ORIENTE EN JUEGO DE TRONOS. INFLUENCIAS Y ELEMENTOS HISTÓRICOS DEL MUNDO REAL.

Las novelas fantásticas de Canción de Fuego y Hielo de George R.R. Martin y su representación en televisión, Juego de Tronos, presentan un mundo de fantasía de múltiples inspiraciones y referencias históricas y literarias, que nos permite viajar desde la Antigua Roma a la Inglaterra Medieval, a la época de las Cruzadas, o a la Italia renacentista.

La Guerra de las Dos Rosas, que enfrentó a las casas inglesas de los York y los Lancaster (1455-1483), y que tiene sus equivalentes en la serie en la casa Stark y la casa Lannister, es el principal referente histórico en el que se basa la obra. Juego de Tronos está profundamente inspirado en la Edad Media Europea. Sus cortes, sus aires caballerescos, las intrigas de poder o las justas. Poniente es una representación de la Inglaterra medieval y la norteña Casa Stark y su capital Invernalia tienen claras influencias de la historia escocesa.

Sin embargo, la amplitud del mundo de Juego de Tronos va mucho más allá. Aunque con menor protagonismo, hay claros elementos en el continente de Essos, e incluso en el propio Poniente, que nos transportan a las culturas y tradiciones de Oriente, desde Mesopotamia a China.

En este tapiz de Juego de tronos se representa la batalla de Botines de Guerra, con Daenerys liderando a los dothraki a lomos de su dragón.

Un acercamiento a la influencias y referencias históricas de Oriente en Juego de Tronos.

ESSOS: ESSENCIA ORIENTAL.

El gran continente al este de Poniente tiene muchos elementos que nos recuerdan diferentes culturas asiáticas. Sus paisajes, sus gentes, su arquitectura. La mención del Mar de Jade al este del continente es una clara alusión a China, y el Mar Dothraki es una referencia a la gran estepa asiática, en el viven las tribus nómadas de los dothrakis. El continente de Essos estaba dominado antiguamente por el Imperio de Ghis o Ghiscari, que contaba con un poderoso ejército y un rico comercio; con el tiempo fue derrotado por otro gran Imperio, el Imperio Valyrio, que lo superó militarmente y tecnológicamente (fuego valyrio). Este conflicto resuelto tras cinco guerras, nos recuerda las guerras púnicas. Por esta razón Ghiscari, nos puede recordar la historia del Imperio Cartaginés, aunque por su antigüedad también podría inspirarse en el Antiguo Egipto o Persia. Por otro lado, Valyria equivaldría a la antigua Roma. La Bahía de los Esclavos, heredera del pasado Ghiscari, tiene aires africanos y de Oriente Medio, las ciudades esclavistas de Astapor, Yunkai o Meereen, podrían recordar las ricas ciudades dedicadas al trafico de esclavos, en el Norte o el Cuerno de África, así como a la Costa Arábiga. Meereen tiene grandes ziggurats, recordando el Antiguo Egipto y Mesopotamia.

Palacio de Daenerys, con un estilo arquitéctonico que recuerda el Antiguo Egipto

La ciudad portuaria de Qarth, la mayor ciudad jamás construida, protegida por enormes muros y rico centro comercial, tiene reminiscencias en las grandes ciudades históricas de Oriente. Podría representar a la milenaria Constantinopla, pero también a Babilonia, Bagdad o Cartago (su nombre recuerda a Qart Hadasht).

Las majestuosas puertas de Qarth

Un estilo muy diferente que las costeras Ciudades Libres, Pentos o Braavos (que alberga el gran Titán de Braavos, inspirado en el Coloso de Rodas), situadas en el extremo oeste del continente y que recuerdan claramente las ciudades estado italianas como Venecia. En el extremo opuesto, muy al este de la Bahía de los Esclavos, se encuentra El Imperio Dorado de Yi Ti, apenas mencionado en los libros o la serie. Lo poco que sabemos es que se trata de una civilización muy rica y de rasgos muy diferentes a la gente de la Bahía. Este Imperio representaría a la civilización china, una idea que fue confirmada por el propio Martin.

El Mundo de Juego de Tronos. Si Westeros recuerda mucho, incluso geográficamente, a Gran Bretaña, y podría simbolizar la Europa de los reinos medievales; por su parte el gran continente de Essos se inspira en Asia. Shotoryos, al sur, podría representar África.

EL MURO

El principal referente histórico de El Muro defendido por la Guardia de la Noche, la construcción que separa el mundo civilizado de los salvajes y lo desconocido, es claramente el Muro de Adriano, construido en el 122 por el emperador romano Adriano, para protegerse de los bárbaros y pictos situados al norte (Caledonia, Escocia). El propio Martín confesó haberse inspirado en este muro al que una vez visitó en Escocia. Indirectamente se podrían añadir, más paralelismos con dos de los grandes muros de la Historia, que separaban grandes imperios y civilizaciones con la llamada «barbarie». Es el caso de la Gran Muralla China, la construcción humana más grande e impresionante jamás realizada, y en la cual los chinos pretendían protegerse de las incursiones de los nómadas del norte. De igual forma el Imperio Persa, construyó el Gran Muro de Gorgan, llamada la Serpiente Roja, para protegerse de hunos blancos y belicosas tribus turcas. Quizás estos grandes muros se acerquen más a unas antiquísimas ciudadelas que se encuentran en Essos. En un lugar casi desconocido, se alzan los cinco fuertes, un conjunto de ciudadelas y altas murallas que separa el Imperio de Yi-Ti del Mar Sangriento y las Montañas del Amanecer.

Restos de la Gran Muralla de Gorgan, al norte de Irán

LOS INMACULADOS

Soldado mameluco con armadura completa

Mercenarios de élite, antiguos esclavos castrados y destinados al arte militar, destacan por su fiereza, disciplina y lealtad. Ellos forman el cuerpo de élite de la Khaleesi Daenerys. No cabe duda de que tienen muchas similitudes con el cuerpo de esclavos guerreros de los mamelucos, capturados desde niños entre los pueblos eslavos y circasianos de la estepa póntica y formados como guardia de los califas abasíes, y que luego acabarían formando un sultanato independiente en Egipto.

O los famosos jenízaros, una de las mejores unidades militares del Imperio Otomano, y que también tienen sus orígenes en la captura de esclavos para el sultán. Especialmente por su forma de luchar, encontramos más influencias de los Inmaculados: pelean en formación de infantería ligera y van a la batalla equipados con sus cortas lanzas, escudos redondos, espadas y sus cascos puntiagudos símbolo del estatus que los identifica.

Gusano Gris está a la cabeza de los Inmaculados, que sin duda recuerdan mucho a los hoplitas griegos así como a unidades de esclavos guerreros.

Hay ciertos paralelismos con notorios cuerpos militares de la antigüedad. Los Inmortales, el cuerpo de élite de la Persia Aqueménida, también eran 10.000 hombres, la misma cifra que los inmaculados; pero quizás son los espartanos su mejor representación, los mejores hoplitas de la Antigua Grecia. Los propios mercenarios hoplitas, se embarcaron en épicas expediciones a Oriente (Jenofonte y los Diez Mil).

LOS DOTHRAKIS

Este grupo nómada de feroces guerreros, que arrasa todo en su camino tiene muchas similitudes en las hordas de escitas, hunos, turcos y mongoles que invadieron Asia y buena parte de Europa repetidamente. También hay ciertos elementos, como la forma de luchar, las tiendas o la vestimenta, que recuerdan a los nativos de las praderas americanas. En la obra, estos nómadas habitan el lejano Gran Mar Dothraki, el equivalente a la Gran Estepa Euroasiática. Su forma de vida es encima de un caballo, vagando de un lado para otro, dedicados al saqueo y a la guerra, y organizados en grandes hordas (khalasares). No son un pueblo unido, a menudo hay conflictos entre sus belicosas tribus. Su único asentamiento permanente es la misteriosa ciudad de Vaes Dotkrak, situada a la sombra de una montaña y considerada una ciudad santa donde no se puede derramar sangre y donde algún día todo los khals se unirán bajo el Gran Khal que será «el semental que monta el mundo».

Las puertas del caballo de Vaes Dothrak. Los Dothraki adoran los caballos al igual que los pueblos nómadas de la estepa euroasiática

Khal Drogo, emerge como poderoso líder de un gran khalasar, (véase la similud de Khal con Khan, título real de turcos y mongoles) y parece una inspiración de Gengis Khan (1162-1227), el fundador del Imperio Mongol, y uno de los grandes conquistadores de la historia, apenas derrotado en combate.

Jinetes dothraki con arco recurvo

EL SEÑOR DE LA LUZ

Una de las principales religiones presentes en Juego de Tronos es la que rinde culto al Dios de la Luz, Azor Ahai. Se trata de una religión dualista que tiene en el fuego su elemento principal. Melisandre, la mujer de rojo, es el principal personaje que representa esta fe, Ella simboliza el fanatismo religioso, la herejía, la magia, una visión de fe inquebrantable, peligrosa y seductora. Todo ello podría estar basado en el antiguo Zoroastrismo de la antigua Persia, considerada una de las religiones monoteístas más antiguas de la historia. En el zoroastrismo, hay una clara separación entre el bien y el mal, y se adora a Azhura Mazhda como ser supremo. Sus principales edificios de culto son los Templos de Fuego, que hoy encontramos mayoritariamente en Irán y Azerbayán. Una doctrina derivada del zorastrismo, el maniqueismo persa, proclama por el profeta Mani en el siglo III y difundida por buena parte de Asia Central, era un fe dualista, donde la divinidad suprema del bien y una divinidad suprema del mal , ambas igualmente poderosas e igualmente divinas, estaban comprometidas en una lucha perpetua. En el final de los tiempos, el bien triunfará sobre el mal. Esta concepción parece dibujarse del pensamiento de la enigmática y herética Melisandre.

Templo de fuego y su llama eterna en Bakú, la religión zoroastriana es una inspiración de la religión practicada en Juego de Tronos

LOS DRAGONES

Escudo de la casa Targaryen

Los Dragones son un elemento icónico de la obra. Martin caracteriza sus dragones como una suma elementos de los mitos de muchas culturas del pasado con la representación que se ha hecho de los dragones en la fantasía moderna. En muchas tradiciones del mundo los dragones, serpientes aladas, son seres poderosos que han representado el bien y el mal. En la historia de China los dragones fueron vistos como seres benévolos y soberanos, símbolo de fuerza y poder. Los dragones pasarían a representar la ​​autoridad imperial, convertidos en emblemas dinásticos. En otras culturas mediterráneas (Egipto, Grecia, Roma) y posteriormente la Europa Cristiana, los dragones son representantes de lo maligno. En la obra se recogen ambos elementos: los dragones simbolizan el fuego, la fuerza y la destrucción propia de las tradiciones mitológicas de Mesopotamia y Oriente Medio, y el poder real y dinástico de los Dragones del Lejano Oriente. En Juego de Tronos los dragones representan el poder Targaryen. La Casa Targaryen fueron alguna vez conocidos como hábiles jinetes de dragones. Pero solo los elegidos puede controlar a estos gigantes alados. Su dominio puede ser la punta de lanza para la conquista de los siete reinos. Aquí es donde Daenerys Targaryen surge poderosa como la madre de dragones. Aún así, sus enemigos tienen una última baza para acabar con la bestia, la figura guerrera más legendaria y heroica, los caballeros matadragones (como la leyenda de San Jorge).

San Jorge y el Dragón.

DAENERYS, VIAJE INICIATICO Y CONQUISTA ÉPICA

Si con algún personaje histórico se ha comparado a Daenerys Targaryen este es Alejandro Magno (356-323 aC). Daenerys es un Alejandro Magno en mujer. Al igual que Alejandro, Daenerys es una joven y bella conquistadora que empieza una imparable campaña de dominación. Al igual que Alejandro, ella misma se ve como una libertadora. Como él, se alza como gran conquistadora, «liberando» ciudades y esclavos (de igual forma que los griegos se justificaban, alegando que liberaban pueblos de la barbarie persa y la esclavitud, y al mismo tiempo integrando mucho elementos a su reino, cada vez más multicultural). Alejandro se tiene que ver como un rey oriental, al estilo de Darío, su antecesor en el trono persa. Daenerys pertenece a una antigua y poderosa dinastía que por derecho quiere recuperar el poder. Tras un duro viaje iniciático y de sacrificios que le hará descubrir la realidad que la rodea, la joven Targaryen se descubre como reina.

Daenerys Targaryen emerge como la elegida para devolver el poder perdido a la Casa Targaryen

Alejandro y Daenerys son reyes del mundo que han descubierto, conquistado y asimilado formando un gran imperio al este de su tierra original. Las tropas multinacionales de Daenerys recuerdan al ejército de Alejandro, tropas de élite de hoplitas o inmortales. Al igual que Alejandro, Daenerys, agudiza en su ambición cuando más grande es su grandeza y poder, acrecentando sus tendencias tiránicas, y aplastando incluso a sus hombres y generales de confianza. La evolución del personaje tiene su punto de inflexión en su momento más crítico. Daenerys es en el desierto rojo lo que Alejandro en la travesía del desierto de Gedrosia o Jenofonte en el Anábasis. Allí es donde nace la gran Targaryen, la Mhisa madre de dragones.

Meereen liberada del esclavismo

SECTAS RELIGIOSAS

Los Hombres sin rostro, una secta secreta de asesinos que tiene su templo en la Casa de Blanco y Negro de Bravoos, goza de una reputación temible. Casi nada se sabe de ellos. Maestros del disfraz, son verdugos tan hábiles que sus asesinatos parecen accidentes. Estos asesinos de fantasía podrían tener su influencia histórica en la secta de los nizaríes o hassasshin.

Los nizaríes o Hashashin “Asesinos”, fueron una corriente ismaelita, grupo minoritario dentro del chiismo, que surgió en Irán durante el siglo XI, de la mano del místico Hasan-I-Sabah, el “Viejo de la Montaña”, quién estableció su feudo en una inexpugnable fortaleza en Alamut. Tras una guerra civil en el ismaelita Califato Fatimí de Egipto, que acabó con la derrota del principal defensor de la corriente, Nizar, sus seguidores se refugiaron en remotas zonas de Irán y Siria en castillos de difícil acceso interconectados entre sí, creando un vasta red; un pseudo estado nizarí que practicaba un islam ortodoxo e incluso esotérico, con la búsqueda del paraíso y el consumo de hachís como practica habitual. El objetivo de los nizaríes era el asesinato de altos cargos políticos y religiosos, especialmente contra sus enemigos, los turcos selýucidas. Tras sonados asesinatos, revoluciones religiosas, y pérdida de poder entre sus fieles a causa de sus posiciones radicales, los nizaríes cayeron en declive hasta ser arrasados por las hordas mongolas en 1256.

Asesinato de Nizam Al-Mulk, visir del Imperio Selyúcida, víctima de un hashashin. Siglo XIV

ORIENTALISMO, INSPIRACIONES, Y MUCHO MÁS..

Las relaciones entre Poniente y Essos son un espejo de las relaciones históricas, contactos, viajes, contrastes y desencuentros entre Occidente y Oriente, con un marcado acento: orientalismo, exotismo y conquista colonial. Hay casos particulares de algunos reinos que se encuentran en una franja intermedia, pues se distinguen mucho conceptualmente de la Europa Medieval o de Oriente Medio. Es el caso de Dhorne, el soleado reino al extremo sur de Poniente, que tiene marcada inspiración en la España musulmana (Al-Andalus), el norte de África o incluso Turquía. Por otro lado, los Targaryen, antiguos amos de los siete reinos, tienen elementos griegos, romanos y bizantinos. La casa de los Targaryen son herederos del Antiguo Imperio Valyrio (Roma), y sus vestidos, intrigas y sociedad, como una Roma orientalizada, recuerdan en ciertos aspectos al Imperio Bizantino. El incesto es una tradición arrelada en los Targaryen, como lo fue en su momento en el Egipto Ptolemaico. Hay quien puede ver en la bella y culta Daenerys, la última Targaryen, como una Cleopatra, la última faraona.

La sultana servida por los eunucos. Charles Amedee Philip Van Loo (1719-1795)

Las referencias parecen no terminarse aquí. Hay múltiples elementos de las tierras de Essos que recuerdan la historia y tradiciones de Oriente. La estructura social, las sociedades esclavistas o el protagonismo de los eunucos, como el intrigante Lord Varys. Los eunucos son de gran importancia en la historia de la Antigua China y Persia. La arquitectura, los monstruos, los topónimos, tienen el aroma del continente asiático. También la filosofía de la obra parece tener sus fuentes orientales. Twyn Lannister es un auténtico discipulo de Sun Tzu, autor del Arte de la Guerra, en cuanto a sus estratagemas de ajedrecista, su diplomacia y su astucia militar; el padre de los Lannister parece beber de la filosofía oriental del General Chino, añadiendo libremente elementos de vileza y crueldad. O Incluso en las armas y la guerra. El equipo de los caballeros Lannister recuerdan claramente las majestuosas armaduras y cascos de los samurái japoneses.

Jaime Lannister. Las armaduras de los Lannister se asemejan a las que llevaban los samurái del Japón feudal.

Juego de Tronos se inspira en un amplio horizonte de historias, tradiciones y mitologías de nuestro mundo, al este y al oeste.

Publicado por Iskande

Historiador y divulgador.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: