ÍÑIGO DE ALFARO. UN CABALLERO ARAGONÉS FRENTE A LAS HUESTES DE TAMERLÁN.

El poderoso imperio turco-mongol del conquistador Tamerlán, espada del Islam y proclamado heredero de Gengis Khan, se expandió de forma vertiginosa por toda Asia Central y Oriente Próximo, destruyendo a todo aquel que le hacía frente con una crueldad inusitada. Tras una aplastante victoria contra los turcos otomanos, sus tropas llegarían al Mediterráneo, donde toparían contra los obstinados Caballeros de la Orden de Rodas, liderados por un noble aragonés de nombre Íñigo de Alfaro. El mismo hombre que años después tendría un inesperado protagonismo político durante el periodo de incertidumbre en que caería la Corona de Aragón tras la muerte del rey Martín I.

Los caballeros de Rodas toman el puerto de Esmirna (1344). Charles-Alexandre Debacq (1804-1853)

LOS CABALLEROS DE SAN JUAN DE RODAS

La Orden del Hospital de los Caballeros de San Juan de Jerusalén, conocidos más habitualmente como caballeros hospitalarios y más tardíamente como caballeros de Malta, fue una orden católica y militar nacida durante la primera cruzada, que tenía como sede Jerusalén. La institución tiene sus orígenes en los comerciantes amalfitanos que a mediados del siglo XI establecieron un hospital en Jerusalén con la finalidad de ofrecer asistencia médica a los peregrinos que llegaban a a Tierra Santa. Gerardo Tum fue su fundador. En 1113 fue reconocida por el Papado, y hacia 1140, a imitación de la Orden del Temple, esta Orden adquiere también funciones militares (Son los tiempos del Gran Maestre Raimond Du Puy 1080-1160). Sus miembros adoptan el hábito negro y la cruz de paño blanco con ocho puntas. Desde entonces participarán en numerosas contiendas militares. Su sede cambiará a menudo debido a las amenazas. De Jerusalén pasará a San Juan de Acre, y de esta a Chipre (1291).

Grandpalace3.JPG
Palacio del Gran Maestre de los Caballeros de Rodas, construido en el siglo XIV

Desde 1310 su sede estará en Rodas, isla de la cual eran soberanos y que convierten en su bastión fortificado donde proteger la flota. La Orden se organiza y se financia a través de sus posesiones en Europa: Prioratos, bailíos y encomiendas.

Principales plazas hospitalarias en 1300. En la Península Ibérica, no tendría un despliegue tan importante como la Orden del Temple, sin embargo su presencia sería relevante en la región del Ebro, destacando los grandes prioratos de Amposta, Navarra y Castilla.

En los siglos XIV y XV la Orden alcanzará su máximo auge. Partícipes en las Cruzadas de Siria y Egipto, tuvo una poderosa fuerza naval y un enriquecimiento comercial importante. Incluso acuñó su propia moneda. La caída vendrá tras la conquista otomana de Rodas (1522), aunque los hospitalarios se recuperarán estableciéndose en Malta, que vivirá una edad de oro durante los dos siguientes siglos.

OttomanJanissariesAndDefendingKnightsOfStJohnSiegeOfRhodes1522.jpg
Los jenízaros turcos conquistan Rodas (1522)

ÍÑIGO DE ALFARO

Íñigo de Alfaro, fue un noble aragonés nacido en Logroño. Las primeras menciones de este caballero las encontramos en la sede hospitalaria en Rodas, al servicio del Gran Maestre Juan Fernández de Heredia (1310-1396), también aragonés, destacado escritor y mecenas de la cultura. Íñigo fue ascendiendo entre los hospitalarios, hasta convertirse en lugarteniente.

Ferrández d'Heredia – Cátedra Johan Ferrández d'Heredia
El Gran Maestre Juan Fernández de Heredia (1310-1396)

En marzo de 1400 es lugarteniente del comandante de la isla de Kos, donde pasaría aproximadamente un año. En 1401 es nombrado capitán (castellano) de Esmirna uno de los bastiones cruzados más orientales. La parte baja de la ciudad de Esmirna fue capturada por las fuerzas papales durante la cruzada de 1344-1351, que tuvo un resultado poco concluyente.

Smyrna Crusade (1344) 
La cruzada de Esmirna de 1344-1346, liderada por los caballeros de la Orden de San Juan y la República de Venecia
Giuseppe-gatteri-1344-pietro-zeno-muore-a-smirne.jpg
Los turcos liderados por Umur Beg masacraron a los cruzados mientras celebraban misa, muriendo varios de sus líderes (1345). Giuseppe Lorenzo Gatteri, 1863.

La ciudad baja de Esmirna, la ciudadela y el puerto estaban bajo control hospitalario, mientras que la parte alta de la ciudad y su fortaleza eran de soberanía otomana. En 1389 un terremoto había dañado gravemente las murallas de Esmirna. Durante los años siguientes, los hospitalarios reconstruyeron los muros y los reforzaron notablemente.

Kadifekale (en la montaña) y la fortaleza costera de Smyrna. 
“Esta fortaleza se llama Izmir”, escribió Sharafaddin Yazdi. 
“Junto a ella hay otra fortaleza, también se llama Izmir, pero su población es musulmana

EL IMPERIO TIMÚRIDA

En 1370 el Khanato de Chagatai, en Asia Central, uno de los sucesores del Imperio Mongol, se encuentra en pleno proceso de desintegración, dividido en dos partes principales: Mogolistán al este y Transoxiana al oeste. Tamerlán, también conocido como Timur Leng o Timur el Cojo, debido a una cojez en su pierna derecha tras un enfrentamiento, era un pastor y bandido nacido en Transoxiana en una familia menor de la nobleza de la tribu de los Barlas (nómadas mongoles). Oportunista, gracias a hábiles movimientos políticos y el uso de una violencia extrema consiguió reunir un gran ejército y ascender entre el vacío de poder. Su ascenso se consolidó tras el sitio de Balkh (1370) y el asesinato de su cuñado Amir Husayn, consiguiendo el control de toda la región. Ferviente musulmán, se proclamó descendiente de Gengis Khan, aunque su origen real era turco. Se casó con Sarai Malik Khatun, hija del khan de Chagatai Kazan, siendo una descendiente directa de Gengis Khan.

Tamerlán (1336-1405)

Pronto empezó una serie de destructivas campañas militares que le llevarían a forjar un enorme imperio turco-mongol: Primero atacó Persia llegando hasta Azerbayán; a continuación se enfrentó al que sería su gran enemigo y rival, Toqtamish, khan de la Horda de Oro, en una larga guerra (1391-1395) en el Caucas, Siberia y las estepas rusas; logró derrotarle tras la Batalla del Río Terek (1395). Las tropas timúridas asolaron Astrakán, Azov y Sarai, y llegaron a 300 kilómetros de Moscú. A continuación Tamerlán se volvió hacia el este y conquistó Kwarezm y se adentró en la India, donde destruyó la ciudad de Delhi (1398). En 1400 conquista Siria (batallas de Aleppo y Damasco) y el año siguiente Bagdad, quedando su frontera al frente de otra potencia emergente: el imperio otomano.

Resultado de imagen de timurid empire
Extensión del Imperio timúrida ca 1400. Las fuerzas de Tamerlán cruzarían Anatolia llegando hasta el Mediterráneo (1402)

El 20 de julio 1402 las dos fuerzas colisionan en Ankara, Anatolia. El sultán otomano Bayaceto I recibe el soporte del déspota de Serbia Stefan Lazarevic. Los timúridas cortaron el suministro de agua a los otomanos, y realizaron una magistral maniobra de caballería envolviendo a sus enemigos. Entre sus filas contaban también con 32 elefantes de guerra. Con los flancos destrozados y su guardia personal de jenízaros en retirada, y muchas de sus tropas desertando al bando rival, el sultán otomano se ve obligado a rendirse, e incluso cae prisionero, en una auténtica humillación. Tras la derrota, el Imperio otomano caería en el caos y tardaría unos veinte años en recuperarse. Tamerlán prosiguió por Anatolia llegando hasta el Mediterráneo, donde se fijó en un singular bastión cruzado a orillas del mar.

Bild
El sultán Bayaceto I prisionero de los timúridas tras la batalla de Ankara (1402)

EL ASEDIO DE ESMIRNA

Inicialmente Tamerlán ofreció la paz a cambio de un cuantioso tributo. Pero los caballeros, orgullosos de su fortaleza inexpugnable, que había resistido varios ataques turcos, se negaron.

El historiador árabe Ibn Arabshah escribió: “La fortaleza estaba en medio del mar y era imposible tomarla. Ella era la más invicta entre las fortalezas de Jibal

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Assault_on_the_Fortress_of_the_Knights_of_St._John_at_Smyrna_%28left%29.jpg
El asedio de Esmirna. Miniatura persa del siglo XV

Íñigo de Alfaro tenía bajo su mando 200 hombres recibiendo el refuerzo del almirante Buffilo Panizzatti y una pequeña flota. Timur envió emisarios para persuadirlos de convertise al Islam o pagar el tributo y así salvar la ciudad. Incluso algunos obispos se pronunciaron a favor de la sumisión, pero según apuntan las fuentes Íñigo se negó a levantar el estandarte de Timur. Los caballeros se prepararon para el asalto. Al puerto llegaron municiones, dinero y algunos hombres más. De los prioratos llegó una subvención extraordinaria de dinero, 20000 florines: 3,200 de Saint-Gilles; 3,000 de Francia; 2,500 de Amposta; 2,500 de Inglaterra; 2,000 de Auvernia; 2,000 de Cataluña; 1,500 de Castilla y León; 1,200 desde Aquitania; 1,000 desde Alemania y Bohemia; 800 desde la Champaña; y 800 desde Toulouse. Se reforzaron las murallas ante el inminente ataque.

Documentos de 22 de febrero, 8 de marzo y 2 de mayo de 1402 registran que el castellano de Esmirna era efectivamente Íñigo de Alfaro. El 1 de marzo de 1402 había sido confirmado en el cargo. Por esta razón se considera muy probable su presencia durante el asedio de diciembre, aunque no hay ningún documento que lo corrobore.

Escudo de armas de los caballeros de Rodas decorando el castillo de Esmirna (ízmir, Turquía). Los castillos son del escudo del linaje del Gran Maestre aragonés Juan Fernández de Heredia. https://www.romeartlover.it/Smirne2.html

Timur llegó frente a la ciudad el 2 de diciembre de 1402 con un ejército de tres contingentes. Él estaba al mando del ejército central; su nieto Muhammad Sultan Mirza lideraba el ala izquierda. Con 4000 hombres, los timúridas desplegaron sus catapultas, arietes y torres de asedio e inmediatamente su dispusieron a derrocar las murallas de la fortificaciones. Cavaron una zanja. Aparentemente el asalto con escaleras fracasó. Al mismo tiempo intentaron bloquear la entrada de barcos al puerto, al que lanzaron multitud de piedras. Los hospitalarios, que disponían de una fuerza muy reducida, ofrecieron una feroz defensa “se comportaron como diablos locos” señala Sharaf ad-Din, historiador persa. Utilizaron grandes ballestas, flechas incendiarias, barriles de nafta, fuego griego, hostigando sin cesar a los invasores. Sharaf ad-Din, que narró las conquistas timúridas, lo cuenta de esta forma:

Máquinas [de asedio] y arietes destrozaron los muros y torres, los intrépidos sitiados no dejaron de lanzar flechas con ruedas [sic], ollas de nafta, fuego griego, flechas de cohetes y piedras, sin ceder. Durante este tiempo, llovió de forma tan extraordinaria que parecía que el mundo iba a ser destruido y ahogado en un segundo diluvio.

Habían pasado quince días desde el inicio del asedio, pero solo dos desde que los mineros empezaron a cavar túneles sostenidos por fascines; los invasores consiguieron abrir una brecha provocando una explosión en los túneles, que mató a varios defensores y destruyó parte de la muralla. Las fuerzas de Timur penetraron en la ciudad. Los hospitalarios aún presentaron batalla y se produjeron combates cuerpo a cuerpo, pero la diferencia numérica era muy considerable. Algunos caballeros consiguieron huir, entre ellos el capitán Íñigo de Alfaro. La gran mayoría de los habitantes de la ciudad, de los caballeros hospitalarios y del colectivo de los cristianos griegos fueron masacrados. Había torres hechas con cabezas humanas.

Guerreros timúridas

Las naves cristianas ya no se atrevían a acercarse por el peligro de los proyectiles, que no eran sólo piedras sino las cabezas de los masacrados. Tras la aplastante victoria, Timur ordenó la demolición de la fortaleza marina y la ocupación del castillo terrestre. Ante tal situación las autoridades genovesas de las islas de Lesbos y Quíos se rindieron sin luchar y enviaron emisarios ofreciendo vasallaje. Lo más curioso es que Timur no tenía armada.

Caballero de la Orden de San Juan (siglos XIV-XV). El hábito de los hospitalarios cambió del negro al rojo. Osprey, 2008.

La fuente principal de este asedio es el historiador iraní Sharafuddin Ali Yazdi y Mirkhand, y el historiador árabe Shahabuddin bin Arabshah , que escribió historias en la corte de los sucesores de Timur. Se calcula que las conquistas de Tamerlán costaron la vida de 17 millones de personas. El Gran Maestre de la Orden Philibert de Naillac (1396-1421) promovió un nuevo intento de conquistar Esmirna, ya en manos turcas, pero la propuesta no fructificó. Los hospitalarios si que ocuparon la antigua Halicarnaso (Bodrum) donde construyeron el castillo de San Pedro.

Galera de la Orden de San Juan

UN IMPERIO EFÍMERO

Esta fue la última gran batalla de Tamerlán, que regresaría a Samarcanda, ciudad que se convertiría en un centro cultural, científico y literario durante más de 100 años. El 28 de febrero de 1403 la victoria de Timur fue conocida por el rey Martín de Aragón, escribiendo una carta de alarma a Enrique III de Castilla, e incluso proponiendo una cruzada anti-timúrida al papa Benedicto III. Pero la visión europea de Tamerlán era más favorable, pues había derrotado a la amenaza otomana. En este contexto, Enrique III de Castilla envió al embajador Ruy González de Clavijo a la corte de Tamerlán, que tras una ccidentado periplo llegó a la bellísima Samarcanda en 1404 (Embajada a Tamorlán, publicado en 1582). La estancia duró pocos meses debido al mal estado de salud de Timur y a los preparativos de una nueva guerra, pero los suficientes para dejar constancia de la magnificencia de la ciudad y el poder militar timúrida. En 1405, Tamerlán había movilizado sus fuerzas para la invasión del viejo gran enemigo de los mongoles: China. Cuando se encontraba con su ejército en Otrar (actual Kazajistán), el gran conquistador turco-mongol encontró la muerte (18 de febrero de 1405). El imperio timúrida se debilitaría rápidamente perdiendo grandes territorios y su capacidad militar. Sin embargo, Samarcanda no dejaría de brillar.

Resultado de imagen de samarkand timurid
Samarcanda (actual Uzbekistán)

FIGURA POLÍTICA IMPORTANTE

Se sabe que Íñigo de Alfaro fue recibido en Génova como un héroe, a pesar de la derrota. Es muy probable que fuera el mismo quién informara al rey Martín de la pérdida de Esmirna en 1403. En aquel entonces ya había regresado a España. Años después, fue nombrado comandante de la fortaleza de Ricla (1407). De igual manera, fue designado por el papa Benedicto XIII como embajador de la Santa Sede en la corte de Martín I de Sicilia.

Aún tendría otro papel crucial, esta vez, en asuntos políticos, cuando en 1410 muere el rey Martín de Aragón y hay una disputa sucesoria. Los notables de cada uno de los estados (Aragón, Cataluña, Valencia) se reúnen para resolver el interregno, un período caracterizado por la violencia y la incertidumbre y que se resolvería en el llamado Compromiso de Caspe.

En el camino para la elección había dos candidatos con más posibilidades, Fernando de Antequera, que poseía buena parte de las tierras de Castilla y Jaime II de Urgell, el mayor terrateniente de la Corona de Aragón. Cuando se inaugura el parlamento en Calatayud en 1411, Alfaro es el encargado de la escolta del gobernador y juez Juan Ximenez Cerdán y de Gil Ruiz Lihori, escogidos representantes de Aragón. Por contra Pedro Ruiz Moros, el poderoso hospitalario y castellano de Amposta favorece la candidatura de Jaime II demostrando que la Orden podía tener posiciones políticas adversas. Un segundo parlamento se reúne en Alcañiz, y Íñigo de Alfaro junto al gran comendador de la Orden de Calatrava se encargan de la defensa de la ciudad.

Las deliberaciones de los representantes. El Compromiso de Caspe. Salvador Vinegra, 1891.

Finalmente, el último parlamento se celebra en Caspe, donde es elegido rey Fernando de Antequera. Se iniciaba la dinastía castellana de los Trastámara. Besó la mano del rey en la ceremonia del pregón y prestó juramento de homenaje en nombre del reino aragonés. Es probable que estuviera presente en la coronación en la seo de Zaragoza en 1413 y que participara en el sitio de Balaguer de 1413.

Compromiso de Caspe. Dióscoro Puebla, 1867.

Pedro Ruiz Moros, castellano de Amposta, no aceptó al nuevo rey, por lo que fue depuesto. Íñigo, (o quizás su hermano Don Diego de Alfaro, también caballero de la Orden de San Juan) actuó como regente en su lugar: Así, las Cortes Catalanas celebradas en Tortosa en 1413 lo nombran Regenti Castellaniam Emposte. Ocupó este cargo hasta 1416 cuando fue nombrado Gonzalo de Funes. En 1414 había sido nombrado responsable de realizar una investigación para el tribunal sobre los delitos cometidos por Fray Pedro. Tras el nombramiento de Gonzalo de Funes, ocupó su lugar como comandante del castillo de Aliaga (Teruel), donde pasó el resto de sus días. Se sabe que hacia 1427 cayó gravemente enfermo, pues se le nombro un administrador. En 1434 es mencionado por el Gran Maestre catalán Antoni de Fluvià (maestro de 1421 a 1437) que manifiesta la preocupación por su salud. Es citada por última vez en 1435 por lo que es probable que muriera alrededor de esa fecha. Alfaro, nombre ligado a tierras riojanas y aragonesas, tuvo entre sus portadores a un intrépido caballero que a principios del siglo XV dejó su particular huella en las dos orillas del Mediterráneo.

Castillo de Aliaga. Teruel

PÁGINAS CONSULTADAS

Ángel Canellas López (ed. lit.), Anales de la Corona de Aragón, Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 1967-1977, 8 vols. Toma como base la 2ª ed. de los Anales, corregida y aumentada en 1585 por Jerónimo Zurita. De esta edición hay versión electrónica, Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 2003

Alanyà i Roig, Josep (2002). “Procés inquisitorial contra el catellà d’Amposta Fra Pedro Roiç de Moros a la cúria pontificia del papa Benet XIII (1414–1418)”Anuario de estudios medievales32 (1): 199–292

Luttrell, Anthony (1975). “The Hospitallers at Rhodes, 1306–1421”. In H. W. Hazard (ed.). A History of the Crusades, Volume III: The Fourteenth and Fifteenth Centuries. Madison, WI: University of Wisconsin Press. pp. 278–313.

Delaville Le Roulx, Joseph (1913). Les Hospitaliers à Rhodes jusqu’à la mort de Philibert de Naillac (1310–1421). Paris: Ernest Leroux.

https://en.wikipedia.org/wiki/Siege_of_Smyrna

Publicado por Iskande

Historiador y divulgador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: