier intento de atribuir las construcciones no blancas a pesar de que los expertos ya defendían un origen africano bantú. Gran Zimbabwe pasó a ser un símbolo del nacionalismo africano y de la incipiente nación independiente que llevaría su nombre en 1980 y que adoptaría los pájaros como emblema nacional.

1-Cent-Münze
Moneda de Zimbabwe

LEGADO

Hoy los especialistas apoyan un origen africano, los ancestros de los actuales Shona (un legado que también es reclamado por los Lemba, un pueblo bantú del sur de África de creencias judaicas y del cual hay debate sobre un posible origen semita). La influencia cultural y arquitectónica del reino abarcó el actual estado africano y también regiones de Mozambique, Zambia, Tanzania y Botswana. Una buena prueba es el complejo de Manikeni, en Mozambique, a 350 km de Gran Zimbabwe.

Imagen
Ruinas de Manikeni, en Mozambique

Actualmente Gran Zimbabwe es considerado el yacimiento arqueológico más importante de África y el lugar ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (1986). Los últimos restos de una gran civilización urbana y comercial en el corazón de África.

Imagen
Vista aérea de Gran Zimbabwe. Fuente: National Geographic
https://www.nationalgeographic.org/encyclopedia/great-zimbabwe/

BIBLIOGRAFIA Y WEBGRAFIA

Garlake, Peter (1982). Great Zimbabwe. Harare: Zimbabwe Publishing House. ISBN 978-0-949932-18-1.

Matenga, Edward (2008). Soapstone Birds of Great Zimbabwe: Symbols of a Nation. Harare: African Publishing Group. ISBN 978-1-77901-135-0.

Pikirayi, Innocent (2001). The Zimbabwe culture: origins and decline of southern Zambezian states. Rowman Altamira. ISBN 978-0-7591-0091-6.

Summers, Roger (1970). “The Rhodesian Iron Age”. In J.D. Fage; Roland Oliver (eds.). Papers in African Prehistory. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-09566-2.

https://iessonferrerdghaboix.blogspot.com/2013/08/el-arte-africano-fuentes.html

https://thinkafrica.net/mapungubwe/

Descubre más historias sobre el pasado africano: La colonización de Madagascar , los reinos cristianos de Nubia o legendarias guerreras africanas.

Publicado por Iskande

Historiador y divulgador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: