MUJERES COMBATIENTES EN LA GRAN GUERRA (1914-1918)

Durante la primera guerra mundial las mujeres jugarán un rol vital en la producción industrial y armamentística para sostener la economía de guerra. Al mismo tiempo actuarán como cuerpo auxiliar y de asistencia médica en la retaguardia y los hospitales de campaña. Muy pocas, y casi siempre ocultando su identidad, combatirán en el frente.

LLAMADA AL ESFUERZO NACIONAL

Es durante la primera guerra mundial y a causa de las necesidades bélicas, que por primera vez las mujeres se incorporan al trabajo de forma masiva; antes de la guerra las mujeres solo ocupaban puestos en la industria téxtil y de manufacturas; ahora había que cubrir los puestos que los hombres en el frente no pueden hacer: en la industria armamentística, en fábricas de municiones (munitionettes) y de producción de maquinaria. Estos trabajos podían ser realmente peligrosos y agotadores ( largas horas en espacios muy cerrados con vapores tóxicos, accidentes con las máquinas, manipulación materiales explosivos, envenenamiento por mercurio..) Además las mujeres cubren por primera vez de forma importante funciones de transporte público, seguridad (aparecen las primeras mujeres policía), enfermería, educación, administración y comunicaciones. Se realiza una extraordinaria campaña publicitaria para la movilización de las mujeres en la guerra. Un esfuerzo patriótico y vital para la victoria.

Mujeres trabajando en una fábrica de gas en Suiza.

ROL EN EL FRENTE

Las mujeres van a la guerra con un papel auxiliar no combatiente, en su mayoría como enfermeras. Es el caso de Gran Bretaña, Francia, Canadá o Estados Unidos. Alrededor de 80.000 mujeres se enlistan en las filas de Gran Bretaña, y aunque la mayor parte no saldrán de la isla, unas 9000 son trasladadas a Francia. Los cuerpos de enfermería británicos incluyen el Servicio de Enfermería del Ejército Imperial de la Reina Alexandra (QAIMNS), el Servicio de Enfermería Yomanri de Primeros Auxilios (FANY) y el Destacamento Médico Voluntario (VAD); Y a partir de 1917, en el Ejército se estableció el Cuerpo de Ejército Auxiliar de la Reina María (WAAC). Además de realizar tareas de enfermería, tambíén se ocupan de la cocina, oficinistas y teleoperadoras, tareas de mécanica o conduccion de transportes y convoyes, como ambulancias. Estados Unidos, Australia o Canadá enviarán un importante número de mujeres al frente francés para realizar tareas similares, básicamente de enfermería. El papel de estas mujeres acabaría siendo fundamental y su esfuerzo reconocido.

a full-length depiction of a member of the Women's Army Auxiliary Corps. text: G R WOMEN URGENTLY WANTED for the W.A.A.C WOMEN'S ARMY AUXILIARY CORPS WORK AT HOME AND ABROAD WITH THE FORCES COOKS CLERKS WAITRESSES DRIVER-MECHANICS ALL KINDS of DOMESTIC WORKERS.
Cartel publicitario del WAAC

Tampoco hay que olvidar el rol secreto de algunas mujeres bien posicionadas, que serán utilizadas en misiones especiales, en el espionaje y contraespionaje de la guerra, los juegos de intrigas políticos y de información (Solo hay que recordar a la célebre Mata Hari).

En el campo militar, luchar no era una opción para las mujeres y cualquier intento era rechazado y castigado. De forma excepcional, unos pocos ejércitos llegaron a aceptar mujeres en el frente, siempre vestidas como un hombre. En el caso de Rusia se fue más allá con la creación de batallones exclusivamente femeninos. En países como Rumanía, Serbia y Montenegro ciertas mujeres fueron integradas en el ejército naciendo auténticas heroínas de guerra. Sumado a los horrores de la guerra, en muchas ocasiones estas mujeres tuvieron que soportar el desprecio de sus propios compañeros masculinos.

CÉLEBRES COMBATIENTES DE LA GRAN GUERRA

MARIA BOCHKAREVA (1889-1920, Rusia): Conocida como Yaksha. La primera mujer en dirigir un batallón femenino, el batallón de la muerte. Maria tuvo dos matrimonios fallidos en los que abusaron de ella, durante el período 1905-1913. Regresó a su Tomsk natal cuando estalló la Gran Guerra. Decide alistarse en el ejército imperial (tuvo un permiso personal del Zar). En el ejército y como en su pasado, sufrió abusos y humillaciones por parte de sus compañeros masculinos. Durante la guerra demostró una gran valía siendo herida dos veces, e incluso matando a un soldado alemán. Condecorada, durante el período Kerenski organizó una unidad militar exclusivamente femenina.  La idea de crear equipos de combate de mujeres fue aprobada por el Comandante en Jefe Supremo, el general O. Brusilov y O. Kerensky. Ambos veían en el cuerpo femenino una potencial arma propagandística y de revitalización de las tropas. De acuerdo con los términos de admisión, cualquier mujer entre 16 y 40 años podría participar en la formación. Al mismo tiempo, debía tener un título educativo y aprobar una comisión médica, que identificó y eliminó a las mujeres embarazadas. Un 30% de las mujeres eran estudiantes y un 40% habían superado la educación secundaria. Nacía el Batallón de mujeres, también conocido como Batallón de la muerte de mujeres rusas.

Integrantes del batallón de la muerte. 1917.

Este seria el primero de diferentes batallones femeninos rusos que se crearon durante el transcurso de la guerra, llegando a movilizar a unas 5000 mujeres, pero solo el batallón de la muerte de mujeres rusas y el batallón Perm combatieron en el frente. Bochkareva seleccionó a las 300 más preparadas. Rapadas o con el pelo muy corto, tras un duro entrenamiento fueron enviadas al frente oriental. La unidad participó en una gran batalla cerca de Sorgon desempeñando un buen papel. Pero la gran desmoralización de los soldados varones no fue de mucha ayuda. Yaksha resultó herida de nuevo. Ya en el periodo bolchevique, fue detenida dos veces acusada de colaborar con los blancos, y detenida para ser ejecutada. Pero un soldado que la conocía pidió su liberación.

Al salir del país, viajó a Estados Unidos y a Gran Bretaña. Allí se entrevistó con Woodrow Wilson y Jorge V. En 1919, regresó a Rusia para intentar crear una unidad femenina de médicos dentro del ejército blanco de Kolchak, pero fue capturada y fusilada por los bolcheviques (1920).

Imagen
Maria Bochkariova

MILUNKA SAVIC (1895-1973, Serbia): Heroína de guerra serbia, quizás la mujer más condecorada en la historia militar. Nacida en el pueblo de Koprivnika, a los 13 años decidió ocupar el lugar de su hermano que había sido llamado a filas para participar en la segunda guerra de los Balcanes. Se cortó el pelo y se vistió como un hombre. Alistada en el ejército de tierra, participó en batalla demostrando su valía en la batalla de Bregalnica contra las tropas búlgaras, que acabaría con victoria serbia y su ascenso a cabo. Tenía numerosas heridas y tuvo que ser atendida. Fue entonces cuando se descubrió su género, para gran sorpresa de los médicos. Se le propuso pasar al cuerpo de enfermería, pero ella lo rechazó; quería luchar como un soldado más. Ya en la primera guerra mundial, destacó en la batallas de Kolubara (1914), una victoria decisiva. En la batalla del río Crna (1916), capturó sin ninguna ayuda a 23 soldados búlgaros. Fue premiada con numerosas condecoraciones, destacando la Croix de Guerre con una palma de oro. Fue la única mujer de la primera guerra mundial en recibirlo. Fue desmovilizada en 1919.

Rechazó una oferta para vivir en Francia con un pensión de guerra.Tuvo un matrimonio fallido en 1923, del que nació una hija, adoptando tres hijos más posteriormente. En el período de entreguerras cayó en el olvido trabajando precariamente como limpiadora. En la segunda guerra mundial, rechazó una invitación del pro-alemán Milan Nedic, siendo castigada en el campo de concentración de Banjica durante 10 meses. Con la llegada del socialismo recibió una pensión. Empezó a ser reconocida en sus últimos años.

Imagen
Milunka Savic

FLORA SANDES (1876-1956, Reino Unido): La única mujer británica que sirvió como soldado en la primera guerra mundial. La más pequeña de una numerosa familia de origen irlandés, de joven desarrolló afición por la esgrima, la equitación y el tiro, y aprendió a conducir. Entrenó para una organización paramilitar femenina que enseñaba primeros auxilios y simulacros de emergencias. Al estallar la Gran Guerra, fue rechazada como enfermera, pero se unió a una unidad de ambulancias que era enviada a la crisis de Serbia. Inicialmente trabajó en una ambulancia pero durante la gran retirada hacia Albania el convoy de ambulancias quedó seriamente tocado. Entonces se inscribió como soldado en el ejército serbio, ya que este era de los pocos que admitía mujeres. Destacó, ascendiendo a cabo. En 1916, durante el avance serbio a Monastir, fue gravemente herida por una granada de mano, luego de una lucha encarnizada cuerpo a cuerpo. En curas en el hospital, recibió la condecoración más alta, la Estrella del Orden de Karadorde y fue promovida. Fue desmovilizada en 1922. En 1927 se casó con un oficial del ejército blanco ruso, Yuri Yudenitch, viviendo en Belgrado. Sus autobiografías tuvieron gran éxito, viajaba por todo emundo para realizar conferencias, siempre vestida con uniforme militar.

En la ofensiva alemana de serbia de 1941, ambos fueron llamados a las armas, pero no hubo tiempo de asumir sus deberes militares. Fueron detenidos por la Gestapo, pero liberados al cabo de pocos días. Su marido cayó enfermo y acabó muriendo. Flora regresó a Inglaterra.

Imagen

ECATERINA TEODORIU (1894-1917, Rumanía): Heroína rumana, participó en la primera guerra mundial. Proveniente de una humilde familia campesina, Ecaterina empezó a ejercer como profesora en 1916. Miembro de los scouts (1913), quedó muy afectada por la muerte en combate de su hermano Nicolae. Decidió ingresar a filas. El ejército rumano, así como hemos visto anteriormente también con el serbio, eran de los pocos que podían admitir mujeres como soldados. Aún así era visto como algo excepcional. Ecaterina ya había destacado trabajando como enfermera.

I es que acudió a unirse a soldados y civiles en la defensa de Targu-Jiu. Su valentía impresionó a la familia real rumana, quien la invitó a Bucarest. Con ánimo de venganza por la muerte de su hermano, participó como soldado voluntaria planificando la difícil huida de su compañía. En noviembre de 1916 fue capturada pero consiguió darse a la fuga, siendo herida en una pierna tras matar un soldado alemán que la perseguía. Consiguió alcanzar su compañía, pero de nuevo fue herida esta vez en ambas piernas. Se recuperó en el hospital de Iasi. Pidió unirse de nuevo como enfermera (1917). Fue condecorada y nombrada teniente segundo al mando de 25 hombres. Propuso unirse al pelotón que se dirigía a realizar una ofensiva. Pero en agosto de 1917 los alemanes realizaron un importante ataque. Mientras Ecaterina dirigía un contraataque para recuperar el terreno, fue alcanzada por una ráfaga de ametralladora. Antes de morir dijo, “Adelante, hombres, no lo dejéis, todavía estoy con vosotros!” Es llamada la “Juana de Arco rumana”.

Imagen

DOROTHY LAWRENCE (1896-1964, Reino Unido): Esta periodista fue la única mujer entre las filas inglesas. Y lo hizo disfrazada de hombre. En los primeros compases de la guerra quiso actuar como corresponsal de guerra en Francia, pero fue detenida. En París se hizo amiga de soldados ingleses, los cuales le proporcionaron un uniforme caqui y le ayudaron en su transformación masculina, que incluía posar y marchar. Creó una identidad falsa. Era el soldado Denis Smith del 1er regimiento de Leicestershire. Se dirigió al frente del Somne donde se hizo amiga de Tom Dunn, un minero que la protegió de los posibles abusos de sus compañeros y le ofreció una cabaña donde ir a dormir por las noches. Trabajó como zapador en las trincheras. Al cabo de 10 días, agotada del trabajo y de soportar la presión de ocultar su identidad, se presentó ante el sargento y quedó arrestada inmediatamente. Declarada prisionera de guerra, fue interrogada numerosas veces. Para el ejército era una vergüenza que una mujer se hubiera saltado todas las condiciones de seguridad y hubiera accedido al puesto. Tuvo que declarar bajo juramento que no contaría nada de lo que había visto. De vuelta a Inglaterra su experiencia fue silenciada. En 1919 consigue publicar su libro Sapper Dorothy Lawrence: The Only English Woman Soldier, que es un éxito, pero se lleva importantes censuras de la Oficina de Guerra. Fue la única mujer que consiguió infiltrarse en el frente francés.

Dorothy Lawrence - Wikipedia, la enciclopedia libre

VIKTORIA SAVS (1899-1979, Alemania, Austria): El caso de Viktoria fue muy excepcional ya que obtuvo un permiso especial desde las altas esferas. Quedando huerfána de madre muy joven fue criada por su padre Peter con el que se sintió muy unida. Durante la guerra, este fue enviado al frente oriental, donde fue gravemente herido. Tras su recuperación, Peter fue destinado a las milicias de defensa, (también llamadas Landwehr o Landsturm), con rango de cabo. Viktoria, empeñada a seguir a su padre, consiguió un permiso del propio Archiduque de Habsburgo y fue inscrita con el nombre de Viktor Savs (junio de 1915). Solo un grupo muy reducido de soldados y oficiales conocían su verdadera identidad. Pronto la soldado destacó por su eficiencia como correo y se le encargaron numerosas misiones, un terreno de alta montaña donde había que llevar esquíes. En 1916 fue enviada al frente de las Dolomitas, donde participó en algunos combates. En abril de 1917, la milicia capturó a veiente soldados italianos y “Viktor” fue la encargada de escoltarlos hasta lugar seguro, todo bajo fuego de artillería enemiga. En mayo un obús hizo desprender una gran roca que cayó sobre su pie. Estaba atrapada. Ella misma quiso amputarse el pie y liberarse, hasta que fue rescatada por unos compañeros. Fue trasladada al hospital de campaña de Sillian (Tirol) donde luchó entre la vida y la muerte. Su pierna derecha fue amputada. Durante este tiempo su verdadero sexo ya había sido descubierto. Tras su curación, recibió la cruz al mérito militar y fue considerada una heroína nacional austríaca.

Viktoriasavs.jpg

MARIE MARVINGT (1875-1963, Francia): Conocida como “La novia del peligro”. Marie fue una mujer adelantada a su tiempo, pionera de la aviación; rompió barreras y destacó en múltiples disciplinas, especialmente deportivas. Practicó numerosos deportes desde pequeña. Con una carrera triunfal de atleta de élite, destacó y ganó varios premios en alpinismo, esgrima, tiro, natación (En 1905 fue la primera mujer que cruzó París nadando en el Sena) o ciclismo. En 1908 fue rechazada para participar en el Tour de Francia. También se sentía atraída por el pilotaje.

Marie Marvingt in Deperdussin aeroplane 1912.jpg

Así primero obtuvo la licencia como piloto de globo aerostático, realizando numerosas ascensiones y consiguiendo récords de vuelo; posteriormente obtuvo la licencia de aeroplano (1910). Marie tenía la propuesta de crear un cuerpo de ambulancias aeréas, pero esto plan fue abandonado por el gobierno francés. Al estallar la guerra se disfrazó de hombre y se alistó en el batallón 42 pero fue descubierta y rechazada. Tiempo después y con el beneplácito del Mariscal Foch fue aceptada para realizar misiones de guerra en las Dolomitas así como para participar como enfermera. En 1915 se convirtió en la primera mujer en realizar misiones áereas de combate. Bombardeó una base militar alemana en Metz. Recibió la Croix de Guerre. Al terminar la guerra, trabajó como periodista. Durante la segunda guerra mundial, participó como caporal del cuerpo de enfermeras , continuó defendiendo el uso de ambulancias aéreas y actuó en la resistencia.

Esbozo del proyecto de ambulancias aéreas. Francia

OLENA STEPANIV (1892-1963): Intelectual, profesora y gran historiadora ucraniana. Mujer militar, una de las primeras mujeres, quizás la primera, en ser alistada en un ejército como oficial. Estudia historia y geografía en la Universidad de Lviv, donde participa y lidera un grupo de mujeres de los Fusileros de Sich, llamado “Sokilok”. Cuando estalla la primera guerra mundial, Olena se alista en la Compañía ucraniana de Fusileros Sich dentro del ejército austro-húngaro. Al mando de una unidad femenina conocida como Destacamento de mujeres USS-II, donde hay constancia de al menos 34 mujeres, participa en varias batallas en los Cárpatos y en Makovka. En 1915 es capturada por las fuerzas rusas y paso dos años en Tashkent, Asia Central, como prisionera de guerra. Sufre graves problemas de salud. Gracias a un intercambio de prisioneros consigue regresar a Galitzia (1917). Incansable, participará en la guerra ucraniano-polaca de 1918. Fue miembro político de la República Popular de Ucrania Occidental. En 1921 se doctora en historia en la Universidad de Viena. En 1949 fue arrestada por la NKVD y encerrada en los campos de Gulag. Fue liberada en 1956.

“¿Te puedes imaginar lo que es salir cargado a caminar diariamente 30 a 40 kilómetros junto con los hombres de la infantería, noche a noche cavar trincheras, atacar y retirarse, congelarse en los campos, sufrir de hambre, cargando gran responsabilidad con cada paso, y la vida o muerte del pueblo confiados a ti, caer prisionero y no perder la cordura? Cuando estás un poco consciente de este destino, piensa lo que pudo haber sido para una joven muchacha

Placa conmemorativa en la pared del Museo de Elena Stepanov..JPG
Placa commemorativa en Lviv.

OTRAS HEROÍNAS DE EUROPA ORIENTAL

La lista de célebres mujeres combatientes en la Gran Guerra es muy reducida y solía seguir el mismo patrón. Una mujer valiente decidida a combatir vestida como un soldado se infiltraba en el ejército hasta que era descubierta, era humillada y acusada de seguidora de campo (prostituta), siendo expulsadas inmediatamente. Sin embargo en el frente oriental hubo más permisividad y algunas mujeres pudieron quedarse para combatir demostrando su valía. Su figura podía ser aprovechada como herramienta publicitaria. Cabe mencionar a Leslie Joy Whitehead (1895-1964), una canadiense que vestida de hombre se integraría en el ejército real serbio demostrando grandes dotes como soldado y ingeniera. Serbia y Montenegro fueron de los únicos países en el que célebres mujeres empeñadas en combatir acabarían formando todo un grupo de heroínas nacionales.

Sofija Jovanovic, heroína de guerra serbia. Cartel anónimo. Francia

La eslovena Antonija Javornik (1893-1974) que participó en sangrientas batallas en el frente balcánico en Serbia, Montenegro y Macedonia ( batalla de Cer, sitio de Belgrado, Kaymakchalan, Bitola); fue galardonada con altas condecoraciones. Otra heroína nacional serbia fue Sofija Jovanovic (1895-1979), conocida como la Juana de Arco serbia. Con grado de sargento, participó en la defensa de Belgrado, en la sangrienta retirada hacia Albania y en el frente de Salónica. Recibió 13 condecoraciones al mérito militar. La valiente montenegrina Vasilija Vukotic (1897-1977) participó en la guerra de los balcanes (1913) y en la decisiva batalla de Mojkovac (1916) donde se detuvo la ofensiva austro-húngara.

A13ab021fdd507c7753493e84748f523--natalia bjelajac.jpg
Antonija Javornik, heroína de guerra

La polaca Wanda Gerz (1896-1958) tuvo una larga y brillante trayectoria militar que comenzó al alistarse en la Legión polaca, al servicio de Rusia, con un disfraz masculino y bajo el nombre de Kazimierz Zuchowicz. Sirvió en una unidad de artillería durante la Ofensiva Brusilov. Posteriormente fue miembro de las milicias polacas y organizó batallones femeninos durante la guerra polaco-soviética (1920). Durante la segunda guerra mundial fue un reconocido miembro de la resistencia clandestina contra los nazis. Otras ilustres mujeres soldado fueron las rusas Olga Krasilnikova y Marina Yurlova (1900-1984). Krasilnikova, disfrazada de hombre, luchó en Polonia en alrededor de diecinueve batallas, hasta regresar a Moscú a causa de caer herida y perder una pierna. Recibió la cruz de San Jorge. Marina Yurlova, hija de un coronel de los cosacos de Kuban, fue con 14 años incorporada al escuadrón de caballería de reconocimiento Sotnia, dentro del Tercer Regimiento de Ekaterinodar. En 1915 participa en una peligrosa misión cerca de Yereván, donde resulta herida y es trasladada al Hospital de Bakú. Regresa al frente oriental convertida en conductora de automóviles hasta ser nuevamente herida, recibiendo la cruz de San Jorge (1917). En 1918 se une al movimiento blanco y se enfrenta al ejército rojo. En su huida hacia Vladivostok fue salvada de los bolcheviques gracias a la intervención del Cuerpo Checoslovaco. Se fue a vivir a Estados Unidos donde acabó trabajando como bailarina y publicando diferentes autobiografías.

Maria Yurlova, la mujer cosaco

TRAS LA GUERRA, UN PASO ATRÁS

La Gran Guerra fue la llave de cambio para la adquisición de una serie de derechos para la mujer y para impulsar de forma importante el sufragio femenino en muchos países occidentales. También aumentó la consciencia de igualdad y fortaleció el movimiento feminista. Al mismo tiempo pero, cuando la guerra acabó, las mujeres volvieron a realizar sus tareas tradicionales de ama de casa y madre de familia. Seria con el estallido de la segunda guerra mundial cuando la incorporación femenina al trabajo seria algo definitivo. En el campo militar, por el contrario, las mujeres seguirían realizando servicios auxiliares y no combatientes, con la gran excepción de las fuerzas soviéticas, donde alrededor de 800.000 mujeres participarían en los frentes de la Gran Guerra Patria, destacando también la presencia de mujeres en los movimientos populares de resistencia de maquis y partisanos franceses, italianos y balcánicos.

PARA SABER MÁS:

Cook, Bernard A. (2006). Women and war: a historical encyclopedia from antiquity to the present (vol. 2)ISBN 1-85109-770-8.

Elisabeth Shipton. Female Tommies: The Frontline Women of the First World War (англ.). — History Press Limited, 2014. — P. 200—. — ISBN 978-0-7509-5748-9.

Huguet, Montserrat. Batallar fuera de casa. Mujeres de uniforme en la Primera Guerra Mundial. Universidad Carlos III de Madrid.

https://www.theworldwar.org/learn/women

https://www.dailymail.co.uk/news/article-4822966/Images-brave-women-fighting-WWI.html

https://www.iwm.org.uk/history/12-things-you-didnt-know-about-women-in-the-first-world-war

https://www.buzzfeednews.com/article/gabrielsanchez/these-are-the-incredible-women-who-fought-and-won-world-war

https://www.firstworldwar.com/features/womenww1_one.htm

CONTENIDO EXTRA:

Descubre mujeres militares de la antigüedad, el medievo y el periodo moderno o recupera las principales unidades de mujeres militares desde los tiempos antiguos hasta la modernidad.

Publicado por Iskande

Historiador y divulgador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: