EL COLOSO DE RODAS

La mayor estatua de la antigüedad se mantuvo en pie en el puerto de la isla de Rodas durante un breve periodo, de poco más de cincuenta años, hasta que un terremoto la derribó. Sin embargo, sus gigantescos restos se mantuvieron en el lugar casi novecientos años. El Coloso asombró a muchos autores clásicos e inspiró a grandes figuras de la cultura y el arte.


El Coloso de Rodas fue una monumental estatua construida por el escultor Cares de Lindos en el 280 aC para conmemorar la celebración de la victoria de los rodios ante los diádocos, tras el asedio liderado por Demetrio Poliorcetes. Alzada en honor al Dios Helios, protector de la ciudad, la considerada una de las siete maravillas del Mundo Antiguo solo se mantuvo en pie durante 54 años.

El sitio de Rodas (305-304 aC) terminó en fracaso . El dinero obtenido de las armas y las propias torres abandonadas sirvieron para construir una estatua en honor al dios solar.

LA CONSTRUCCIÓN

Dedicada en honor al Dios Helios, patrón de la ciudad, estaba hecha de madera, hierro y bronce. Tenía un tamaño de 32,41 metros de altura. El encargo era difícil y costoso y se le preguntó al escultor Cares de Lindos, nativo de la isla y discípulo de Lisipo, autor del Colosal Zeus de 22 metros de altura erigido en Tarento. Los trabajos empezaron en el año 292 aC. El exterior se formaba con barras de unión de hierro y placas de latón mientras que el interior de la estatua, que se encontraba encima de un pedestal de mármol blanco de unos quince metros de altura, se iba rellenando de bloques de piedra a medida que se avanzaba en la construcción. Las armas dejadas en la isla por el antiguo ejército invasor fueron empleadas para sacar el hierro y el bronce necesarios para los reforzamientos de la estatua. Una torre de asedio sirvió como andamio para los trabajadores. Las partes más elevadas fueron construidas con la ayuda de una gran rampa. Tardó en construirse más de 12 años,

Tetradracma de plata de Rodas, con el Dios Helios y una rosa (205-190 aC).  Rodas fue de los únicos lugares donde Helios fue adorado como una deidad importante en la antigua Grecia

La estatua se encontraba en algún lugar cerca del puerto de Mandraki, pero se desconoce en exactitud su ubicación en la Polis; la teoría de que se encontraba en el puerto y que los barcos pasaban entre sus piernas, una a cada lado del puerto, y eran guiados por su antorcha, se ha puesto en duda en los últimos años, ya que técnicamente no se habría podido mantener en pie. Recientemente se ha teorizado de que el Coloso se podría haber erigido en el Acrópolis de Rodas, que se encontraba en una colina que domina la zona del puerto.

Representación del Coloso.

Su construcción tuvo un coste altísimo, mal calculado por el propio Cares de Lindos, que cayó en la bancarrota y se suicidó.

La gigantesca estatua, considerada una de las siete maravillas del mundo antiguo, tuvo una duración muy corta pues un terremoto en el 226 aC la derribó. El Coloso quedó tumbado, y aunque hubo planes de volver a alzarlo, los rodios decidieron dejarlo así pues un oráculo afirmó que se trataba de la voluntad de los dioses. Aún en el suelo, los restos de la estatua resultaban impresionantes, sus dedos eran mayores que muchas estatuas. Su majestuosidad fue relatada por muchos cronistas de la época, que viajaron a la isla solo para verlo.

La estatua permaneció 900 años así hasta que los invasores árabes capitaneados por Muawiyah I entraron en Rodas y se fueron llevando como botín de guerra las 20 toneladas restantes progresivamente (654). Su bronce y hierro fundido fueron vendidos a un rico hombre de negocios de Edessa.

Dicen que 900 camellos fueron necesarios para cargar con las piezas que formaban el Coloso

Muchos autores clásicos hablan de la maravillosa estatua, Polibio, Estrabón, Plinio el Viejo, y crónicas bizantinas posteriores, como las de Constantino VII Porfirogéneta o Filón de Bizancio.

EL COLOSO EN LA CULTURA

Desde el mundo medieval y el renacimiento, la imagen del Coloso, con la corona radiada, la gran antorcha faro y las piernas abiertas sobre la entrada del puerto de Rodas se ha generalizado y ha sido fuente de inspiración cultural y literaria.

El imaginativo Coloso de Maarten Van Heemskerck, Siglo XVI

Shakespeare menciona el Coloso en varios de sus textos, como en Julio César:

El Coloso de Rodas, de Salvador Dalí. 1954.

¿Por qué el hombre, incluye el mundo estrecho

Como un coloso, y nosotros los hombres insignificantes
caminamos debajo de sus enormes piernas y miramos
Para encontrar tumbas deshonrosas

Encontramos referencias en la pintura, como en el grabado japonés Ukiyo-e de Kunitora Utagawa, Barcos holandeses entrando al puerto de la isla de Rodas (1818) o en la obra de Salvador Dalí, que se inspiró en él para su cuadro El Coloso de Rodas (1954).

El monumento también fue protagonista del séptimo arte con la película El Coloso de Rodas de Sergio Leone (1961), o la estatua que aparece en Jasón y los Argonautas de Don Chafey (1963). El Coloso ha sido fuente de inspiración de series como Juego de Tronos, donde es representado por el Titán de Braavos.

La Estatua de la Libertad

Se ha comparado también el Coloso con la moderna Estatua de la Libertad de Nueva York, de una altura similar. La poeta Emma Lázaro dejó un soneto llamado el Nuevo Coloso para financiar la construcción de un pedestal para la Estatua de la Libertad (1883)

No como el gigante de bronce de la fama griega,
Con miembros conquistadores a horcajadas de tierra en tierra;
Aquí, en nuestras puertas del ocaso bañadas por el mar, estará
una mujer poderosa con una antorcha, cuya llama
es el relámpago aprisionado, y su nombre es
Madre de los Exiliados.

El Coloso también tiene su aparición en los cómics de Astérix, donde un Coloso es enviado por Rodas en Astérix y los Juegos Olímpicos, o en los videojuegos de trasfondo clásico, como God of War II o Age of Mithology.

HISTORIA Y LEYENDA DE LAS KUNOICHI, LAS MUJERES NINJA DEL JAPÓN SENGOKU. SEGUNDA PARTE. LA MISIÓN DE CHIYOME MOCHIZUKI.

Tras una primera parte donde vimos el contexto histórico del Japón del siglo XVI e introducimos la legendaria figura de las kunoichi, nos acercamos a la figura fundacional de este grupo de mujeres espía, y a su singular reclutamiento, entrenamiento y desempeño.

Las kunoichi, la contraparte femenina del ninja. Detrás de la imagen mitificada de los ninja de tiempos contemporáneos, los shinobi históricos tuvieron una actuación primordial como servicio de inteligencia en el Japón Ashikaga. Las mujeres también tuvieron un papel muy importante en esta red. Su finalidad era el espionaje, la obtención de información y en algunos casos, el asesinato. Si bien mantenían características comunes con los ninjas masculinos, difería en el uso de las artes de la seducción  y el uso del género como ventaja. Las kunoichi podían llegar hasta el matrimonio con tal de cumplir su misión. Utilizaban disfraces, venenos, dardos, y otras armas como el famoso abanico Tessen. Chiyome Mochizuki, del clan Koga (siglo XVI), fue la más famosa de ellas. Dicen que acogió a decenas de mujeres desamparadas para entrenarlas en el arte de la infiltración.


ORÍGENES

Lady Chiyome fue una mujer de la nobleza japonesa de Shinano, culta y distinguida, (incluso se la ha señalado como poeta), perteneciente al poderoso clan samurái de los Mochizuki. En este linaje ancestral se encontraban ninjas del clan Koga, como su ancestro Mochizuki Izumo-no-Kami. Desde 1545, los Mochizuki pasan a servir vasallaje al poderoso Clan Takeda, cada vez más fuerte en las provincias centrales de Japón. Su marido, el samurái Mochizuki Moritoki, señor del castillo de Mochizuki, fallecía en la cuarta batalla de Kawanakajima (1561), durante las inacabables guerras de Takeda Shingen, conocido como el “El tigre de Kai”, contra su archienemigo, Uesugi Kenshin.

Batalla de Kawakanajima, (1561). Hiroshige, 1845.

Se dice que fue entonces cuando Chiyome fue puesta bajo el cuidado y servicio del mismísimo Shingen, tío de su difunto marido. El señor de la guerra otorgó a Chiyome el título de regente de las doncellas del santuario. Es decir: líder de las miko o sacerdotisas sintoístas de la aldea de Netsu (actual ciudad de Tomi, Nagano).

Este nombramiento aparece mencionado en el “Nihon Miko Shi (1930)” de Taro Nakayama, Historia de los chamanes japoneses, donde se la señala como una sacerdotisa miko en los dominios de Kai y Shinano del Clan Takeda. 

Takeda Shingen. Utagawa Kuniyoshi

Las interpretaciones modernas como las de Shishei Inagaki indican que el periodo de actividad de este grupo fue relativamente corto y se pudo situar entre 1560 y 1600, en plena guerra civil para la reunificación de Japón. De esta manera esta red de espionaje pudo estar conectada con el modo de vida de las sacerdotisas errantes de religión sintoísta aruki-miko, que aún gozaban de un prestigio ancestral y tenían permiso para viajar. La viuda Chiyome buscó sus pupilas y futuras espías en lo más hondo de la sociedad feudal japonesa: huérfanas, vagabundas, prostitutas y marginadas. Todo escondido bajo la poderosa sombra del clan dirigido por el brillante estratega Takeda Shingen.

LAS ARUKI MIKO, EL ORÍGEN DE LAS KUNOICHI? LAS PISTAS TRAZAN UNA VINCULACIÓN ENTRE LAS INFORMANTES FEMENINAS KUNOICHI Y LAS CHAMANES ERRANTES DEL JAPÓN DEL SIGLO XVI. Las raíces de estas mujeres espía podrían encontrarse en el sintoísmo, una religión animista basada en el culto a los Kami, espíritus sobrenaturales de la naturaleza y sus representantes, las sacerdotisas Miko. Estas mujeres eran videntes que se comunicaban con el mundo de los muertos. La adivinación era una de sus principales actividades, pero no la única: acompañaban a los familiares en las celebraciones religiosas, realizaban distintos rituales sagrados y practicaban danzas ceremoniales. Las miko eran siempre mujeres jóvenes y solteras dedicadas a una vida espiritual. En los tiempos del Japón Nara (710-794) y Heian (794-1185) gozaban de una gran autoridad y prestigio; a partir de la era Kamakura (1185-1333), un periodo militarista y donde se iba imponiendo cada vez más una sociedad patriarcal, empezaron a ser controladas y aisladas. Muchos de sus templos fueron cerrados y cayeron en la mendicidad, vagando de un lado a otro, naciendo la figura de la doncella del santuario andante o aruki miko, a menudo ejerciendo actividades como la prostitución. Sin embargo, estas miko errantes aún gozaban de cierto prestigio y tenían la capacidad singular de poder viajar por todo el país sin restricción alguna; su posición era única para recopilar información, tal y como apunta recientemente el investigador japonés Yoshimi Ishikawa (La imagen real de Netsu no Sato Nono, la sacerdotisa andante de Shinano, Green Art Publishing). En este contexto, su autonomía pudo ser captada por los señores de la guerra, como Takeda Shingen, para involucrarlas en su red de espionaje.

Tumbas de las doncellas errantes o aruki-miko, en Netsu, Nagano

“Las chamanes no tienen fronteras, pueden entrar y salir libremente de cualquier parte del país, cantan y bailan de una región a otra”

Miko en un templo sintoísta

LA SELECCIÓN Y ENTRENAMIENTO

Realizar una función secreta y subterránea en una sociedad donde la mujer estaba completamente supeditada al hombre en todos los sentidos son aspectos que dificultan aún más esclarecer la realidad de las kunoichi.

En el propio Bansenshukai se advierte sobre la dificultad de seleccionar a una “hembra” como pieza clave de la estrategia de infiltración, describiéndolas peyorativamente como:

En general las kunoichi tienen una mente retorcida e inferior, una inteligencia superficial y una habla pobre.”

“Sólo se seleccionará a una mujer como último recurso. Será necesario una minuciosa observación previa, que asegure que esta pueda ser debidamente instruida y comprometida mediante juramento estricto”

Como se escogió para una misión secreta a unas mujeres de las que se denigraba y desconfiaba desde un principio? En una tierra devastada por las guerras y la pobreza, pocas salidas habían para la gente más humilde.

Bailarina de Kagura. Suzuki Harunobu, 1766.

Yoshimi Ishikawa indica que hay un crecimiento inusual de mujeres en el santuario de Netsu revisando el registro familiar del ritual sintoísta local. Durante el período de los Reinos Combatientes, se produjo una gran cantidad de huérfanos. Niños y niñas abandonados o perdidos que vagaban por los caminos. Así, se les ofrecía la oportunidad, a niñas de entre 6 y 10 años, de familia muy pobre, de convertirse en doncellas del santuario y recibir la formación religiosa propia de las miko. Estas jóvenes, vestidas como doncellas errantes, podían visitar libremente las aldeas, practicaban sus rituales chamánicos y adivinatorios y recopilaban información. Regresando a Mochizuki; que características debían tener estas jóvenes para ser reclutadas? Se da por entendido que era esencial que sus alumnas fueran mujeres de gran belleza y delicadeza, con capacidad para desprender empatía y confianza. La psicología era fundamental en su misión: por esta razón se las preparaba para la actuación, la seducción y el engaño.  Aprendían las artes femeninas ninja, muy diferentes a los ninjas masculinos. Las kunoichi eran maestras del disfraz, pues tomaban un rol con el que acercarse a su objetivo,: entre sus papeles principales se encontraban los de sacerdotisa, sirvienta o cortesana. La música, la danza (kagura) o el canto, eran también imprescindibles ya que habitualmente tomaban el papel de geishas o concubinas. Habilidades que muy probablemente dominaba una mujer culta y de alta cuna como Chiyome.

Las mujeres ninja también estaban entrenadas en farmacología y el uso de venenos (yagen). Debían tener amplios conocimientos sobre el empleo de minerales, plantas o vísceras de animales para sus propósitos. En menor medida y de un modo mucho más básico que su contraparte masculina, las kunoichi podían tener instrucción en ninjutsu, el arte marcial de los ninjas, incluyendo taijutsu (defensa personal) y el uso de algunas armas (bojutsu, tantojutsu), pero esto no era obligatorio. Yoshimi Ishikawa concluye que más allá del imaginario ficticio moderno que muestra todo tipos de técnicas de dominio de las kunoichi, encuentra que todas estas habilidades podrían tener sus raíces en el hecho de que en el santuario de Netsu también se practicaba el Yamabushi, el arte de los ascetas místicos y guerreros que conocían las técnicas del ninjutsu. Un conocimiento en artes marciales que por necesidad tendrían que haber aprendido las doncellas, que se verían obligadas a defender el santuario (por ejemplo para resistir el ataque de los bandidos), en un momento donde reinaba el peligro, la inseguridad y la miseria.

En definitiva, hay paralelismos entre los conocimientos espirituales, mágicos y de adivinación de los monjes yamabushi con el de las chamanes sintoístas miko; lo mismo sucede con las habilidades marciales y de autoprotección. Ambas figuras, mantenían un estilo de vida similar; habían perdido su prestigio social pero mantenían el poder espiritual: su presencia despertaba en los lugareños expectativa y temor a partes iguales, y no solían quedarse durante mucho tiempo en un mismo sitio: deambulando por los caminos de Japón central, en el área controlada por el Clan Takeda, en especial la región de Shinano y la mencionada aldea de Netsu.

Templo Shinto

«Las dificultades financieras plagaron los santuarios y templos; en consecuencia, sacerdotes, monjas, adivinos y chamanes se encontraron sin hogar y también lucharon por sobrevivir por medios independientes a lo largo del Tokaido” (Kuly, Lisa.“Locating trascendence in Japanese Minzoku Geino: Yamabushi and Miko Kagura, “Ethnologies, 2003)

Por otra parte, es bastante probable la posibilidad de que existiera un código secreto dentro del ninjutsu tal y como se desprende de los manuales ninja BansenshukaiShoninki, un lenguaje que permitía a las kunoichi comunicarse con sus superiores o vigilantes externos. Un ejemplo de ello, podría ser dejar algún tipo de señal en la ventana de la habitación del señor para que este fuera fácilmente localizado por sus enemigos. Las kunoichi trabajaban solas, pero como hemos visto en el Bansenshukai, siempre estaban en colaboración con otro ninja masculino. Su rol estaba subordinado a él y se tarea esencial era facilitarle al máximo el cumplimiento de la misión. Este mismo hombre u otro espías podían vigilar la actuación de la kunoichi tal vez para evitar que esta perdiera la noción de la misión y acabara acomodándose en la nueva casa. La desconfianza siempre era existente tal y como se desprende del Bansenshukai, Recordando que por muy bien seleccionadas que estuvieran, por juramentos que juraran, no dejaban de ser sólo “hembras”.

FUNCIONES Y DESEMPEÑO

La principal función de estas mujeres era la obtención de información de los enemigos de su amo, con una paciente y silenciosa labor de espionaje.

¿Donde eran destinadas las kunoichi? Principalmente en las villas y hogares de los señores enemigos a los que debían espiar: casas feudales y castillos. También recorrían casas de té, ferias ambulantes o reuniones militares, lugares idóneos para la obtención de noticias relevantes. En el Bansenshukai se señala la Kunoichi como un elemento muy útil en los casos más complicados:  para conocer exactamente donde duerme el enemigo o en grandes castillos o mansiones muy bien defendidas

“La técnica de enviar agentes femeninas kunoichi de antemano es útil cuando el enemigo es de alto rango y se desconoce su cuartel o si tiene varios guardias de seguridad y parece difícil matarlo solo con in-nin (ninja masculino).   

El primer paso para infiltrarse era ejercer un rol con autonomía y atracción suficiente como para ser aceptada en el hogar del objetivo sin levantar sospechas, ya que un error podía ser fatal. Por este motivo muchas kunoichi se hacían pasar por cortesanas o sirvientas porque sabían de las posibilidades que podían tener. Era esencial ganarse la confianza de los habitantes de la casa, criados y señores. Conocer sus secretos y costumbres, mostrar sus habilidades artísticas, escuchar conversaciones y memorizar los espacios del hogar, siempre con una actitud de discreción. Con el tiempo esto permitía obtener información que podía ser de interés. Disponer de una kunoichi en la residencia del enemigo representaba una ventaja y oportunidad de dar un paso más.

Danzas y música en el palacio del Daimyo. Suzuki Harunobu

Su presencia anticipada funcionaba como un caballo de Troya. Tras ganarse las simpatías de todos los miembros de la casa, la espía encontraba la excusa para introducir en el hogar una caja o cofre de madera, casi intocable por los vigilantes por pertenecer a la intimidad femenina o ser una reliquia de la casa: un kimono para la señora de la casa podía ser una baza perfecta. Este cofre efectivamente contenía esa prenda, pero debajo de un falso fondo se escondía un ninja o asesino. Esta técnica secreta se denominaba kakuremino no jutsu (técnica del manto de invisibilidad) y es descrita en el manual del Bansenshukai. Una acción tan inocente como arriesgada que precisaba de una confianza absoluta dentro del entorno. En el manual ninja también se menciona otra variante, en la que la kunoichi abre las puertas de la casa de noche al asesino, y bajo su guía, indica donde duerme el enemigo. Una vez dentro, el ninja podía esconderse y esperar el momento de cometer su acción, contando siempre con la complicidad de la kunoichi.

Shinobi atacando a un noble

Es poco probable que el asesinato fuera asignado a estas mujeres espías. Sin embargo, tampoco es descartable, pudiendo utilizar estas sus pequeñas armas ocultas cuando la víctima, quizás seducida en sus aposentos, se encontraba vulnerable. En ningún caso las kunoichi lucharon en batallas del Japón feudal, tal y como se representan en la actualidad. Esta imagen ha sido recreada e imaginada de forma posterior.

Abanico Tessen

LAS ARMAS DE LAS KUNOICHI: OCULTAS Y LETALES. Las pequeñas armas de las kunoichi tenían que quedar perfectamente escondidas bajo sus atuendos. Entre las más habituales se encontraban las nekote o garras de gato, un arma que consistía en fuertes uñas de hierro que estaban sujetas a bandas de cuero colocadas en los dedos y que parecían garras. Las puntas de estas garras podían contener veneno. Otro elemento característico es el kakute o anillo, hecho de metal o madera templada, que disponía de una púa sumergida en veneno con la que clavarse al cuello del enemigo. Era un arma muy eficaz y que dejaba pocas evidencias. También era conocido el uso del abanico Tessen, un abanico de guerra con afiladas cuchillas de metal. Las ninja también podían esconder pequeñas cerbatanas, dardos, agujas, dagas o shuriken, las famosas estrellas de metal con púas, en los abalorios de su pelo, o en los interiores de su kimono. Complementos habituales podían convertirse en armas impensables. Los zapatos de madera podían servir para fracturar huesos o el cinturón del kimono para estrangular sus víctimas. Era básico el manejo de venenos y pociones, que podían llevar escondidos o incrustados en sus garras o anillos, así como de polvos cegadores en caso de peligro. Un momento de distracción era la ocasión perfecta para envenenar el vaso de alcohol del enemigo.

La misión de las kunoichi, incluía estar dispuestas a todo para ganarse la confianza necesaria. Seducción, sensualidad y entrega, unos elementos ya presentes en la vida errante de la chamanes y prostitutas aruki-miko y por el que habían sido entrenadas por la viuda Chiyome: el rendimiento sexual podía ser necesario para cumplir la misión o por simplemente precisar donde dormía el objetivo.

Si toma medidas como colocar una kunoichi o algo así en posición de antemano, entonces es improbable que no sepa donde esta durmiendo el enemigo (Bansenshukai) : En el Bansenshukai se remarca “La gente común se entrega fácilmente a la lujuria o la codicia”. De todas las personas, los hombres de alto rango tienden a revolcarse en el deseo sexual, por lo que este arte de la agente femenina kunoichi es una de las tácticas más efectivas de todas las artes del yo-jutsu

Partiendo de la obra de Inagaki y otros autores posteriores, se especula que la cosa podía incluso llegar al matrimonio y a tener hijos con el enemigo para conseguir sus objetivos. Su código de honor era tan extremo que podían asesinar a los hijos de su matrimonio si el peligro de captura o derrota era latente. Estas mujeres sin lugar en la sociedad, sabían que la muerte estaba cerca tarde o temprano y estaban mentalizadas de ello, por lo que aceptaban este tipo de misiones de alto riesgo. Por otro lado, parece más plausible una vida seminómada similar a la de las aruki-miko, por lo que las kunoichi, tras completar sus misiones podían regresar al santuario para informar a su mentora Chiyome Mochizuki y sus superiores.

Boda de un daimyo. Autor desconocido, 1910

LA MISIÓN. Una preciosa niña huérfana de no más de 10 años se encuentra en los caminos de Netsu con un séquito de mujeres encabezados por una dama y sacerdotisa de alta cuna, la cual le propone unirse a ella y a su grupo. Abandona a sus hermanos y la miseria del campo, lo único que conoce. Se le ofrece comida, hogar y una amplia educación en distintos ámbitos. A cambio se le pide que jure completa lealtad a su nueva comunidad, y cumplir unos objetivos por los que tiene que estar dispuesta a morir. Aprende a ser la perfecta sirvienta de la alta sociedad, a como seducir y tratar al señor del Castillo, a dominar las artes, el servicio, el sexo, y las artes del asesinato. Aprende a establecer relaciones con todos los miembros del Castillo, a ser lo suficientemente invisible para no ser motivo de preocupación y convertirse en confidente y persona de total confianza. La grácil y hermosa sirvienta agrada a la señora de la casa.  Después de ser invitada a desayunar por esta, consigue averiguar información valiosa: intimidades y costumbres sobre su esposo; el noble samurái a eliminar. Una noche, el señor del Castillo hace llamar a su nueva sirvienta favorita para que le acompañe durante la noche. La joven empieza a desatar sus artes de seducción. Para suavizar el ambiente, toca el arpa.  Durante el clímax del coito se agarra fuerte a la espalda de su amante, y le desgarra la piel con el nekote, unas pequeñas garras casi imperceptibles que lleva incrustadas en las uñas y que contienen un veneno. El señor ha quedado exhausto y no se encuentra demasiado bien, su cuerpo está paralizado. En este momento la mujer hace señales al exterior con la luz de una vela. Es el momento. Abre la ventana, cosa que permite el acceso a dos hombres que terminan rápidamente con la vida del señor con su ninjato (espada ninja). Los tres huyen sigilosamente por la ventana. La misión ha sido un éxito.

Esta escena ficticia podría resumir la misión por la que se ha preparado la kunoichi durante toda su vida. A los elementos propios de las agentes femeninas mencionadas en el Bansenshukai (infiltración, seducción, espionaje y apoyo en el asesinato) se han añadido las interpretaciones contemporáneas de las kunoichi (peligrosas asesinas que emplean venenos y armas especiales..) así como los indicios históricos que las vinculan con las comunidades religiosas sintoístas.

Chiyome, con un rango de ninja superior (Jonin), consiguió reclutar unas 200-300 mujeres, formadas y enviadas por todo el país. Esto dio una gran ventaja al clan Takeda. Chiyome Mochizuki, al igual que su amo Takeda Shingen, parece desaparecer de la historia hacia 1573, mientras se estaba preparando la lucha contra Oda Nobunaga. Inagaki y otros autores contemporáneos autores han señalado que el grupo de las kunoichi siguió vigente con nuevas líderes.

Castillo de Matsumoto en Nagano, alzado donde se encontraba el antiguo castillo de Fukashi. Takeda Shingen ganó su control en 1550 tras expulsar al daimyo Ogasawawa Nagatoki convirtiéndolo en su cuartel general.

EL DEBATE ENTORNO A CHIYOME

El primer libro donde aparece Chiyome es el “Nihon Miko Shi” (1930), Historia de los chamanes japoneses, donde se la señala como una sacerdotisa miko en los dominios de Kai y Shimano del Clan Takeda. Esta mismo título es descrito de forma más amplia por Akira Fukuda en 1984.  En 1971 se hizo la primera mención a su disposición como kunoichi a través del escritor e investigador Shisei Inagaki, aunque poco tiempo después esta teoría fue rebatida por el profesor universitario especialista en el periodo Edo Katsuya Yoshimaru.  Mochizuki y sus pupilas aparecen de nuevo en 1991 en la publicación History Reader, dentro de los miembros de los clanes ninja históricos. En definitiva, la posibilidad de que Chiyome Mochizuki se desempeñara como líder ninja se basa en interpretaciones y especulaciones que aún permanecen frágiles. Por otro lado, el hallazgo de un pergamino sobre una misteriosa mujer a la que se designa líder de un clan ninja, podría estar detrás de la historia de Chiyome. Y es que  Umemura Sawano, miembro del clan Takeda, se dice que fue fundadora de una escuela de ninjas. Sirvió al daimio del Clan Matsushiro. El historiador y autor de Ninjutsu, Nakajima Atsumi, afirma en su libro «Ninja no Heiho, Sandai Hidensho o yomu» que una mujer llamada Umemura Sawano es mencionada como la fundadora de una escuela de Koga ninjutsu en el manuscrito secreto del ninjutsu de 1827 titulado » 窃奸秘伝 書» (El libro secreto sobre el sigilo y la astucia), un libro de ninjutsu entregado en el clan Matsushiro en el linaje de Takeda Shingen.

Izumo No Okuni

No hay ninguna otra mujer conocida que ejerciera como kunoichi, sin embargo se especula que otras mujeres famosas del periodo podrían haber formado parte de esta red de espionaje femenino. Una candidata es la singular Izumo No Okuni (1578-1613), una miko del Gran Santuario de Izumo que viajó por todo el país, realizando rituales animistas y danzas ceremoniales. Mujer de gran belleza dotada de habilidades para la actuación, se rodeó de un séquito de damas de compañía, ofreciendo bailes y actuaciones teatrales ambulantes por muchas regiones. Okuni fue la fundadora del popular teatro japonés kabuki (1603), convirtiéndose en una figura muy conocida. Con unos orígenes inciertos que la relacionan con la prostitución, viajó por lugares y escenas vinculadas a los clanes ninja: hasta que Izumo no Okuni se hizo famosa por su estilo Kabuki de baile y canto, algunos historiadores creen que es posible que viviera como uno de estos tipos de doncellas espías itinerantes del santuario, reuniendo información valiosa para poderosos señores.

CONTINUARÁ..

La imagen moderna de las kunoichi

PARA SABER MÁS

Shiba, Ryotaro (2015). El Castillo de los Búhos. Madrid: Quaterni

Yasutake, Fujibayashi (2014). Bansenshukai. El espíritu de los ninja. Barcelona:  Editorial Kairós.

Yoda, Hiroko, Alt, Matt; Kondo, Yutaka (Ilustr.) (2018). NINJA ATTACK!. Guía ilustrada de Samuráis, Asesinos y Forajidos de Japón. Madrid: Quaterni

ORIENTE EN JUEGO DE TRONOS. INFLUENCIAS Y ELEMENTOS HISTÓRICOS DEL MUNDO REAL.

Las novelas fantásticas de Canción de Fuego y Hielo de George R.R. Martin y su representación en televisión, Juego de Tronos, presentan un mundo de fantasía de múltiples inspiraciones y referencias históricas y literarias, que nos permite viajar desde la Antigua Roma a la Inglaterra Medieval, a la época de las Cruzadas, o a la Italia renacentista.

La Guerra de las Dos Rosas, que enfrentó a las casas inglesas de los York y los Lancaster (1455-1483), y que tiene sus equivalentes en la serie en la casa Stark y la casa Lannister, es el principal referente histórico en el que se basa la obra. Juego de Tronos está profundamente inspirado en la Edad Media Europea. Sus cortes, sus aires caballerescos, las intrigas de poder o las justas. Poniente es una representación de la Inglaterra medieval y la norteña Casa Stark y su capital Invernalia tienen claras influencias de la historia escocesa.

Sin embargo, la amplitud del mundo de Juego de Tronos va mucho más allá. Aunque con menor protagonismo, hay claros elementos en el continente de Essos, e incluso en el propio Poniente, que nos transportan a las culturas y tradiciones de Oriente, desde Mesopotamia a China.

En este tapiz de Juego de tronos se representa la batalla de Botines de Guerra, con Daenerys liderando a los dothraki a lomos de su dragón.

Un acercamiento a la influencias y referencias históricas de Oriente en Juego de Tronos.

ESSOS: ESSENCIA ORIENTAL.

El gran continente al este de Poniente tiene muchos elementos que nos recuerdan diferentes culturas asiáticas. Sus paisajes, sus gentes, su arquitectura. La mención del Mar de Jade al este del continente es una clara alusión a China, y el Mar Dothraki es una referencia a la gran estepa asiática, en el viven las tribus nómadas de los dothrakis. El continente de Essos estaba dominado antiguamente por el Imperio de Ghis o Ghiscari, que contaba con un poderoso ejército y un rico comercio; con el tiempo fue derrotado por otro gran Imperio, el Imperio Valyrio, que lo superó militarmente y tecnológicamente (fuego valyrio). Este conflicto resuelto tras cinco guerras, nos recuerda las guerras púnicas. Por esta razón Ghiscari, nos puede recordar la historia del Imperio Cartaginés, aunque por su antigüedad también podría inspirarse en el Antiguo Egipto o Persia. Por otro lado, Valyria equivaldría a la antigua Roma. La Bahía de los Esclavos, heredera del pasado Ghiscari, tiene aires africanos y de Oriente Medio, las ciudades esclavistas de Astapor, Yunkai o Meereen, podrían recordar las ricas ciudades dedicadas al trafico de esclavos, en el Norte o el Cuerno de África, así como a la Costa Arábiga. Meereen tiene grandes ziggurats, recordando el Antiguo Egipto y Mesopotamia.

Palacio de Daenerys, con un estilo arquitéctonico que recuerda el Antiguo Egipto

La ciudad portuaria de Qarth, la mayor ciudad jamás construida, protegida por enormes muros y rico centro comercial, tiene reminiscencias en las grandes ciudades históricas de Oriente. Podría representar a la milenaria Constantinopla, pero también a Babilonia, Bagdad o Cartago (su nombre recuerda a Qart Hadasht).

Las majestuosas puertas de Qarth

Un estilo muy diferente que las costeras Ciudades Libres, Pentos o Braavos (que alberga el gran Titán de Braavos, inspirado en el Coloso de Rodas), situadas en el extremo oeste del continente y que recuerdan claramente las ciudades estado italianas como Venecia. En el extremo opuesto, muy al este de la Bahía de los Esclavos, se encuentra El Imperio Dorado de Yi Ti, apenas mencionado en los libros o la serie. Lo poco que sabemos es que se trata de una civilización muy rica y de rasgos muy diferentes a la gente de la Bahía. Este Imperio representaría a la civilización china, una idea que fue confirmada por el propio Martin.

El Mundo de Juego de Tronos. Si Westeros recuerda mucho, incluso geográficamente, a Gran Bretaña, y podría simbolizar la Europa de los reinos medievales; por su parte el gran continente de Essos se inspira en Asia. Shotoryos, al sur, podría representar África.

EL MURO

El principal referente histórico de El Muro defendido por la Guardia de la Noche, la construcción que separa el mundo civilizado de los salvajes y lo desconocido, es claramente el Muro de Adriano, construido en el 122 por el emperador romano Adriano, para protegerse de los bárbaros y pictos situados al norte (Caledonia, Escocia). El propio Martín confesó haberse inspirado en este muro al que una vez visitó en Escocia. Indirectamente se podrían añadir, más paralelismos con dos de los grandes muros de la Historia, que separaban grandes imperios y civilizaciones con la llamada «barbarie». Es el caso de la Gran Muralla China, la construcción humana más grande e impresionante jamás realizada, y en la cual los chinos pretendían protegerse de las incursiones de los nómadas del norte. De igual forma el Imperio Persa, construyó el Gran Muro de Gorgan, llamada la Serpiente Roja, para protegerse de hunos blancos y belicosas tribus turcas. Quizás estos grandes muros se acerquen más a unas antiquísimas ciudadelas que se encuentran en Essos. En un lugar casi desconocido, se alzan los cinco fuertes, un conjunto de ciudadelas y altas murallas que separa el Imperio de Yi-Ti del Mar Sangriento y las Montañas del Amanecer.

Restos de la Gran Muralla de Gorgan, al norte de Irán

LOS INMACULADOS

Soldado mameluco con armadura completa

Mercenarios de élite, antiguos esclavos castrados y destinados al arte militar, destacan por su fiereza, disciplina y lealtad. Ellos forman el cuerpo de élite de la Khaleesi Daenerys. No cabe duda de que tienen muchas similitudes con el cuerpo de esclavos guerreros de los mamelucos, capturados desde niños entre los pueblos eslavos y circasianos de la estepa póntica y formados como guardia de los califas abasíes, y que luego acabarían formando un sultanato independiente en Egipto.

O los famosos jenízaros, una de las mejores unidades militares del Imperio Otomano, y que también tienen sus orígenes en la captura de esclavos para el sultán. Especialmente por su forma de luchar, encontramos más influencias de los Inmaculados: pelean en formación de infantería ligera y van a la batalla equipados con sus cortas lanzas, escudos redondos, espadas y sus cascos puntiagudos símbolo del estatus que los identifica.

Gusano Gris está a la cabeza de los Inmaculados, que sin duda recuerdan mucho a los hoplitas griegos así como a unidades de esclavos guerreros.

Hay ciertos paralelismos con notorios cuerpos militares de la antigüedad. Los Inmortales, el cuerpo de élite de la Persia Aqueménida, también eran 10.000 hombres, la misma cifra que los inmaculados; pero quizás son los espartanos su mejor representación, los mejores hoplitas de la Antigua Grecia. Los propios mercenarios hoplitas, se embarcaron en épicas expediciones a Oriente (Jenofonte y los Diez Mil).

LOS DOTHRAKIS

Este grupo nómada de feroces guerreros, que arrasa todo en su camino tiene muchas similitudes en las hordas de escitas, hunos, turcos y mongoles que invadieron Asia y buena parte de Europa repetidamente. También hay ciertos elementos, como la forma de luchar, las tiendas o la vestimenta, que recuerdan a los nativos de las praderas americanas. En la obra, estos nómadas habitan el lejano Gran Mar Dothraki, el equivalente a la Gran Estepa Euroasiática. Su forma de vida es encima de un caballo, vagando de un lado para otro, dedicados al saqueo y a la guerra, y organizados en grandes hordas (khalasares). No son un pueblo unido, a menudo hay conflictos entre sus belicosas tribus. Su único asentamiento permanente es la misteriosa ciudad de Vaes Dotkrak, situada a la sombra de una montaña y considerada una ciudad santa donde no se puede derramar sangre y donde algún día todo los khals se unirán bajo el Gran Khal que será «el semental que monta el mundo».

Las puertas del caballo de Vaes Dothrak. Los Dothraki adoran los caballos al igual que los pueblos nómadas de la estepa euroasiática

Khal Drogo, emerge como poderoso líder de un gran khalasar, (véase la similud de Khal con Khan, título real de turcos y mongoles) y parece una inspiración de Gengis Khan (1162-1227), el fundador del Imperio Mongol, y uno de los grandes conquistadores de la historia, apenas derrotado en combate.

Jinetes dothraki con arco recurvo

EL SEÑOR DE LA LUZ

Una de las principales religiones presentes en Juego de Tronos es la que rinde culto al Dios de la Luz, Azor Ahai. Se trata de una religión dualista que tiene en el fuego su elemento principal. Melisandre, la mujer de rojo, es el principal personaje que representa esta fe, Ella simboliza el fanatismo religioso, la herejía, la magia, una visión de fe inquebrantable, peligrosa y seductora. Todo ello podría estar basado en el antiguo Zoroastrismo de la antigua Persia, considerada una de las religiones monoteístas más antiguas de la historia. En el zoroastrismo, hay una clara separación entre el bien y el mal, y se adora a Azhura Mazhda como ser supremo. Sus principales edificios de culto son los Templos de Fuego, que hoy encontramos mayoritariamente en Irán y Azerbayán. Una doctrina derivada del zorastrismo, el maniqueismo persa, proclama por el profeta Mani en el siglo III y difundida por buena parte de Asia Central, era un fe dualista, donde la divinidad suprema del bien y una divinidad suprema del mal , ambas igualmente poderosas e igualmente divinas, estaban comprometidas en una lucha perpetua. En el final de los tiempos, el bien triunfará sobre el mal. Esta concepción parece dibujarse del pensamiento de la enigmática y herética Melisandre.

Templo de fuego y su llama eterna en Bakú, la religión zoroastriana es una inspiración de la religión practicada en Juego de Tronos

LOS DRAGONES

Escudo de la casa Targaryen

Los Dragones son un elemento icónico de la obra. Martin caracteriza sus dragones como una suma elementos de los mitos de muchas culturas del pasado con la representación que se ha hecho de los dragones en la fantasía moderna. En muchas tradiciones del mundo los dragones, serpientes aladas, son seres poderosos que han representado el bien y el mal. En la historia de China los dragones fueron vistos como seres benévolos y soberanos, símbolo de fuerza y poder. Los dragones pasarían a representar la ​​autoridad imperial, convertidos en emblemas dinásticos. En otras culturas mediterráneas (Egipto, Grecia, Roma) y posteriormente la Europa Cristiana, los dragones son representantes de lo maligno. En la obra se recogen ambos elementos: los dragones simbolizan el fuego, la fuerza y la destrucción propia de las tradiciones mitológicas de Mesopotamia y Oriente Medio, y el poder real y dinástico de los Dragones del Lejano Oriente. En Juego de Tronos los dragones representan el poder Targaryen. La Casa Targaryen fueron alguna vez conocidos como hábiles jinetes de dragones. Pero solo los elegidos puede controlar a estos gigantes alados. Su dominio puede ser la punta de lanza para la conquista de los siete reinos. Aquí es donde Daenerys Targaryen surge poderosa como la madre de dragones. Aún así, sus enemigos tienen una última baza para acabar con la bestia, la figura guerrera más legendaria y heroica, los caballeros matadragones (como la leyenda de San Jorge).

San Jorge y el Dragón.

DAENERYS, VIAJE INICIATICO Y CONQUISTA ÉPICA

Si con algún personaje histórico se ha comparado a Daenerys Targaryen este es Alejandro Magno (356-323 aC). Daenerys es un Alejandro Magno en mujer. Al igual que Alejandro, Daenerys es una joven y bella conquistadora que empieza una imparable campaña de dominación. Al igual que Alejandro, ella misma se ve como una libertadora. Como él, se alza como gran conquistadora, «liberando» ciudades y esclavos (de igual forma que los griegos se justificaban, alegando que liberaban pueblos de la barbarie persa y la esclavitud, y al mismo tiempo integrando mucho elementos a su reino, cada vez más multicultural). Alejandro se tiene que ver como un rey oriental, al estilo de Darío, su antecesor en el trono persa. Daenerys pertenece a una antigua y poderosa dinastía que por derecho quiere recuperar el poder. Tras un duro viaje iniciático y de sacrificios que le hará descubrir la realidad que la rodea, la joven Targaryen se descubre como reina.

Daenerys Targaryen emerge como la elegida para devolver el poder perdido a la Casa Targaryen

Alejandro y Daenerys son reyes del mundo que han descubierto, conquistado y asimilado formando un gran imperio al este de su tierra original. Las tropas multinacionales de Daenerys recuerdan al ejército de Alejandro, tropas de élite de hoplitas o inmortales. Al igual que Alejandro, Daenerys, agudiza en su ambición cuando más grande es su grandeza y poder, acrecentando sus tendencias tiránicas, y aplastando incluso a sus hombres y generales de confianza. La evolución del personaje tiene su punto de inflexión en su momento más crítico. Daenerys es en el desierto rojo lo que Alejandro en la travesía del desierto de Gedrosia o Jenofonte en el Anábasis. Allí es donde nace la gran Targaryen, la Mhisa madre de dragones.

Meereen liberada del esclavismo

SECTAS RELIGIOSAS

Los Hombres sin rostro, una secta secreta de asesinos que tiene su templo en la Casa de Blanco y Negro de Bravoos, goza de una reputación temible. Casi nada se sabe de ellos. Maestros del disfraz, son verdugos tan hábiles que sus asesinatos parecen accidentes. Estos asesinos de fantasía podrían tener su influencia histórica en la secta de los nizaríes o hassasshin.

Los nizaríes o Hashashin “Asesinos”, fueron una corriente ismaelita, grupo minoritario dentro del chiismo, que surgió en Irán durante el siglo XI, de la mano del místico Hasan-I-Sabah, el “Viejo de la Montaña”, quién estableció su feudo en una inexpugnable fortaleza en Alamut. Tras una guerra civil en el ismaelita Califato Fatimí de Egipto, que acabó con la derrota del principal defensor de la corriente, Nizar, sus seguidores se refugiaron en remotas zonas de Irán y Siria en castillos de difícil acceso interconectados entre sí, creando un vasta red; un pseudo estado nizarí que practicaba un islam ortodoxo e incluso esotérico, con la búsqueda del paraíso y el consumo de hachís como practica habitual. El objetivo de los nizaríes era el asesinato de altos cargos políticos y religiosos, especialmente contra sus enemigos, los turcos selýucidas. Tras sonados asesinatos, revoluciones religiosas, y pérdida de poder entre sus fieles a causa de sus posiciones radicales, los nizaríes cayeron en declive hasta ser arrasados por las hordas mongolas en 1256.

Asesinato de Nizam Al-Mulk, visir del Imperio Selyúcida, víctima de un hashashin. Siglo XIV

ORIENTALISMO, INSPIRACIONES, Y MUCHO MÁS..

Las relaciones entre Poniente y Essos son un espejo de las relaciones históricas, contactos, viajes, contrastes y desencuentros entre Occidente y Oriente, con un marcado acento: orientalismo, exotismo y conquista colonial. Hay casos particulares de algunos reinos que se encuentran en una franja intermedia, pues se distinguen mucho conceptualmente de la Europa Medieval o de Oriente Medio. Es el caso de Dhorne, el soleado reino al extremo sur de Poniente, que tiene marcada inspiración en la España musulmana (Al-Andalus), el norte de África o incluso Turquía. Por otro lado, los Targaryen, antiguos amos de los siete reinos, tienen elementos griegos, romanos y bizantinos. La casa de los Targaryen son herederos del Antiguo Imperio Valyrio (Roma), y sus vestidos, intrigas y sociedad, como una Roma orientalizada, recuerdan en ciertos aspectos al Imperio Bizantino. El incesto es una tradición arrelada en los Targaryen, como lo fue en su momento en el Egipto Ptolemaico. Hay quien puede ver en la bella y culta Daenerys, la última Targaryen, como una Cleopatra, la última faraona.

La sultana servida por los eunucos. Charles Amedee Philip Van Loo (1719-1795)

Las referencias parecen no terminarse aquí. Hay múltiples elementos de las tierras de Essos que recuerdan la historia y tradiciones de Oriente. La estructura social, las sociedades esclavistas o el protagonismo de los eunucos, como el intrigante Lord Varys. Los eunucos son de gran importancia en la historia de la Antigua China y Persia. La arquitectura, los monstruos, los topónimos, tienen el aroma del continente asiático. También la filosofía de la obra parece tener sus fuentes orientales. Twyn Lannister es un auténtico discipulo de Sun Tzu, autor del Arte de la Guerra, en cuanto a sus estratagemas de ajedrecista, su diplomacia y su astucia militar; el padre de los Lannister parece beber de la filosofía oriental del General Chino, añadiendo libremente elementos de vileza y crueldad. O Incluso en las armas y la guerra. El equipo de los caballeros Lannister recuerdan claramente las majestuosas armaduras y cascos de los samurái japoneses.

Jaime Lannister. Las armaduras de los Lannister se asemejan a las que llevaban los samurái del Japón feudal.

Juego de Tronos se inspira en un amplio horizonte de historias, tradiciones y mitologías de nuestro mundo, al este y al oeste.

LAS ICÓNICAS AVENTURERAS QUE CAUTIVARON EL MUNDO DE ENTREGUERRAS

La vida de estas exploradoras ilustres de lo años veinte y treinta atrapó a miles de ciudadanos de todo el mundo que seguían sus peligrosos periplos a través de la prensa, abriendo el imaginario popular y el interés por lo exótico. Una elección de vida nada convencional, aunque posible gracias a formar parte de la alta sociedad y recibir importantes soportes económicos externos para financiar sus aventuras, de gran rendimiento publicitario. Estas mujeres, cuyos logros fueron olvidados rápidamente, destacaron por sus extraordinarias capacidades de pilotaje por tierra y aire y por un valioso legado en forma de relatos de aventura y los considerados primeros documentales audiovisuales de viaje.

Osa Johnson

OSA JOHNSON (1894-1953, Kansas, Estados Unidos)

 Aventurera y naturalista americana. Junto con su marido Martin Johnson fueron los pioneros del documental de naturaleza y etnográfico dejando un legado audiovisual extraordinario. Casados desde 1910, empezaron su aventura en 1917, viajando a las Nuevas Hébridas y a las Islas Salomón. Vivieron un episodio crítico cuando un jefe de la tribu caníbal de los Big Nambas, no les dejaba marchar de las islas, pero por suerte intervino un barco torpedero británico. Quisieron volver a las islas, esta vez con escoltas armados. Siguieron filmando en Borneo, y realizaron varias expediciones por la sabana africana.

A lomos de una cebra en 1921

Realizaron numerosos safaris. Osa fue muchas veces retratada a lomos de una cebra o cazando grandes animales. En 1932 viajaron al Congo Belga, donde filmaron la tribu Mbuti y los gorilas. Allí produjeron el famoso documental Congorilla. Poco después se sacaron el permiso de aviación y realizaron documentales de África desde el cielo, siendo los primeros en volar por encima del Kilimanjaro y el monte Kenia.

Martin y Osa en África
I Married Adventure, autobiografía de Osa Johnson (1940)

Tras un productivo viaje por el norte de Borneo, la pareja sufrió un accidente con su avioneta en California. Martin murió y Osa resultó herida, pero se recuperó. Osa murió en 1953 de un infarto al corazón, sus autobiografías fueron un éxito en Estados Unidos. Los cientos de fotografías de sus viajes tienen hoy un valor enorme, testimonio de una época. Naturalista, experta cazadora, fotógrafa, documentalista, escritora o piloto, fue una mujer pionera en muchos ámbitos, una gran aventurera del siglo XX.

CLÄRENORE STINNES (1901-1990, Mülheim del Ruhr, Alemania)

Piloto de carreras alemana. Primera mujer en dar la vuelta al mundo en automóvil. Su padre era el industrial y político Hugo Stinnes. Tras recibir la educación escolar, trabajó como secretaria para él. En 1924 participa por primera vez en una carrera. De carácter rebelde e indomable, los siguientes años estuvieron lleno de éxitos; ya en 1927 había ganado en 17 carreras, casi siempre contra hombres. Se había convertido en la piloto de carreras de más prestigio de Europa. En 1927 se propone su mayor reto. Con el soporte y financiación del gobierno alemán, muchos técnicos, un séquito de camiones con gasolina y repuestos, y acompañada por el fotógrafo sueco Carl-Axel Söderstrom, y una gran propaganda publicitaria, empieza su vuelta el mundo con un Adler Standard 6. Todo fue registrado. Pasaron por los Balcanes, el Levante, Bagdad, Teherán, Moscú, Siberia, cruzando el lago Baikal y el desierto de Gobi, llegaron a Pekín y tomaron un barco hasta Japón y Hawái. Cruzaron América del Norte, América Central, y América del Sur atravesando los Andes hasta Valparaíso.

Una pionera de la conducción

En este periplo la expedición sufrió grandes penurias. Temperaturas extremas de -53° en Siberia, 50° en Mesopotamia, tormentas de arena en Mongolia o el uso de dinamita para poder cruzar pasos casi imposibles en los Andes. Algunos técnicos abandonaron. Clärenore se mantuvo firme. Continuaron el viaje hacia el norte, alcanzando Vancouver, y posteriormente Nueva York, donde fueron recibidos por el presidente Herbert Hoover. Visitaron la fábrica Ford y cogieron un ferry hacia El Havre. Llegaron a Berlín el 24 de junio de 1929 habiendo recorrido 23 países y 47.000km. Söderstrom y Stinnes se casaron. El matrimonio se fue a vivir al sur de Suecia, dedicándose a la agricultura. Clärenore Stinnes falleció en 1990 a los 89 años. Entre su legado: sus diarios de viaje y su película documental «En el coche por dos mundos», que le permitió alcanzar una enorme pero efímera popularidad.


Stinnes cruzó el mundo en un Adler Standard 6

«Hasta donde yo puedo recordar, siempre sentí una profunda atracción por la aventura. Por más que mi madre intentara despertar en mí la tendencia a las actividades que se consideraban propias de la mujer, yo demostraba siempre otras aficiones«. Clärenore Stinnes, En auto a través de los continentes, 1927-1929. Ediciones Casiopea, 2016

EVA DICKSON (1905-1938, Sigtuna, Suecia)

Nacida como Eva Lindström. Piloto de rallies y aventurera sueca. La primera mujer en cruzar el desierto del Sáhara. Era hija de una familia rica dedicada a la cría de caballos. Eva creció en el castillo Ljung en la localidad de Linköping. En 1925 se casó con el piloto de rallies Olof Dickson, el cual desaprobaría sus viajes y con que el que se acabaría divorciando en 1932. Ese mismo año, de viaje a África, conoce en Kenia al barón barón Bror von Blixen-Finecke, exmarido de Karen Bixen, autora de Memorias de África. Convertidos en amantes, hacen una apuesta (Eva ganó dinero para viajar haciendo apuestas con adinerados miembros de la alta sociedad) y Eva cruza de Nairobi a Estocolmo en coche, atravesando todo el desierto de África, convirtiéndose así en la primera mujer en hacerlo.

Eva en un barco de carga junto a su automóvil (1932)

En 1934 vuelve a Nairobi con el barón Bixen y participa en distintas expediciones científicas. En 1935 viaja a Etiopía como corresponsal de guerra (Invasión italiana de Etiopía) para el periódico sueco de The Weekly Journal. En peligro, sale del país dirección Kenia en mulas, en un viaje de 2000 kilómetros. Se casa en 1936 en Nueva york y junto a los periodistas y escritores Ernest Hemingway y Martha Gellhorn viaja por Cuba y las Bahamas.

Eva en África con el barón Blixen (1935)

En 1937 emprende su mayor sueño y desafío, cruzar de Estocolmo a Beijing a través de la ruta de la seda. Es una ruta muy peligrosa, y mas para una mujer en solitario. El camino a seguir la lleva por Europa Central ,Polonia, Rumania, Turquía, Siria e Irán. En Afganistán, debe repensar su ruta y se desvía hacia la India. Allí, en Calcuta, enferma y su tratamiento con arsénico empeora su salud. Débil después de su tratamiento en el hospital y sin apenas dinero, tiene  que renunciar llegar a China a causa del estallido de la guerra sino-japonesa. Emprende en viaje de vuelta dirección Irán-Irak. Cuando se encontraba en Bagdad, y tras cenar con unos amigos, tuvo un fatal accidente en un curva cuando se dirigía a descansar en su hotel. Murió al instante. Su cuerpo fue trasladado a Estocolmo donde fue enterrada el 22 de abril de 1938.

La icónica Eva Dickson

Eva es considerada la primera mujer piloto de rallies de Suecia (1925) y la tercera aviadora sueca (1923). Sus viajes alcanzaron una gran notoriedad, publicó guías de viaje y autobiografías; fue una auténtica aventurera de los años 30.

ALOHA WANDERWELL (1906-1996, Winnipeg, Canadá)

Indris Galcia Hall, Exploradora, productora y aviadora canadiense. Durante la Primera Guerra Mundial su familia se trasladó a Europa ya que se padre formaba parte del Cuerpo Expedicionario de Canadá (muriendo en la batalla de Ypres, 1917). Tras estudiar en Bélgica y Francia, Idris conoció y se enamoró de Walter Wanderwell, un hombre de negocios sospechoso de espionaje alemán. Walter había puesto un anuncio en el París Herald buscando un nuevo miembro para su expedición, una mujer joven e intrépida que hablara francés. Walter llevaba años filmando sus viajes por carretera. Ahora tenía en mente un viaje récord por todo el mundo con un Ford T. La bella Idris se convertirá en la piloto y cara visible de la expedición. Tenía 16 años. De esta forma se convierte en la primera mujer en conducir alrededor del mundo (1922-1927). Esta empresa alcanza una gran notoriedad en la prensa de la época.

Aloha Wonderwell, fue un icono adolescente de su tiempo, considerada «la chica más viajera del mundo»

Ellos empiezan a hacer películas de viaje ( de 35 y 16 mm). En 1930 Aloha aprende a pilotar un aeroplano Junker; realizan una expedición en el Amazonas estudiando la tribu de los Boroboro y buscando al desaparecido explorador Percival Harrison Fawcett (La ciudad perdida de Z). En 1932, Walter Wanderwell es asesinado en su yate misteriosamente. Aloha se casará de nuevo, con Walter Baker, viajando por Oceanía, América y el sudeste Asiático, y continuando con sus pioneras películas de viaje. Aloha murió en 1996. Había viajado por 80 países y hablaba 11 idiomas. Pocos se acordaban que durante su juventud se había convertido en un icono de la mujer aventurera y exitosa.

La increíble historia de Aloha Wanderwell, una de las grandes viajeras del siglo XX. Taj Mahal, India

CONSULTAS

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/osa-y-martin-johnson-reporteros-tierras-virgenes_15170

https://www.rcinet.ca/en/2017/01/21/artsnon-fiction-the-incredible-story-of-aloha-wanderwell/

ENTRE EL EXILIO Y LA INFAMIA. LAS ISLAS PRISIÓN MÁS TERRIBLES DE LA HISTORIA

Hogar de prisioneros de guerra, siniestras colonias penales, precedentes de los campos de concentración, o bastiones carcelarios inexpugnables. El natural aislamiento de las islas, rodeadas de agua y corrientes marinas, fue visto como el lugar idóneo para el alzamiento de atroces prisiones donde encerrar a condenados políticos y los criminales más peligrosos. Estas son algunas de las más conocidas.

8. ISLA DE CABRERA, BALEARES, ESPAÑA

Durante las Guerras Napoleónicas y tras la Batalla de Bailén (1808), 18.000 franceses fueron hechos prisioneros de guerra por los españoles. De estos, 9.000 fueron llevados a la diminuta isla de Cabrera, al sur de la isla de Mallorca, en el que algunos consideran como el primer campo de concentración de la historia. En Cabrera estuvieron en cautiverio miles de prisioneros franceses en unas condiciones infrahumanas; se trataba de una isla sin recursos, apenas unas pocas cabras y un pequeño riachuelo como única fuente de agua. En un inicio los españoles enviaban víveres cada cuatro días desde Mallorca, pero al tiempo esto se mostró como muy insuficiente. Los propios franceses intentaron organizarse para intentar sobrevivir. Las enfermedades y los robos hicieron mella en una situación completamente desesperada. Muchos morían de hambre (los hombres se comían hasta las lagartijas que encontraban en las rocas), otros se suicidaban y otros caían ahogados en el mar cuando intentaban huir. Muy pocos consiguieron fugarse con la ayuda de pescadores españoles. Hay rumores de que se practicó el canibalismo.

Vistas de la isla de Cabrera, con su antiguo fuerte del siglo XV

Sus penurias duraron 5 años, hasta 1814. Se calcula que solo sobrevivieron unos 5000 hombres. La pequeña isla se había convertido en el infierno de los franceses.

7. ISLA DEL DIABLO, GUAYANA FRANCESA

La isla del Diablo es la isla más pequeña del archipiélago de las islas de la Salvación, frente a las costas de la Guayana Francesa. Encontrándose los edificios administrativos en tierra firme, en Kourou, desde 1851 un pequeño islote cercano fue utilizado como colonia penal para los criminales más peligrosos y presos políticos del Imperio. Esta isla prisión alcanzó notoriedad por sus condiciones extremas. La brutalidad del personal, el aislamiento absoluto, el clima tropical e insalubre, y especialmente la infestación de mosquitos, hormigas y otros insectos, y por supuesto la fácil propagación de enfermedades y epidemias. Entre 1852 y 1938 más de 80.000 presos fueron llevados a la isla del Diablo, con una tasa de mortalidad del 75%. Escapar de la isla era misión casi imposible, pues había que salir con barca para alcanzar tierra y luego cruzar una impenetrable selva. Aún así, unos pocos lo lograron. La terrible prisión tuvo muchos convictos famosos, como Alfred Dreyfus, el capitán injustamente condenado por traición, que estuvo en la isla en 1895.

Casa de Alfred Dreyfus en la Isla

El militar italiano Charles de Rudio, condenado por el intento de asesinato de Napoleón III, logró escapar hasta la vecina Guayana Británica y luego formó parte del ejército estadounidense participando en la batalla de Little Big Horn. O el anarquista Clément Duval, que consiguió fugarse en 1901 y empezar una nueva vida en Nueva York. Y quizás el más famoso de todos ellos, EL célebre escritor Henri Charrierè, encerrado entre 1931 y 1945, y autor de la novela Papillon (1969), basada en su propia vida, el protagonista consigue escapar de la Isla del Diablo. El centro penitenciario fue clausurado en 1946.

6. COLONIA ROSS, ISLAS ANDAMÁN, INDIA

En 1858 la administración británica creó la colonia de la isla de Ross situada en las islas Andamán, en el Índico. Con la mayoría de prisioneros procedentes de la rebelión india de 1857, en un principio la misión de los prisioneros consistía en cortar y limpiar la isla para poder construir chozas y viviendas y así levantar un campamento penal. Acabaron llegando unos 8.000 prisioneros. La escasez de recursos y la propagación de enfermedades tropicales hicieron estragos entre los condenados. El trato hacia los prisioneros fue brutal. El uso de drogas tranquilizantes y otras pruebas médicas entre los prisioneros, y por lo tanto experimentación humana, fue un escándalo que no se conoció hasta mucho tiempo después, y que no hizo más que lastimar más la salud de los reclusos. Entonces las autoridades cambiaron de sistema y empezaron a dar palizas a cualquier señal de rebeldía: ahorcaban directamente a los más débiles y a cualquiera que intentara escapar.

Los cuarteles de la colonia penal, en las Islas Andamán (India) Siglo XIX.

De la población penal llegaron a morir unos 3500 hombres a causa de neumonía, disentería o malaria. Otra gran amenaza para los prisioneros fueron los indígenas de la isla, famosos por sus prácticas caníbales, así como por la densa selva que cubría la isla, haciendo casi imposible escapar de allí. Se dice que cada año murieron 700 prisioneros en la colonia penal. La colonia Ross empezó a ser desmantelada tras la Primera Guerra Mundial.

5. ISLA DE NUEVA CALEDONIA, PACÍFICO SUR

L’evasion de Rochefort. Eduard Manet. 1881

La colonia penal de la Isla de Nueva Caledonia, posesión francesa en los mares del Sur, estuvo en funcionamiento entre 1864 y 1924. La colonia creció en varias oleadas. Los primeros presos en llegar fueron los «convictos» o transportados» delincuentes de todo tipo, (ladrones, asesinos..) destinados a pagar condena realizando trabajos forzados en la Ile Nou, dedicándose a levantar los edificios y carreteras que formarían la colonia. En segundo lugar el grupo de convictos políticos, participantes de la revuelta Mokrani en Argelia en 1871, o los comunards o deportados de la Comuna de París, que en 1872 serían trasladados a la isla de los Pinos. Entre ellos Louise Michel o Henri Rochefort. En 1877 había unos 11.000 prisioneros en Nueva Caledonia. Solo hubo una fuga exitosa conocida, la de Henri Rochefort en 1874, que tras escapar a nado hasta un islote, y con la ayuda de otros deportados libres, a bordo de un barco británico consiguieron llegaran a Australia.

Los comunards obtuvieron una amnistía en 1880; solo 40 familias permanecieron en la isla. Podían obtener tierras con gran esfuerzo y altos costes. En 1878, los propios prisioneros fueron utilizados para sofocar la gran revuelta de los canacos, los indígenas de la isla, que amenazó seriamente la administración colonial francesa. En 1885 empezaron a llegar un nuevo grupo de presos reincidentes o relegados a la isla de los Pinos.

4. ISLA DE SAJALÍN, RUSIA

La Rusia Zarista construyó numerosos katorgas (campos de trabajo, precedentes de los Gulags) en las vastas áreas de los Urales y Siberia, con el fin de llevar allí presos políticos, terroristas y criminales de todo tipo. Entre ellas, una de las más importantes y recónditas, fue una colonia penal en la inhóspita isla de Sajalín, en el Pacífico norte. Fue notoria por el gran aislamiento y el duro clima polar. Nevadas continuas y hielo por todo alrededor, un clima extremo que reducía al mínimo el éxito de las fugas. El escritor ruso, Antón Chéjov, visitó la cárcel. El 18 (30) de abril de 1869, Alejandro II aprobó el «Reglamento del Comité sobre la organización de trabajos forzados», a partir de ese momento, Sajalín se definió oficialmente como un lugar de trabajos forzados y exilio.

Fotografía de los presos de Sajalín, encontrada entre las notas de Chéjov. Siglo XIX. Pavlovskij, I.I.

La vida en la isla de Sajalín durante el período de trabajos forzados y exilio fue poco prometedora en todos los aspectos. El duro trabajo tuvo tristes consecuencias, fue un gran freno para el desarrollo económico y cultural de la isla. Se gastaron enormes fondos en la colonización de Sajalín por la fuerza, hasta 30 millones de rublos, pero los resultados fueron extremadamente decepcionantes. Durante los años de existencia de trabajos forzados en Sajalín, más de treinta mil criminales criminales y políticos cumplieron sus sentencias. En 1897, y a pesar de la publicación del relato de Anton Chéjov sobre su visita a Sajalín en 1890, muchos rusos desconocían la brutalidad y el salvajismo de la ‘isla del diablo’. En 1897, Doroshevich, el periodista más popular de Rusia, viajó a Sajalín y pasó tres meses recorriendo la isla, entrevistando a numerosos prisioneros y funcionarios, y registrando sus impresiones.

3. ISLA DE ALCATRAZ, ESTADOS UNIDOS

Conocida como La Roca, fue la Prisión de Alta Seguridad de Los Estados Unidos por antonomasia y quizás la más famosa de todas las islas prisión. La pequeña isla rocosa de Alcatraz, situada en la bahía de San Francisco, a dos kilómetros de la costa, y con sólo nueve hectáreas, ya había servido como cárcel de prisioneros de guerra tiempos atrás. Pero su leyenda empezó cuando se convirtió en una prisión de la Agencia Federal de los Estados Unidos en 1934. Por aquí pasaron algunos de los más célebres criminales de toda la historia, como Al Capone, Robert Franklin Stroud, conocido como el «Pajarero de Alcatraz», o Bumpy Johnson. Con fama de inexpugnable debido a su estructura, la extrema vigilancia, secundada por un gran faro, además de estar rodeada por las frías aguas del Pacífico, llenas de tiburones, haciendo de la evasión una auténtica quimera. Lo cierto es que solo hubo un fuga exitosa de la prisión tras 14 intentos, la increíble fuga de Frank Morris y los hermanos Anglin en 1962. Un evento importante fue la fuga de 1946 que acabó descubierta. Acabó con un baño de sangre muriendo dos guardias y tres presos. Aunque tenía capacidad para albergar más presos, Alcatraz no superó los 302 reclusos. El 21 de marzo de 1963 cerró sus puertas debido a los excesivos costes de mantenimiento.

Alcatraz, el penal más famoso de Estados Unidos

2. ROBBEN ISLAND, SUDÁFRICA

Esta pequeña isla situada en la Bahía de Table Bay, a unos doce kilómetros de Ciudad del Cabo, fue descubierta por los portugueses en 1488, y llamada la Isla de las Focas por los colonos holandeses, que desde el siglo XVII la utilizaron como prisión, encarcelando líderes indígenas Khoikhoi y muchos deportados desde sus colonias de Indonesia. Posteriormente el Imperio británico también la utilizó como cárcel y como colonia de leprosos en el siglo XIX. A partir de 1961 el Gobierno del Apartheid de Sudáfrica utilizó la isla de Robben como una prisión de máxima seguridad para los presos políticos más peligrosos. Los convictos realizaban un trabajo durísimo en la cantera, iban pobremente vestidos y a menudo pasaban frío. Allí permanecieron durante muchos años grandes líderes africanos como Ahmed Kathrada, Robert Sobukwe o Jacob Zuma. Nelson Mandela, que pasó 18 años encerrado en Robben Island, se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica, muchos de sus compañeros de prisión formaron parte de su gobierno. El penal fue cerrado en 1991 para presos políticos y en 1996 para criminales. Hoy la isla es Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Robben island es un memorial y monumento nacional de Sudáfrica

1. ISLA GORGONA, COLOMBIA

También llamada la Alcatraz colombiana. Inaugurada en 1960 y cerrada en 1984. Esta isla deshabitada al sur de las costas de Colombia, fue convertida en una prisión colombiana de alta seguridad. Castigo de violadores, asesinos, los criminales más peligrosos eran condenados a esta remota isla que albergaba multitud de tiburones blancos en sus aguas, y en tierra, serpientes venenosas y tarántulas. Enfermedades tropicales, una frondosa selva y la brutalidad de los guardias y de los propios internos hacían casi imposible escapar de allí. Hubo numerosas denuncias de malos tratos y de abusos contra los derechos humanos. Solo hubo tres fugas exitosas tras 25 intentos. Entre los fugados, se encontraba el asesino en serie y violador Daniel Camargo Barbosa, quien consiguió escapar en 1984 con una rudimentaria embarcación. Los autoridades lo dieron por muerto, ahogado o devorado por los tiburones. Lo cierto es que llegó al continente. Durante los dos años desde su escape, Barbosa violó y asesinó entre 70 y 80 niñas en Ecuador. En 1986 fue recapturado y condenado en una cárcel de Quito, donde fue asesinado por un compañero de celda. El penal cerró definitivamente en noviembre de 1984. Hoy sus restos se encuentran cubiertos por la vegetación. La isla forma un Parque Nacional.

Aún se pueden ver las estructuras de la atroz prisión de Gorgona, en un entorno que es un auténtico paraíso natural

https://www.smithsonianmag.com/history/ten-infamous-islands-of-exile-1947938/

MOHI

Era casi medianoche cuando el rey Bela decidió atacar a los invasores, no sin temor a que la ofensiva fuera un error fatal. La situación era bastante desesperada. No sólo por la llegada de aquellas hordas orientales, sino por la insumisión de sus propias fuerzas. Las tribus cumanas, pacificadas poco antes, eran unos aliados incontrolables, que frecuentemente se veían inmersos en conflictos con otros contingentes del ejército. Ahora bien, el rey de Hungría y Croacia, si que depositaba la confianza en los caballeros templarios y hospitalarios, quienes ya le habían demostrado su fidelidad y valor en la batalla. El ataque iba dirigido contra un tropa avanzada mongola que se había dedicado a saquear las afueras de Pest, pero que no se había atrevido a avanzar más allá. Bela ordenó a sus tropas que atravesaran el puente del río Sajo en dirección al campamento enemigo. La tropa húngara, formada básicamente por caballería ligera y ballesteros y liderada por Coloman, duque de Eslavonia, y el noble Ugrin Csák, sorprendió a Batu Khan. La ola de flechas no encontró respuesta en los arqueros a caballo tártaros, que no podían maniobrar cómodamente en la oscuridad. Los mongoles perdían muchos efectivos, entre ellos baatars, hombres de la guardia personal del Khan, mientras los húngaros reafirmaban su posición defensiva sobre el puente del Sajo. Batu Khan ordenó la retirada hacia los bosques nevados situados al norte. Los húngaros estaban eufóricos, pero al mismo tiempo decepcionados de su propio rey, tan temeroso de enfrentarse a una pequeña formación de tártaros, tan sólo alentada por el saqueo. Las críticas ya se escuchaban en boca de los oficiales, que quisieron igualmente celebrarlo como si hubiera sido una victoria épica.

Batu Khan y sus hombres llegaron donde les esperaba el resto de sus hombres, en el gran campamento nómada. Con la moral intacta, conscientes de que aquello tan sólo había sido una toma de contacto. Había comprendido que derrotar a los húngaros no sería tan fácil como días antes lo había sido derrotar a polacos y bohemios; o como la captura de Kiev meses antes. Los húngaros contaban con la mejor caballería ligera de Europa, unos caballos que también provenían de las estepas, y que eran parientes de los propios caballos mongoles. También conocía las majestuosas fortificaciones defensivas de las que disponían, con unos muros casi inquebrantables. El vasto campamento húngaro al otro lado del río presentaba una defensa majestuosa, fortificado con torres y carretas de lado a lado. Batu bajó la cabeza por un instante, pero de inmediato se reafirmó y se dirigió a su tropa, ordenando descansar. El gran general Subotai se encontraba pocos kilómetros más al sur, junto al helado río Sajo, donde había pasado inadvertido por el ejército magiar. Atacarían al amanecer y someterían todas las tierras al oeste. Sus caballos alcanzarían el Gran Mar. Toda Europa caería bajo los dominios del Gran Khan.

Al alba, la hueste mongol de Batu Khan, formada por más de 10.000 hombres, se lanzó como un relámpago contra las fuerzas húngaras que defendían el puente. El viejo Subotai, coordinado con el Khan, estaba preparado para su ataque desde el flanco del sur. A pesar de ser un terreno pantanoso, los mongoles habían encontrado una zona donde poder cruzar el río con sus rápidos caballos y coger por sorpresa a los defensores. Los jinetes tártaros se abalanzaron contra las fuerzas de defensa del puente. Esta vez sí, tenían una buena visión para sus arcos. Los húngaros, confiados en que los invasores se habían retirado al norte, se despertaron horrorizados. Miles de flechas cubrían el cielo. La caballería ligera del Khan hizo estragos contra los ballesteros y la infantería de guardia. Mientras, Subotai atacó por el flanco tal y como estaba previsto, con un efecto envoltorio que rodeaba a los húngaros. El rey Bela, reaccionó tarde, a desesperación de sus propios hombres. Entrando en pánico, se apresuró a adelantar a sus mejores hombres, los caballeros pesados ​​templarios y hospitalarios. El príncipe Coloman demostró gran coraje en la lucha cuerpo a cuerpo, liderando y alentando la resistencia. De igual forma actuó el Arzobispo Ugrik, que demostró tener el espíritu y la audacia de un guerrero. Ambos estaban muy decepcionados con su rey, al que acusaban de no haber sabido preparar la batalla. Aún así, su comportamiento heroico daba esperanza a los defensores. La batalla quedó estabilizada justo a la altura del puente, donde la caballería móvil y los arqueros mongoles combatían con grandes dificultades a los valerosos templarios, que con su armadura completa, sus escudos y sus espadas de doble filo y lanzas largas era un rival casi imbatible en la lucha cuerpo a cuerpo. El choque se encontraba en un punto muerto, nadie era capaz de avanzar terreno. Las bajas en ambos bandos crecían a un ritmo vertiginoso. La contienda empezaba a ser una carnicería.

Fue entonces cuando Batu Khan decidió utilizar el terror. En primer lugar ordenó a un gran contingente de arqueros que disparara flechas incendiarias contra defensores y torres de defensa. Acto seguido mandó a los ingenieros chinos que cargaran los fundíbulos, también llamados lanzapiedras. Estas monstruosas armas de asedio arrojaban grandes bloques de piedra contra las fortificaciones con una fuerza destructiva superior. Pero fue otro arma, nunca vista por aquellos hombres, la que terminó de desmoralizarlos. Los tártaros manejaban unos extraños cilindros que contenían polvo negro en su interior y a los que inmediatamente prendieron fuego por uno de los agujeros. Al cabo de unos segundos, los mismos tubos propulsaron con gran fuerza unos proyectiles que parecían lanzas de fuego y que emitían un silbido infernal; surcaban los aires a gran velocidad en dirección a las defensas húngaras. Algunas alcanzaron la torre de defensa y los hombres junta a ella. Al impactar con la piedra se partían en múltiples pedazos de hierro afilado como el cuchillo. Constantes destellos de luz y un humo espeso cubrían la visión de los aterrados defensores. Algunos hombres morían ensartados, otros eran tomados por las llamas, cayendo de la torre al vacío, donde se encontraba la masa de las fuerzas húngaras. Como consecuencia, otros hombres se prendieron de las llamas. Gritaban desesperados intentando llegar a las aguas del río Sajo, sin conseguirlo. Algunos hombres lo interpretaron como un castigo divino, dejando de luchar. Rezaban arrodillados mientras esperaban la muerte. La retaguardia húngara era un verdadero infierno. Viendo su efectividad, los tártaros lanzaron nuevas lanzas de fuego contra las posiciones defensivas, causando estragos en cada una de ellas. El campamento entero ardía. Al mismo tiempo, Subotai había conseguido su propósito y sus arqueros a caballo habían cogido por sorpresa a las más lentas tropas de Bela. La gran defensa del puente, ante la incesante presión de los invasores, acabó cediendo. Bela comprendió que estaban perdidos. Él y sus generales de mayor confianza se retiraron sigilosamente, conscientes de que su vida colgaba de un hilo.

La retirada húngara fue enormemente caótica, lo que aprovecharon los implacables jinetes de las estepas. Las fuerzas ligeras de Subotai, las más avanzadas, persiguieron a los derrotados. No tuvieron compasión. Todo aquél que estaba bajo el alcance de sus flechas o lanzas murió irremediablemente. Ugrin había muerto a causa de las graves heridas, y el estado moribundo de Coloman tampoco tenía salvación. Fuego, sangre y montañas de cadáveres cubrían ahora la llanura de Mohi. Bela y su séquito habían estado a tiempo, y salvarían la cabeza. Por lo menos esta vez.

Batalla de Mohi (1241), entre húngaros y mongoles. Ánonimo. Códice 2623, fol. 29r: Geschichte der orientalischen Königreiche, 1350-1374. http://data.onb.ac.at/rec/baa5023497

Este relato se basa en la batalla de Mohi (1241) durante el cual las fuerzas del Imperio Mongol, lideradas por Batu Khan y el general Subotai, derrotaron decisivamente al Reino de Hungría en tiempos del Rey Bela IV. El ejército húngaro fue prácticamente aniquilado (las bajas superaron los 10.000 hombres, de un total de 15.000 hombres según fuentes contemporáneas). Muchos nobles y señores húngaros perecieron durante la invasión y sus tierras quedaron arrasadas. Por su parte, el ejército mongol, formado por unos 20.000 hombres, básicamente tropas de caballería, tuvo también severas bajas, ralentizando su hasta entonces imparable avance. Es probable que en esta batalla se emplearan rudimentarias armas de fuego chinas, siendo las primeras vistas en Europa. Este episodio fue el punto culminante de la invasión mongola de Polonia y Hungría de 1241, que dejaba Europa Central al descubierto. En un invierno especialmente crudo, la avanzadilla mongol merodeaba y saqueaba a su merced en la región de Hungría, Moravia y Austria, llegando muy cerca de Viena, provocando grandes desplazamientos de población civil. La noticia de la muerte del Gran Khan Ogedai llegó al campamento tártaro a principios de 1242, y obligó a la tropas mongolas a regresar a su patria para la celebración del Kurultai, la asamblea de elección del nuevo khan del imperio, quizás salvando Europa de una grave amenaza. Por su parte, Bela IV (1206-1270), refugiado en Dalmacia tras la derrota, dedicó el resto de su reinado a reconstruir una tierra devastada, por lo que en Hungría se le conoce como «el segundo fundador del país».

HISTORIA Y LEYENDA DE LAS KUNOICHI, LAS MUJERES NINJA DEL JAPÓN SENGOKU. PRIMERA PARTE.

LEJOS DEL IMAGINARIO CONTEMPORÁNEO DE LOS NINJAS, DURANTE EL PERIODO DE LOS ESTADOS COMBATIENTES DE JAPÓN (1467-1615) HUBO AL SERVICIO DE LOS SEÑORES DE LA GUERRA UNA RED DE ESPIONAJE FEMENINO: LAS KUNOICHI. ENVUELTAS EN UNA AURA DE MISTERIO EN LA HISTORIA, ESTAS MAESTRAS DE LA ACTUACIÓN, DIRIGIDAS POR LA NOBLE CHIYOME MOCHIZUKI, SE INFILTRABAN EN LOS HOGARES ENEMIGOS PARA CONSEGUIR INFORMACIÓN PRIVILEGIADA.

En una gran mansión del Japón feudal del siglo XVI, una bella y aparentemente inocente sirvienta está apunto de culminar la misión secreta para la que ha sido entrenada:

Una princesa con naginata y dos samurái. Uno de ellos parece salir del cofre donde permanecía escondido. Shuntei. 1900-1920. https://ukiyo-e.org/image/jaodb/Shuntei_Miyagawa-No_Series-A_Princess_with_sword_and_two_Samurai-00043677-120304-F06

En cierto momento, la kunoichi debe decirle a la esposa del maestro de manera casual y sin importancia que quiere enviar un cofre de madera, el cual le ha dejado a alguien. Nadie sospechará que ella podría tener una estratagema, en absoluto: incluso un guerrero extraordinario o uno con la mente más ingeniosa del mundo no lo concebirá, y es aún menos probable que la esposa en cuestión tenga dudas. así que seguro le dará permiso para que llegue la caja. Entonces la agente femenina debe informar de antemano a los guardias de la puerta sobre la llegada del cofre. Antes de que llegue, debes hacer que alguien se esconda dentro del cofre, antes de que llegue a la puerta del castillo. Este baúl debe tener un doble fondo y la ropa debe colocarse en la parte superior. Además, está bien que el fondo sea pesado y debe ser transportado por dos hombres. Sun Tzu dice: Al principio, muestra la timidez de una doncella, hasta que el enemigo te dé una oportunidad; luego emula la rapidez de una liebre corriendo, y será demasiado tarde para que el enemigo se oponga.

Los incautos guardas apenas han revisado el cofre perteneciente a una dama de la casa. Una vez dentro, la joven sirvienta pide que la caja se coloque en la estancia de los criados. Cae la noche. El silencio y el sueño reinan en la morada, pero la doncella no duerme. Bajo su guía, una sombra ha salido del cofre, y amenazante, se dirige a los aposentos del señor, para completar la ansiada venganza.

El kakuremino no jutsu mencionado anteriormente debe usarse cuando hay muchas personas que te conocen y nada más parece tener éxito. Esta habilidad es del más alto secreto y, por lo tanto, existen tradiciones orales que la acompañan. Si este arte se usa correctamente durante tu misión shinobi, no hay castillo en el que no puedas infiltrarte, sin importar cuán estrictamente esté protegido. Bansenshukai, capítulo 2, sobre la técnica del kakuremino no jutsu


Bellas mujeres en la residencia del Daimyo o Yashiki

El Japón del siglo XVI es un periodo convulso de luchas internas y señores de la guerra que se enfrentan incesantemente por extender su zona de influencia. En este contexto la obtención de información enemiga representa una gran ventaja táctica: los ninjas o shinobi, mercenarios entrenados como servicio de inteligencia, espían, sabotean y asesinan para el mejor postor. También las mujeres forman parte de esta red. Transformación, actuación, persuasión, belleza, inocencia, espionaje, asesinato. Entre la historia y la leyenda se encuentran las kunoichi, las mujeres ninja, que si bien mantenían algunas características comunes con los ninjas masculinos, diferían en el uso de las artes de la seducción y del género como ventaja (Kunoichi No jutsu o el Arte de la Agente Femenina, Bansenshukai, (1676).

“Se trataba solo de una mujer, nadie sospecharía de ellas”

Estudios modernos, aún sin ser concluyentes, interpretan que durante el periodo entre 1561 y 1582 decenas de mujeres fueron reclutadas y entrenadas por la líder del santuario sintoísta de Netsu, (provincia de Shinano): Chiyome Mochizuki. Estas jóvenes de origen muy humilde, eran educadas y convertidas en perfectas sirvientas, geishas o sacerdotisas miko, y como de si un caballo de Troya se tratase, se infiltraban en los hogares enemigos para alcanzar un objetivo. Una delicada y paciente tarea que podía significar años de trabajo sin apenas comunicación alguna con su mentor y el permanente riesgo de ser descubierta. La mayoría de las imágenes modernas de las ninjas femeninas provienen de los estereotipos de las obras de cine y televisión. Y es que el imaginario ninja y en particular el de las kunoichi, ha sido alterado desde mitades del siglo XX cuando la literatura y el cine japonés las convierten en un elemento erótico y a la vez, en luchadoras fabulosas y asesinas implacables que manejan todo tipo de armas secretas, desde el abanico tessen hasta el neko-te (garra de gato).

La imagen moderna de las ninja

EL JAPÓN DE LOS ESTADOS COMBATIENTES

A mitades del siglo XVI Japón se encuentra en un estado de desorganización y inestabilidad política muy importante que persiste desde la guerra Onin (1467-1477). La autoridad central es prácticamente inexistente y los señores feudales y los más poderosos de entre todos ellos, los daimios, legitiman su creciente poder mediante el control de la tierra y la capacidad militar. Hacia 1560 y por primera vez desde mucho tiempo atrás, algunos daimios obtienen suficiente influencia como para luchar por el poder absoluto: es entonces cuando se iniciará un periodo de conquista y largas guerras a través de tres figuras capitales, los tres grandes unificadores del país: Oda Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieyasu, el primer Shogún (gobernante de facto del país). Este periodo de guerra civil es conocido como Periodo Sengoku.

Oda Nobunaga, unificador de Japón

Oda Nobunaga (1534-1582), partiendo desde una posición privilegiada en el centro del país, conquistó la capital Kioto, debilitó gravemente el poder de los centros budistas y acabó con el poder nominal de los Ashikaga, el frágil clan gobernante. A través de sus conquistas militares sobre otros señores, sus dominios se ampliaron hasta conseguir controlar la tercera parte del país. Eran los cimientos de la futura unificación. Tras sus asesinato, tomará las riendas del poder su antiguo vasallo Toyotomi Hideyoshi (1537-1598), convertido en regente imperial, imponiendo la centralización política y administrativa del país. Hideyoshi incluso se aventurará a invadir Corea en las expediciones de 1592, empresa militar que acabará en fracaso. Tokugawa Ieyasu (1543-1616) completará la unificación del país tras la decisiva victoria en la batalla de Sekigahara (1600), convirtiéndose en el primer Shogún del Japón unificado.

Batalla de Sekigahara (1600). Periodo Edo final. Museo de Historia de Gifu. En el mayor enfrentamiento del Japón feudal, las fuerzas de Tokugawa Ieyasu se impusieron al Clan Totoyomi liderado por Itshida Mitsunari, marcando el destino final del país. Grupos de ninjas participaron en los movimientos previos a la batalla, como el asedio de Fushimi o el asedio de Otsu. Era el comienzo de una nueva era.

LOS SHINOBI

La nobleza samurái, la clase guerrera por excelencia, serán unos de los actores de una estrategia militar en pleno proceso de transformación: la introducción del arcabuz en las islas por parte de los portugueses (1543), aporta nuevas posibilidades en el campo de batalla, magistralmente empleadas por Oda Nobunaga con la creación del cuerpo de los ashigaru, campesinos convertidos en infantería ligera con arcabuces, decisivos en la crucial batalla de Nagashino (1575). El sabotaje, la anticipación, el conocimiento sobre el enemigo y la guerra psicológica también son determinantes: es el arte de la guerra en todo su conjunto: los mismos señores feudales entenderán la importancia de estos factores en el transcurso de sus luchas: hay la necesidad de disponer de unas fuerzas especiales y secretas. Los shinobi.

Ninja y el príncipe Genji. Utagawa Kunisada (1853). La imagen clásica de los ninjas, vestidos de negro y ejerciendo como asesinos letales a la luz de la luna.

Los shinobi o ninja eran campesinos o granjeros, gentes de clase baja, convertidos en  mercenarios, reclutados por distintos señores de la guerra para ejercer funciones de espionaje, sabotaje y asesinato. Sus técnicas formaban parte del complejo Ninjutsu (“El arte del escape”), un arte marcial y filosófico de influencias chinas con 20 disciplinas diferentes. Un autentico modo de vida que incluía técnicas de supervivencia y de connivencia con la naturaleza; camuflaje, el uso de varios tipos de armas (sable, cadenas, naginata, estrellas shuriken), el combate cuerpo a cuerpo, el uso de hierbas medicinales, el empleo de artefactos explosivos, la orientación y la meteorología, la espiritualidad, y muchas otras facetas. Se cree que los ninjas surgieron en el mismo periodo que los samuráis, en los siglos X-XI, y que tienen su origen en los monjes ermitaños de las montañas, los Yamabushi. Es a finales del periodo Sengoku, cuando estallan las guerras entre los gobernantes y clanes de Japón, donde los ninjas adquieren más importancia y los nombres de algunos de ellos pasarán a ser legendarios. Es más importante que nunca tener la ventaja táctica de la información para vencer a tus enemigos. Entre los clanes ninja, contabilizados en unos setenta a finales del siglo XVI, sobresalen dos casas famosas por su rivalidad: Koga e Iga, . El mundo de los shinobi cuenta básicamente con tres textos históricos: el Ninpiden, un conjunto de pergaminos y técnicas escritas por el famoso ninja Hattori Hanzo hacia 1560, y el Bansenshukai y el Shoninki, los dos manuales del ninjutsu escritos por Fujibayashi Yasutake en el siglo XVII.

Representación de dos ninja en un manual del periodo Edo (siglo XVIII)

EL CONCEPTO DE KUNOICHI

El enigma que envuelve a las mujeres ninja, llamadas, kunoichi, ya es presente en su propia denominación. La etimología de la palabra “kunoichi” presenta algunas controversias. Por un lado, su traducción parece ser «mujer», ya que su kanji (uno de los tres sistema de escritura japonés, utilizado para expresar conceptos) se asemeja mucho. Por otra parte, una de las teorías más extendidas es que su traducción es “Uno de nueve”, referido a que las mujeres tienen un orificio más que los hombres (orificio vaginal), dando a entender las habilidades de su uso; otros autores creen que el término es apócrifo (inventado por el escritor Futaro Yamada en su novela novela Ninpō Hakkenden de 1964). Parece claro que el término no era habitual en el periodo Edo (1603-1868). En el Basenshukai, el manual de los clanes ninja de Koga y Iga compilado por Fujibayashi Yasutake en 1676, es mencionado el Kunoichi-no-jutsu, la técnica para utilizar a la mujer para el espionaje. “Las mujeres pueden entrar donde los hombres no lo pueden hacer” Esta mención podría referirse a el uso de mujeres como agentes especiales. Es decir, pudieron haber existido mujeres que ejercieran como shinobi, sin embargo, nunca hubo un término real para ellas hasta que en los años sesenta Yamada inventó un apodo para este grupo.

Las referencias históricas sobre estas agentes femeninas son muy escasas, apareciendo tan solo en el mencionado Bansenshukai y en alguna referencia en pergaminos del periodo Edo. Apenas conocemos los nombres de las mujeres que ejercieron de kunoichi. Sin embargo, hay una mujer que sobresale en todas sus leyendas. Su fundadora y cabeza pensante: Chiyome Mochizuki, también llamada Mochizuki Chiyojo o Mochizuki Chiyo. Figura legendaria y controvertida, mencionada tan solo por investigadores modernos, como una posibilidad todavía por esclarecer, es llamada la fundadora de este cuerpo de mujeres espías.

Las ancestrales sacerdotisas errantes o aruki-miko podrían estar detrás de las historias de las Kunoichi

LAS KUNOICHI, ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA El investigador Shishei Inagaki apunta en su obra Investigación de la Historia Japonesa (1971), que en 1561, Takeda Shingen, uno de los más poderosos señores feudales del periodo, aprovecharía la posición estratégica de Lady Chiyome, con su alto estatus social (viuda del samurái Mochizuki Moritoki y descendiente de ninjas de Koga) para concederle el título de sacerdotisa suprema del templo de Netsu y encomendarle una importante misión secreta: Reclutar y entrenar un grupo de mujeres ninja que se harían pasar por sacerdotisas miko: mujeres respetadas e incluso temidas por su habilidades artísticas, adivinatorias y chamánicas; con una inusual capacidad para viajar libremente y acceder a hogares, mansiones y castillos, y por lo tanto una excelente herramienta para espiar a sus enemigos y enviar mensajes e información a sus aliados. Es el nacimiento del mito de las kunoichi. Y es que a mediados del siglo XX, estudios basados en fuentes contemporáneas, la literatura y el séptimo arte se encargarán de dar forma a la leyenda de las kunoichi, que hoy forma parte de nuestro imaginario popular. Sin embargo, algunos especialistas actuales afirman que detrás de las leyendas hay indicios históricos que señalan que pudo haber existido algún tipo de red de espionaje femenino en el Japón feudal.

CONTINUARÁ..

Templo del Clan Mochizuki en Nagano, construido en 1475

PARA SABER MÁS:

Shiba, Ryotaro (2015). El Castillo de los Búhos. Madrid: Quaterni

Yasutake, Fujibayashi (2014). Bansenshukai. El espíritu de los ninja. Barcelona:  Editorial Kairós.

Yoda, Hiroko, Alt, Matt; Kondo, Yutaka (Ilustr.) (2018). NINJA ATTACK!. Guía ilustrada de Samuráis, Asesinos y Forajidos de Japón. Madrid: Quaterni

LA REPÚBLICA DE LANFANG

Una comunidad minera china formó a finales del siglo XVIII un avanzado microestado republicano en la codiciada isla de Borneo. Algunos especialistas ven todo un hito político en la creación de una entidad protodemocrática confuciana en una tierra de grandes sultanes y imperios coloniales, justo en el mismo periodo que nacía la democracia moderna en Europa y Estados Unidos.

ORÍGENES

A finales del siglo XVII y principios del XVIII, cuando los manchúes conquistaron toda China y erradicaron los últimos poderes Han, la ya tradicional diáspora china por todo el continente asiático se acrecentó. Motivos políticos y económicos, provocaron grandes migraciones hacia el sudeste asiático, región necesitada de mano de obra y con grandes recursos naturales. Muchos Hakka, procedentes del sur de China, mayoritariamente de la provincia de Guangdong, emigraron hacia la isla de Borneo. En un principio, los inmigrantes chinos llegaron a la isla para trabajar para los sultanes, que querían explotar las minas de oro y estaño. Las comunidades de mineros chinos disfrutaron de una amplia autonomía. A raíz de eso y para proteger a los recién llegados, los clanes chinos se agruparon formando diferentes federaciones mineras autónomas, algo parecido a grandes cooperativas comerciales. Eran los llamados Kongsi.

Movimientos migratorios chinos en el siglo XIX. Sambas, Montrado y Pontianak fueron importantes enclaves de llegada china en Borneo Occidental.

Estas comunidades o casas de clanes, tenían la función de reunir, proteger y ayudar económicamente a los miembros de un mismo clan. Los Kongsi fueron una exitosa empresa de los llamados «chinos de ultramar». Algunos Kongsi gozaban de una excelente organización y controlaban un territorio nada despreciable: funcionaban como verdaderos microestados. Hacia 1770, había más de 20.000 chinos en Borneo. Estas federaciones prosperaron durante más de un siglo, hasta finales del siglo XIX. Hubo múltiples Kongsi en Borneo, pero las tres comunidades o repúblicas más destacadas y de mayor tamaño fueron la República de Lanfang, la Confederación Heshun y la Federación Santiaogou.

Moneda china del Kongsi de Lintian, en el noroeste de Borneo. Alrededor de 1850.

Los kongsi rivalizaron con los holandeses por el control de Borneo, estallando una serie de guerras que con el tiempo liquidarían a las compañías mineras.

Retrato de Luo Fangbo

Low Lan Pak, de nombre Luo Fangbo, creció en una comunidad hakka de Guangdong. Hombre culto y ambicioso, suspendió los exámenes imperiales en 1772. Lejos de sucumbir y con ansia de ver mundo, recoge su atención la fiebre del oro de Borneo, y se embarca en una nueva empresa. Junto a cientos de familiares y amigos emigran a Kalimantan, donde ya había muchos chinos presentes desde 1740, cuando fueron llamados por el Sultán de Kalimantán Occidental para trabajar en las minas. Allí Luo Fangbo trabaja como profesor; sus cualidades e inteligencia le valen para convertirse en el líder de la comunidad china presente. Dos años más tarde, Luo Fangbo y su comunidad se alejaron del territorio del Sultanato de Sambas, del que estaban sujetos, y se trasladaron a nuevas tierras sureñas. Se dice que Luo Fangbo fue el fundador del Kongsi de Lanfang en 1777, para proteger la comunidad de los invasores holandeses. Él mismo es elegido presidente y recibe el título chino «Ta Tang Chung Chang» o Jefe de la Región Autónoma. En ese momento, 7 comunidades Kongsi competían entre sí, y a la vez, luchaban contra la invasión armada de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Luo Fangbo formó una milicia y consiguió repeler dos veces la expedición holandesa.

EL KONGSI DE LANFANG

Low, que proclamó la República de Lanfang en 1777, se basó en principios democráticos; democracia directa, elección de cargos con una especie de parlamento o salón de actos (zongting), compuesto por representantes de los aldeanos y los mineros; Lanfang se dividió en provincias, condados, pueblos y aldeas. Los pilares económicos de Lanfang eran el comercio, la agricultura y la minería. Dongwanlu (actual Mandor) fue la capital del nuevo Kongsi de Lanfang. Luo Fangbo indagó para la mejoría de las técnicas agrícolas, el desarrollo del transporte y la fabricación de armas. No había un ejército permanente, pero se entrenaba a la población para formar una milicia china y nativa en caso de emergencia. Low buscó apoyos externos, así se alió con el sultán de Pontianak (1793) y se puso bajo el amparo de la dinastía Qing, a la cual enviaba informes, y probablemente tributos, anualmente. La democracia de Langfang distaba mucho de las ideas europeas del siglo de las luces. Más bien tenía que ver con el sistema gremial chino, las tradiciones organizativas confucianas y el autogobierno rural chino tradicional. El estado prosperó gracias a los enormes recursos del territorio y a una buena organización. La federación gozó de cierta estabilidad por lo que pudo ampliar las tierras bajo su control, incorporando pequeños Kongsi en 1788. Era el Kongsi más prominente de todo Borneo. Luo Fangbo falleció en 1795, dejando un buen sucesor en el cargo y asegurando la continuidad de la entidad.

Comunidades Kongsi en Borneo Occidental (siglos XVIII-XIX), con Lanfang (en naranja) en el sur.

LAS GUERRAS KONGSI

La decadencia de la dinastía Qing en el siglo XIX, dejó más vulnerables a las federaciones Kongsi. Estas comunidades empezaron a sucumbir ante las fuerza superior de los holandeses que hasta ahora habían mostrado un interés menor hacia la isla de Borneo en comparación a Java.

La dominación tuvo sus obstáculos. Se libraron hasta tres guerras contra chinos y locales, (Guerras Kongsi), que mostraron una resistencia tenaz. En 1823 hubo una rebelión de varias ciudades de Kalimantan Occidental contra el dominio colonial holandés. La expedición militar de Jean Lambert de Stuers acabó por pacificar la región. Desde entonces los Kongsi cayeron bajo tutela directa holandesa. En 1854 se lanzó una poderosa expedición militar de 2200 hombres escoltados por varios buques de guerra contra los chinos del norte de Borneo. Muchos Kongsi fueron desmantelados, pero el Kongsi de Langfang logró sobrevivir tras un acuerdo con los holandeses que los otorgaba cierta autonomía.

Fuerte holandés en Sambas.

Pero su destino estaba sentenciado. Las continuos abusos coloniales contra la población local de Mandor, ciudad principal de Langfang, podía hacer estallar la situación en cualquier momento. La rebelión se produjo en 1884 en forma de guerra de guerrillas. Los rebeldes chinos fueron respaldados por los Dayaks, una de las principales etnias del oeste de Borneo, enfrentándose a las patrullas holandesas. Eran 10.000 milicianos dispuestos a asaltar a los guardias holandeses, que no sumaban más de 4.000. Hubo algunos asesinatos notorios de capitanes holandeses. Los rebeldes eran calificados como pandillas o bandas criminales. La inferioridad tecnológica y la falta de armamento terminaron con todas las esperanzas chinas, rindiéndose en febrero de 1885, acabando con la existencia de la República de Lanfang tras 110 años. La República había tenido un total de doce líderes. Lin Ah Sin fue su gobernador. Los chinos fueron castigados con muchas restricciones y un severo control a sus actividades. Muchos de ellos emigraron a Sumatra o Singapur. Los Países Bajos no declararon oficialmente la ocupación de Lanfang hasta después de la caída de la dinastía Qing en 1912.

Inscripción bajo la tumba de Luo Fangbo. Mandor, Borneo. Fuente: http://www.backpackers.com.tw/forum/showthread.php?p=4183937

Conocemos la historia de Lanfang gracias a los escritos que dejó el yerno del último gobernador del Kongsi, Yap Siong-Yoen, y que fue traducida al holandés en 1885, y la historia registrada por el sinólogo holandés JJM de Groot, que ese mismo año la recogió de la mano del último presidente de la República. Fue la única comunidad minera de Borneo de la que quedaron fuentes escritas.

Aunque calificado así en muchas crónicas posteriores, Lanfang no fue un país independiente tal y como lo entendemos hoy; Fundada unos años antes la ratificación de la Constitución de Estados Unidos (1787) y del estallido de la Revolución Francesa (1789), bases de la democracia moderna, la federación minera bebía de unas tradiciones gremiales y democráticas profundamente chinas, sin conexiones aparentes con la Ilustración francesa. Lanfang, fue una federación semindependiente (siempre bajo la atenta mirada de sultanes, la Dinastía Qing o la gobernación holandesa) con un gobernador o presidente propio, con una actividad asamblearia y una incipiente división de poderes. Su eficacia le permitió sobrevivir durante más de un siglo. Fue el primer intento de una república moderna en Asia.

Bandera de Langfang

CONSULTAS

Heidhues, Mary F. Somers (2003). Golddiggers, Farmers, and Traders in the «Chinese Districts» of West Kalimantan, Indonesia. Vol. 34 of Southeast Asia publications series (illustrated ed.). SEAP Publications. Cornell University. ISBN 0877277338.

https://johorkaki.blogspot.com/2022/02/was-there-lanfang-republic-that-existed.html

AVIADORAS DE LA RUSIA IMPERIAL

La desconocida historia de las mujeres piloto de la aristocracia rusa que marcaron los primeros pasos de la aviación

La Rusia zarista, un país agrícola, atrasado y con una industrialización muy débil, tuvo un sorprendente interés en el desarrollo del mundo aeronáutico aprovechando el talento de una reducida clase de hombres con estudios superiores y técnicos. Grandes ingenieros y pioneros de la aviación que habían cursado estudios fuera del país, como Ígor Ivanovich Sikorski, autor del primer avión quatrimotor del mundo (Sikorski Russki Vityaz, 1913), y uno de los primeros biplanos de bombardeo de la historia, de gran éxito durante los compases iniciales de la Primera Guerra Mundial (RBVZ Ilya Muromets, 1913).

Así, durante los primeros años del siglo XX, una pequeña clase intelectual y/o aristocrática rusa, influenciada por los avances franceses, se interesó por la aeronáutica. En estas iniciativas, que incluían pruebas de prototipos, de motor y vuelo, pruebas de altitud, peligrosas exhibiciones aéreas y vuelos de largo recorrido, participarían una serie de intrépidas mujeres fascinadas con la idea de volar, siempre secundadas por pilotos experimentados. Algunas de ellas incluso formarían parte de las fuerzas armadas rusas de la Gran Guerra, participando en vuelos de reconocimiento. Sin embargo, su participación como pilotos militares sería rechazada.

EL PRECEDENTE NO RECONOCIDO

Kuznetsova-Novoleynik en 1911

Domnikia Ilarionovna Kuznetsova-Novoleynik (1886-1962): Esposa del ingeniero, piloto e instructor de vuelo Pavel Andrianovich Kutznesov. Al igual que su marido, Domnikia tenía mucho interés en el mundo de la aviación: juntos asistieron a clases sobre pilotaje y conferencias de aeronáutica. Todo conocimiento de Domnikia era meramente teórico, pues la pareja disponía de un aparato de un solo asiento y por lo tanto ella no podía volar. Pero en una ocasión lo intentó. En mayo de 1911, Domnikia probó de despegar con un Blériot XI, perdiendo el control y estrellándose en el suelo, afortunadamente sin heridas graves. En junio del mismo año, un periódico sueco, publicó una fotografía suya señalándola como «la primera piloto rusa». En realidad, Domnikia nunca pudo sacarse la licencia oficial de piloto. Su marido abandonó el pilotaje en 1912 tras sufrir un grave incidente en Vladivostok. Formaron una familia feliz. La carrera de Domnikia despegó en el mundo de espectáculo, destacándose como actriz teatral e incluso directora.

LA PRIMERA PILOTO RUSA

Lidia Zvéreva

Lidia Zvéreva Vissarionovna (1890-1916): La primera piloto rusa con certificado de aviación. Hija de un general, recibe educación en la escuela femenina Mariinsky. Su marido fallece al cabo de dos años de matrimonio. Zvéreva ingresa en el club de vuelo en 1910, y en noviembre de 1911, con veintiún años, supera los exámenes, convirtiéndose en la primera piloto rusa y la octava mujer del mundo con licencia para volar. En la escuela aeronáutica conoce al que se convertirá en su segundo marido, un reputado instructor de vuelo, Vladimir Sliusarenko. Juntos realizaron varios vuelos de exhibición en Livonia, Curlandia, Bakú o Tiflis. (1911-1912).

En Riga, centro de una fábrica de construcción y reparación de aviones, fundan una nueva escuela de aviación, donde prosigue con sus clases magistrales de vuelo. En una de estas Lidia tuvo un accidente que casi le cuesta la vida, cuando un fuerte viento «empujó» su inestable Farman contra las gradas llenas de espectadores. Tras realizar una maniobra brusca, el avión volcó y ella impactó contra unos escombros. Afortunadamente en unas semanas estuvo recuperada.

Lidia Zvéreva, pionera de la aviación, murió trágicamente con tan solo 26 años.

Tras el estallido de la Gran Guerra, Vladimir traslada su empresa a Petrogrado, donde recibe una subvención para desarrollar aviones militares, de la clase Farman, Mourane-Saulnier o Lebed XII. Lidia Zvereva falleció de tifus el 15 de mayo de 1916. Un destino trágico para una joven de solo veintiséis años. La fábrica de su marido funcionó hasta la revolución de 1917. Poco después emigró a Australia. Atrás quedaba la piloto que abrió el camino a muchas mujeres.

EL ENIGMA SHAKOVSKAYA: PRINCESA, PILOTO Y REVOLUCIONARIA

Evgeniya Shakhovskaya (1889-1920): fue una pionera de la aviación rusa. Nacida en una familia aristócrata de San Petersburgo, era prima lejana de Nicolás II. Recibió una excelente educación y se convirtió en una buena atleta. Formaba parte del círculo de seguidores de Grigory Rasputín (1907). En 1911 empieza a tomar clases de aviación, y en 1912 supera el examen oficial de piloto militar en Alemania. Allí conseguiría un trabajo como instructora de vuelo. Es considerada una excelente aviadora, pero al mismo tiempo confiada y temeraria. Tuvo un accidente cuando el tanque de combustible de su avión se incendió, pero pudo aterrizar a tiempo y salir del aeroplano. Durante la guerra ítalo-turca, se ofreció al ejército italiano, pero su propuesta fue rechazada. En Alemania, conocería al famoso instructor Vsélovod Abramovich, uno de los grandes pioneros de la aviación rusa y uno de los principales discípulos de los hermanos Wright. Inician una relación sentimental, compartiendo muchos vuelos juntos.

La princesa Shakhovskaya en un aeroplano junto a Vsévolod Abramovich

En 1913 la princesa Shakhovskaya pierde el control de su biplano y se estrella, muriendo su marido de las graves heridas. Ella sobrevivió pero intentó suicidarse al enterarse de la muerte de su amado. Algunos la acusaron de un error fatal. Juró no volver a volar, pero al año siguiente incumplió su promesa.

La historia de Shakhovskaya aún es objeto de controversia, víctima de la moral de la época.

Durante la Primera Guerra Mundial, su figura alcanzó de nuevo gran notoriedad y polémica. Por una parte ella formó parte de vuelos de reconocimiento de la fuerza aérea zarista, siendo considerada la primera piloto militar de la historia, aunque no participó como piloto de combate. No se conservan documentos al respecto. En cambio si hay testimonios de que la joven princesa estuvo en boca de todas las reuniones palaciales de la aristocracia rusa por su vida agitada vida amorosa. Estacionada en Kaunas (Lituania), empiezan a circular rumores de sus numerosas relaciones con hombres y sus amistades germanófilas. Se la tilda de ninfómana, malversadora y se la acusa de alta tradición. Es condenada a muerte. El zar Nicolás la perdona personalmente al estar en estado de gestación. Es encerrada en un monasterio. Al cabo de unos meses es liberada, y cuando estalla la guerra civil rusa se une a los bolcheviques. Sirve en la lucha contra la contrarrevolución en la Cheka de Kiev, donde se distingue por su crueldad en los juicios y ejecuciones siempre con una pistola Mauser en mano. Dicen los rumores que se vengó de los hombres que la habían acusado durante la guerra. Durante este periodo se convierte en una adicta a la morfina. En una de las ejecuciones, y bajo los efectos de las drogas, mató a un compañero, e inmediatamente fue asesinada a tiros por el resto de los presentes (1920). Hay más teorías sobre su final; algunos rumores poco aceptados dicen que se casó con un oficial alemán en 1918 y que murió en Francia en 1933. Vida al borde de la destrucción? Víctima de una época? Sigue sin esclarecerse la tormentosa historia de la primera piloto de guerra.

LA ACTRIZ Y DISCÍPULA DE ANTHONY FOKKER

Liubov Golanchikova

Lyubov Alexandrovna Golanchikova (1889-1961): Aviadora, la tercera mujer rusa en recibir la licencia de piloto. Conocida también como la primera aviadora de Estonia. Probablemente nació en Viljandi, en el sur de Estonia. De familia modesta, su padre fallecería tempranamente. Su madre, Olga, se casó de nuevo y su padrastro la animó a tomar estudios. Se convirtió en «Molly», actriz infantil, cantante y bailarina con frecuentes actuaciones en Villa Rode, en las cercanías de San Petersburgo. A partir de 1910, en el mismo terreno donde se encontraba Villa Rode y un hipódromo, se empezaron a realizar espectáculos aéreos, con los mejores pilotos del momento (entre ellos la baronesa y primera mujer aviadora Raymonde de Laroche). Lyuba, que asistía como espectadora, quedó fascinada y empezó a tomar clases de vuelo, consiguiendo su licencia a finales de 1911.

No encontraba trabajo como piloto, y se dedicó a las exhibiciones aéreas, teniendo más de un susto y accidente. Al año siguiente destacó como piloto de pruebas. En Alemania conoció al prometedor diseñador de aeronaves Anthony Fokker, que ya destacaba por las excelentes capacidades de sus aviones. En 1912, estableció un récord en el espectáculo aéreo internacional al volar a 2200 metros de altitud, récord para un mujer. Fokker la contrató para promocionar sus aviones.

Galanchikova junto a León Letort en 1913. Colección de Jean-Pierre Lauwers.
https://earlyaviators.com/eljuba.htm

Durante la Gran Guerra, voló para la Cruz Roja; en 1917 voló como observadora de la flota imperial. Tras estallar la revolución, se unió a los bolcheviques y es posible que realizara vuelos de reconocimiento para la fuerzas revolucionarias. Formó pilotos en el escuadrón de entrenamiento de la Fuerza Aérea del Ejército Rojo. Emigró a Estados Unidos en 1923, donde intentó continuar con su carrera de piloto e incluso se preparó para ser la primera mujer en cruzar el Atlántico (1927), pero la propuesta no se materializó. Dejó de volar definitivamente en 1930. Años después trabajó como taxista en Nueva York, ciudad donde fallecería en 1959.

POR TIERRA Y AIRE

Elena Samsonova

Elena Pávlovna Samsonova (1890-1958): Hija de un ingeniero militar, cursó estudios superiores femeninos en la escuela Bestuzhev de San Petersburgo, caso excepcional para las mujeres de la época. Solo las más privilegiadas y preparadas podían llegar a él. Tras terminar, se desplazó a Varsovia donde aprendió a ser conductora, y participó en carreras de automóviles en su Rusia natal. Su amor por el motor continuó con un nuevo interés por volar, pero fue rechazada en la escuela de vuelo Gatchina. Pero Elena no se rindió y consiguió llegar a piloto tras superar los cursos y los exámenes en una escuela privada de aviación de Moscú (1913). Se convertía así en la quinta piloto rusa con licencia. Su carrera laboral regresó a tierra, ejerciendo de taxista. Durante la Gran Guerra trabajó como enfermera en Varsovia y como conductora de motocicletas en el frente suroccidental. Su salud empeoró y probablemente ya no regresó al frente. Cuando estalló la revolución, pudo servir de nuevo en el ejército, esta vez si consiguiendo ser valorada como piloto, y formando parte del 26º cuerpo de Aviación. En este punto de la historia se pierde casi todo rastro de su vida. Lo poco que se sabe es que fue a vivir a Sujumi, Georgia, ejerciendo de profesora de educación física.

LA PILOTO DE ODESA

Evdokia Vasilievna Anatra (1889-?): Pariente del millonario propietario del Odessa Aero Club, centro de una fábrica de aviones, en octubre de 1911 Evdokia abandonó su tierra natal para tomar clases y graduarse en la escuela de vuelo Gatchina, convirtiéndose en la tercera mujer rusa con licencia. Consiguió un récord de altitud con su aeroplano y participó en la primera guerra mundial en misiones de reconocimiento, estando activa hasta 1917.

Evdokia Anatra, con tocado blanco

LA CONDUCTORA DEL ZAR

Sofia Alekseevna Dolgorukova (12/12/1887–12/12/1949): Dama de honor de la corte imperial, hija del conde Bobrinsky y de su esposa, Nadezhda Polovtsova, una de las primeras astrónomas rusas. Sofía destacó desde pequeña por su inteligencia y múltiples intereses. En 1907 se casó con el príncipe Dolgorukov, capitán de la guardia, con quién tuvo una hija, también llamada Sofía. Se graduó como cirujana en el Instituto de la Mujer de San Petersburgo. Participó como voluntaria de la misión médica rusa en las guerras balcánicas (1913), siendo premiada por su gestión del estallido de una epidemia de cólera en Serbia. Sofia destacaba notoriamente en otro campo. Era conductora automovilista, siendo la única mujer participante en el rally de automóviles de Kiev organizado por Nicolás II en 1910.

Dolgorukova durante la carrera imperial de 1910.

Su interés también cubría el campo de la aviación. En 1912 se sometió a entrenamientos de vuelo en Francia bajo el tutelaje del señor Blériot. Regresó a Rusia e ingresó en la escuela imperial de pilotos, y en abril de 1914 obtuvo su licencia. Al estallar la guerra presentó su solicitud para ejercer como piloto militar, pero fue rechazada. En su lugar ejerció como hermana de la caridad. Tres años más tarde se le presentó una nueva oportunidad. Con la subida al poder de Kerensky, pudo ejercer como piloto imperial, sirviendo en el 26º destacamente de aviación. Pudo haber realizado varias salidas de reconocimiento aéreo. Con la subida al poder de los bolcheviques emigró a Londres con su hija y partir de 1926 vivió en Francia trabajando como taxista. Falleció en 1949. Su hija, Sofía Skipwith, conocida como la «princesa roja» por sus simpatías comunistas, tuvo un destacado papel en la Resistencia y contribuyó heroicamente al rescate de judíos durante el holocausto nazi.

UN CAPÍTULO OLVIDADO

Pese a las abismales diferencias de posibilidades respecto sus homólogos masculinos, las mujeres piloto jugaron un papel fundamental en los peligrosos inicios de la era de la aviación. Sus actos y hazañas contribuyeron al desarrollo tecnológico y a la popularidad del transporte aéreo. Se calcula que en 1911 el 20% de pilotos eran mujeres. Ese mismo año, tres mujeres rusas conseguían su licencia de aviación.

En los inicios de la Primera Guerra Mundial, el Servicio Aéreo Imperial Ruso tenía la flota más grande del mundo, superando a la francesa. En octubre de 1914 la fuerza rusa que actuaba en el frente oriental armó aviones para la combate aéreo y el bombardeo, otorgándole superioridad por aire hasta entrado 1916, cuando los reveses militares y el colapso económico bajaron drásticamente la producción de aviones y frenaron el desarrollo aeronáutico nacional. Algunas mujeres actuaron en misiones de reconocimiento aéreo.

Durante la Gran Guerra las mujeres sirvieron en el ejército ruso, una decisión de cierta finalidad propagandística: un cuerpo de tierra (Batallón de la muerte) y algunas aviadoras por aire, aunque siempre con funciones limitadas y bajo supervisión masculina. Con el nuevo poder soviético, Rusia fue el primer país en declarar la igualdad legal para las mujeres (una ideología que no siempre se exhibió en la práctica), lo que les permitió ingresar al servicio militar. Se abría la oportunidad de las mujeres de enrolarse como pilotos militares (la primera piloto militar de la historia fue Zinaida Kokorina en 1925). Las mujeres soviéticas tendrían un rol esencial durante la Segunda Guerra Mundial, también en el campo aéreo, con el 588.º Regimiento de Bombarderos Nocturnos, las famosas Brujas de la Noche.

Zinaida Kokorina, la primera piloto militar del mundo, fue instructora de algunas de las más destacadas mujeres piloto rusas de la Segunda Guerra Mundial, como la comandante Nina Raspopova

Descubre más sobre mujeres pioneras de la aviación.

CONSULTAS

https://archive.ph/xh6Al

https://es.rbth.com/historia/87298-primera-mujer-piloto-rusa-disenadora-aviones