Ganda y Clara, los rinocerontes que fascinaron las cortes de la Europa moderna

En los siglos XVI y XVIII, dos rinocerontes, animal que no había pisado Europa desde tiempos del Imperio Romano y del que se tenía una concepción casi legendaria (bestiarios medievales), desembarcaron en el continente despertando una enorme expectación. Exhibidos en las cortes y ferias de muchas ciudades, en unas giras convertidas en todo un acontecimiento, fueron una singular fuente de inspiración cultural.

GANDA

El animal había sido un regalo del sultán Muzaffar Shah II de Khambhat al gobernador de la India portuguesa, Alfonso de Alburquerque (1514), quien se lo envió al rey Manuel I como un trofeo muy especial. Partiendo de Goa, el rinoceronte fue transportado por el navío Nossa Senhora da Ajuda, en un viaje que fue un auténtico periplo, cruzando el Cabo de Buena Esperanza y avanzando hacia el Atlántico norte, con un recorrido de más de 120 días hasta llegar a Lisboa (mayo de 1515). En la ciudad lisboeta el rinoceronte causó una gran expectación. Estaba alojado en el Palacio de Ribeira de Lisboa, donde el rey Manuel tenía una larga colección de animales exóticos, entre ellos, varios elefantes. El 3 de junio , el rey quiso organizar un combate entre un elefante y el rinoceronte siguiendo la teoría de Plinio el Viejo de que son enemigos mortales por naturaleza. En el enfrentamiento, el rinoceronte avanzó lentamente mientras que el elefante, desorientado, huyó. El rinoceronte se convirtió en un obsequio para el papa León X, como años antes lo había sido un elefante blanco llamado Hanno. Manuel quería conseguir un trato favorable en su empresa colonial en Oriente. De camino hacia Roma, la nave que lo transportaba hizo parada cerca de Marsella para que el rey de Francia pudiera verlo. Tras reemprender el viaje, el barco sufrió un naufragio tras una tormenta cerca de las costas de Génova, y el rinoceronte, que estaba encadenado, murió ahogado. Tras recuperar su cadáver la piel fue rellenada de paja y de vuelta a Lisboa fue disecado. Enviado a Roma ya como animal disecado (1516), la expectación fue menor de la esperada, aún así fue pintado por Giovanni da Udine y Rafael.

Imagen
Rinoceronte de Durero, 1515, del que se tienen muchas impresiones, entre ellas de la National Gallery of Art, en Washington. El animal parece tener una «armadura de placas» cuando en realidad se trata de pliegues de su gruesa piel.

Los bocetos que se realizaron del rinoceronte llegaron en manos del pintor alemán Alberto Durero, el cual realizó un grabado de gran éxito e impacto. Sin embargo, el dibujo de Durero tenía importantes errores anatómicos. En realidad, nunca había visto un rinoceronte en persona. Hans Burgkmair, otro artista alemán, hizo un grabado más realista que el de Durero, pero no tuvo la misma popularidad.

Ganda, así era como se llamaba, tuvo un impacto cultural sin igual y despertó el interés en los exotismos.

Imagen
Relieve de Ganda en la Torre de Belém, Lisboa

Durante los dos siglos siguientes hubo tres rinocerontes más en el continente, pero tuvieron una corta vida y su impacto fue mucho menor. Un rinoceronte indio llamado Abada, y del que hay diferentes leyendas, pasó ocho años en el Madrid de Felipe II (de 1579 a 1587), En los siglos XVII Y XVIII dos rinocerontes más permanecieron brevemente en Londres.

Imagen
Placa de la calle de la Abada en Madrid, su nombre puede tener origen en el rinoceronte de Felipe II que permaneció varios años en la casa de fieras de la Casa de Campo o El Escorial.

CLARA

Dos siglos más tarde que Ganda, otro rinoceronte despertó gran entusiasmo en el continente. Clara, fue una mansa cría de rinoceronte de la India que había sido rescatada en Bengala tras el asesinato de su madre por unos cazadores, y entregada al jefe de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, Jan Albert Sichterman. Tras mantenerla en su propiedad durante dos años, el rinoceronte fue entregado al capitán holandés Douwe Van Der Meer el cual la trajo a Europa. Clara hizo una gira de diecisiete años y que se convirtió en un auténtico icono. Tras llegar a Rotterdam en 1741, recorrió la República Holandesa, Bruselas, Hamburgo, Hannover, Berlín, Breslau, entre otras ciudades del Sacro Imperio, en una gira de gran éxito comercial que tenía como destino final Viena (1746), donde fue vista por el emperador Francisco I y la emperatriz María Teresa. Su viaje de exhibición prosiguió por Baviera, Sajonia, la Mancomunidad Polaca, varias ciudades de Suiza, hasta llegar a Francia en 1748. Allí causó tal sensación que incluso se pusieron de moda pelucas de rinoceronte. En 1751 llegó a Venecia, donde fue la sensación del Carnaval. En sus últimos años visitó Londres, donde fue vista por la familia Real Británica, Copenhague, Praga, Varsovia, regresando a Londres en 1758, donde fallecería. De Clara se hicieron porcelanas, cerámicas, monedas con su imagen, y se escribieron relatos, poemas y canciones; muchos pintores europeos quisieron retratarla (como las obras de Jean Baptiste Oudry o Pietro Longhi, cuadros mucho más fidedignos que las grabados del siglo XVI). Este rinoceronte cambió para siempre la concepción altamente distorsionada que se tenía del animal en el continente europeo, tras tener como referencia durante dos siglos el inexacto grabado de Durero.

Imagen
Retrato de Clara, de Jean Baptiste Oudry (1749), Staatliches Museum, Schwerin.

Ganda y Clara fueron explotadas y maltratadas, su vida fue un permanente viaje de exhibición. Por otro lado, su llegada despertó un afán de conocimiento, curiosidad e interés por lo desconocido propio de las cortes renacentistas e ilustradas. Su presencia en Europa, especialmente Clara, cambió para siempre la visión semi mitológica del animal hacia una visión más científica y realista. Mascotas de corte e iconos culturales que fascinaron a reyes, nobles, eruditos y artistas .

Publicado por Iskande

Historiador y divulgador.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: